La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha mostrado su apoyo a las organizaciones de policías nacionales, guardias civiles y policías locales, que se manifiestan este sábado en Madrid contra la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana, la conocida por sus detractores como ‘ley mordaza’.

Así lo ha manifestado este sábado en declaraciones a los medios en la Puerta del Sol antes de la manifestación convocada por Jusapol, a la que no acudirá, según ha señalado, por sus «labores institucionales». Ayuso ha intervenido al inicio de la manifestación, antes de seguir con su agenda.

«Tengo una labor como presidenta de la Comunidad de Madrid y creo que es mejor atender a mis labores de representación institucional. Igual que no he visto bien cuando ministros han estado a la cabeza de manifestaciones por motivos políticos», ha justificado la dirigente popular.

Pablo Casado finalmente ha acudido al término de la manifestación, frente a la sede del ministerio del Interior, donde ha pedido la dimisión del ministro Grande Marlaska. Antes había participado en un acto en León con dirigentes provinciales del Partido Popular.

Antes de la manifestación, Ayuso ha defendido que la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana es un «ataque directo» al Estado de Derecho, a la libertad de todos los ciudadanos y que «pone en tela de juicio» la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que, a su juicio, «son de las mejores del mundo, de las más profesionales, más queridas, modernas y que ayudan precisamente para combatir la ley del más fuerte contra el débil».

«Una minoría resentida no puede poner en tela de juicio la seguridad de todos los españoles. Esto es la ley de la selva del fuerte contra el débil», ha criticado.

Asimismo, Ayuso ha alertado de que lo que «intenta» hacer el entorno del Gobierno de Sánchez y sus socios «es dejar amordazados a los agentes». «Es una ley mordaza contra los que nos defienden», ha concluido.

El mismo mensaje ha mantenido posteriormente Casado, que ha subrayado que «todo el partido» ha compartido el mismo postulado ante la reforma pretendida por el Gobierno y las movilizaciones previstas.