La sesión de control de este miércoles en el Congreso de los Diputados ha estado marcada por la ausencia de los líderes de las tres principales fuerzas políticas -no han asistido ni Pedro Sánchez, ni Pablo Casado, ni Santiago Abascal-, un debate en el que el foco ha estado en la discusión a cuenta de la polémica reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana y la exigencia por parte de la oposición de garantizar la cuota de castellano en la educación catalana tras la contundente sentencia del Tribunal Supremo a cuyo cumplimiento se opone la Generalitat.

Pero una vez más, y debido a la ausencia del presidente del Gobierno y del jefe de la oposición, uno de los principales encontronazos se ha producido entre la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz; y la portavoz adjunta de Vox en el Congreso, Macarena Olona, después de que ésta comenzase su intervención burlándose de la también ministra de Trabajo entre las risas de su bancada. «Se le está comiendo el personaje que se ha creado de sí misma. Lamento ser yo quien se lo diga, pero usted no es una líder mundial. Lo que usted sí que representa es un castigo para la clase obrera«, manifestaba la dirigente de Vox.

A continuación, Olona ha enumerado una serie de datos sobre el «desastre» en la situación de las oficinas del SEPE en España, y ha tratado de arrinconar a la dirigente morada por las últimas protestas del metal en Cádiz. «Los trabajadores quieren patria, y le aseguro que están a punto de perder las calles», zanjaba.

«Usted cree que me ofende, pero simplemente queda retratada con las consideraciones que hace en esta Cámara», respondía Yolanda Díaz en su tiempo de intervención, para pronunciar a continuación un alegato a favor de los «trabajadores públicos del SEPE» que «salvaron a nuestro país» pese a los «recortes» del Partido Popular. «Cuando ustedes estaban en el PP vendieron más de 40 empresas públicas», contraatacaba la dirigente de Podemos. «Los agentes sociales y los trabajadores de Cádiz nos han dado una lección colectiva. Movilizarse vale la pena. Al margen de sus discursos, sindicarse y tener patronales hace más sólido a este país», defendía Díaz.