España

'Call center' policial para estrechar el cerco sobre los documentos extranjeros de identidad falsos

La Comisaría de Extranjería y Fronteras habilita una oficina operativa a la que podrán consultar sobre la marcha los policías nacionales cuando, en el curso de una intervención, sospechen que el documento es falsificado o su autenticidad es dudosa

Policías nacionales, formados durante un acto oficial del Cuerpo.

Policías nacionales, formados durante un acto oficial del Cuerpo. EP

La Policía Nacional ha creado un «call center» en la Comisaría General de Extranjería y Fronteras al que cualquier agente del Cuerpo pueda dirigirse para realizar una consulta sobre la marcha si, en el curso de su labor operativa, detecta documentos extranjeros de identidad con indicios de falsificación o de dudosa autenticidad.

La oficina central de operativa de documentos extranjeros en el seno de la Unidad Central de Redes de Inmigración Ilegal y Falsedades Documentales. (UCRIF Central) -bautizada como ‘Punto Atenas’– se ha creado en virtud de una instrucción que el comisario general de Extranjería y Fronteras, Juan Enrique Taborda, dictó el pasado 7 de diciembre. La medida forma parte de la estrategia con la que esta unidad policial pretende «dificultar al máximo» el uso y circulación de documentos falsos tanto de identidad como de viaje y conducir, «un vector de facilitación esencial -defiende- de las actividades ligadas a la inmigración irregular».

Este «call center» echa a andar con horario ininterrumpido de 9 a 21 horas de lunes a viernes, pero con la pretensión de que en un futuro esté operativo las 24 horas del día durante todos los días de la semana. Su puesta en marcha ha estado precedida de la elaboración de un protocolo -ya difundido a las plantillas- para que los policías conozcan la existencia de este nuevo servicio y sepan cómo actuar en todo momento.

Cuando el agente actuante tenga dudas de la autenticidad de un documento, podrá llamar telefónicamente al ‘Punto Atenas’ o enviar un correo electrónico a una dirección determinada describiendo las características de aquél, como el país de origen, el tipo o el año de emisión. «Siempre y cuando sea la única vía posible para determinar indicios de falsedad, y únicamente cuando se disponga de teléfono móvil oficial, se remitirán imágenes del documento vía telemática», detalla instrucción, a la que ha tenido acceso El Independiente. El envío ha de realizarse mediante la aplicación de mensajería instantánea que utiliza la Policía (IMBox), que ofrece un plus de seguridad al contar con un cifrado militar AES 256 bits.

«Plazo máximo de 10 minutos»

Una vez recibido en dicha oficina se llevará a cabo un «cotejo rápido» de las características y se dará indicaciones al funcionario que ha remitido desde la calle el documento para que éste pueda llevar a cabo una comprobación in situ de la autenticidad. En caso de reafirmar los indicios de falsedad, el agente deberá trasladarse a sus dependencias policiales con el portador para escanear y remitir las imágenes del «documento dubitado» a fin de que se pueda llevar a cabo un estudio «en profundidad».

De confirmarse las sospechas, la Policía Nacional asegura estar en condiciones de poder elaborar «en un plazo máximo de 10 minutos» un informe técnico con firma digital, que se remitirá a la comisaría o unidad policial de los agentes que han intervenido y que deberá constar en el atestado que se redacte. Ese incidente se grabará en la base de datos policial ‘Falsifi’, calificando al detenido como «indocumentado» con la filiación que aparezca en el documento incautado.

La Policía Nacional quiere «dificultar al máximo» el uso de documentos falsos en su estrategia contra la inmigración irregular

«Las imágenes del documento, captadas y almacenadas en el dispositivo móvil oficial y en su caso en el terminal desde donde se produzca la remisión vía correo electrónico, se conservarán exclusivamente en tales dispositivos el tiempo mínimo indispensable para la remisión de las mismas al Punto Atenas y, en su caso, su grabación en Falsifi», especifica la instrucción.

Los funcionarios asignados a este «call center» tienen la obligación de llevar un control registral de todas las intervenciones que hubieran propiciado un envío telemático de imágenes, a fin de que quede constancia de la fecha, la hora y los funcionarios actuantes. Y ello con independencia de que se hubiera elaborado un atestado policial o hubiera quedado grabado en la citada base de datos.

«El Punto Atenas realizará sus labores de recepción, tratamiento, control de grabaciones y archivo, análisis, asesoramiento, difusión de alertas y consultas internacionales correspondientes a esta materia», indica el comisario principal Taborda, al frente de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras desde noviembre de 2018, cuando relevó a Eugenio Pereiro al ser nombrado éste responsable de la Comisaría General de Información.

En los últimos años, la Policía Nacional ha desplegado numerosas operaciones saldadas con las detenciones de integrantes de mafias que facilitaban a inmigrantes en situación irregular en España documentos falsos para la obtención de permisos de residencia y de trabajo, lo que, a su vez, les permitía viajar a cualquier estado de la UE. 

Te puede interesar

Comentar ()