Cataluña | España

Bronca en el Parlament por el catalán: de Ermua a la violación de Igualada en el debate sobre la escuela

Pere Aragonès, en el Parlament.

Pere Aragonès, en el Parlament. EFE

Érmua, el asesinato de Bultó o la violación de Igualada se han mezclado este miércoles con la polémica sobre la inmersión lingüística en un bronco debate sobre la educación y el acoso a la familia de Canet que solicitó el 25% de castellano. Un debate en el que Cs, PP y Vox han señalado la actuación del Govern mientras Pere Aragonés buscaba la complicidad del PSC en defensa de la inmersión lingüística.

El popular Alejandro Fernández ha abierto el fuego lamentando que «en nombre de la sacrosanta inmersión lingüística todo vale» y «estremece la falta de humanidad con que se refieren a un niño y su familia». Un ejemplo del «relativismo moral» que ha llevado a Esquerra a posar junto a Carles Sastre, asesino de José María Bultó, al que «adosó una bomba al pecho» ha recordado Fernández.

«Jamás posaré con un asesino, jamás señalaré a un niño y su familia» ha concluido el portavoz popular. Una afirmación que ha encendido a Aragonés pero ha conseguido la primera censura del president a los mensajes de acoso al niño de Canet. «Están usando unos mensajes rechazables y repugnantes en las redes para vestir un discurso mediático que solo busca conseguir cuatro votos en el resto del estado porque saben que aquí no los vota nadie».

El espíritu de Ermua

La discusión ha subido de tono cuando el líder de Cs, Carlos Carrizosa, ha comparado lo sucedido en Canet con el espíritu de Ermua. «Comparar el debate de la lengua con el asesinato de Miguel Ángel Blanco no debería estar permitido» le ha respondido Aragonés.

El portavoz de Cs, Nacho Martin Blanco, lo ha argumentado después, recordando que el «espíritu de Ermua» definido por David Mejía, se refiere al fin del silencio por miedo en la sociedad vasca. «Admiro el aplomo de esta familia que ha tenido el valor de exigir sus derechos, ese es el paralelismo entre Ermua y Canet» ha defendido Martin Blanco, quien ha recriminado a Aragonés que «se pongan tan estupendo son ustedes los que hacen fotos con Otegi».

Aragonés ha utilizado también el caso de los profesores denunciados por discriminar a hijos de guardias civiles en Sant Andreu de la Barca (Barcelona) para reclamar a Carrizosa que «pida disculpas» por la la publicación que hizo Albert Rivera con los nombres y fotografías de esos profesores. «Eso sí fue acoso y no dos tuiteros que nadie sabe quienes son» ha respondido Aragonés.

Una mención que ha abierto la puerta a Carrizosa a recordar que «el primer episodio de acoso ideológico a niños» en Cataluña se produjo cuando «se señalo a hijos de guardias civiles» por parte de sus maestros. El líder naranja ha afeado la presencia de diputados de ERC, JxCat y la CUP en la manifestación de Canet «para presionar a una familia ante su escuela, que asco».

Refiriéndose también al caso de Canet, Ignacio Garriga, líder de Vox, ha acusado a Aragonés de representar «una amenaza para los mas débiles e inocentes». Una crítica que ha ligado con la «salvaje violación de niña en Igualada» ante la que ha acusado al Govern de callarse «como hacen ahora con el acoso a niño en Canet».

El papel del PSC

«No esperen a mi grupo en la pugna por la lengua en la escuela» ha advertido el líder del PSC, Salvador Illa. «Es la peor manera de defender el catalán, dejen en paz a la escuela unos y otros» ha lamentado, señalando que poner el foco «en la familia, el alumno y un colegio nos debería hacer reflexionar a todos».

Una apelación que ha servido a Aragonés para reclamar a Illa que vuelva a sumar los votos socialistas en favor de la inmersión lingüística. «Hoy hemos visto con quien se puede contar y con quien no» en defensa del catalán, en «de cara a futuras decisiones que tendremos que tomar como Parlament».

Aragonés se refería así a las modificaciones legislativas que el Govern estudia para sortear la sentencia que impone un mínimo del 25% en castellano en las aulas catalanas.

Te puede interesar

Comentar ()