España

El provincialismo dará el gobierno a Mañueco si suman, pero no con un "cheque en blanco"

Alfonso Fernández Mañueco, en su reelección como presidente del PPCyL.

Alfonso Fernández Mañueco, en su reelección como presidente del PPCyL. EP

El leitmotiv que repiten las encuestas, de cara a la campaña electoral de Castilla y León, es que el PP de Alfonso Fernández Mañueco parte con la posición más aventajada. El pronóstico es que el popular absorba la mayor parte del voto a Cs como ya ha ocurrido a nivel nacional y sea el partido con más apoyo en las urnas el 13 de febrero. Sin embargo, y aunque rozaría la mayoría absoluta, su gobernabilidad dependerá de Vox o de los partidos provincialistas. Integrándolos en el Consejo de Gobierno mediante una coalición u optando por el respaldo externo y puntual para legislar.

El objetivo del PPCyL es gobernar en solitario con una mayoría amplia pero la pluralidad del sistema de partidos castellano y leonés dificulta al centroderecha a aspirar a los 41 escaños necesarios para no depender de nadie. La meta ‘individualista’ de los populares complica un entendimiento con Vox, que no quiere repetir la fórmula del ‘si’ o la abstención a Mañueco sin entrar al Consejo de Gobierno como han hecho en la Comunidad de Madrid. Por lo que al líder regional del PP sólo le quedaría la vía provincialista: buscar apoyos puntuales con partidos pequeños para sostenerse en la Junta cuatro años más.

España Vaciada estaría disponible, de darse este planteamiento. Del amplio abanico de partidos que representan este movimiento ruralista, es Soria ¡Ya! quien mejor postulado -junto a Vía Burgalesa- está para entrar en el parlamento autonómico. En declaraciones a El Independiente, los dos cabezas de lista sorianos abogan por «favorecer la creación de un gobierno» de manera externa -no es su objetivo optar a alguna consejería- para generar estabilidad. Y, si Fernández Mañueco tiene la capacidad de hacerlo y «está dispuesto a sentarse con nosotros, le daríamos la investidura», señala Ángel Ceña, número uno de la candidatura.

Si Mañueco tiene capacidad de formar gobierno y negocia con nosotros, le daremos la investidura»

Ángel Ceña, Soria ¡Ya!

Desde la plataforma insisten en que ese apoyo, que también obtendría el socialista Luis Tudanca «de darse el caso», no sería gratuito. «No somos un cheque en blanco, negociaríamos las condiciones», indica Vanessa García, coportavoz y segunda en la lista. Esa condicionalidad pasa, primero, por cumplir las promesas sanitarias realizadas por el anterior presidente popular Juan Vicente Herrera: una unidad de ictus, una de radioterapia, finalizar las obras del hospital de Santa Bárbara e incrementar el número de sanitarios, de consultorios y de UVI móviles.

A partir de ahí, explican, se hablaría de otras exigencias sociales o educativas, como la mejora de la proximidad de los centros escolares para evitar grandes desplazamientos. Porque son «muchos años de promesas incumplidas» y Soria no puede permitirse «que se hable de generalidades fiscales o sanitarias» en un ambiente dominado «por la polarización» donde «no interesan las propuestas».

Otro de los partido que también puede ser decisivo es Por Ávila (XAV). «No tenemos ningún tipo de cordón sanitario. Siempre nos hemos mostrado dialogantes con todos los grupos, buscando en todo momento los intereses de la provincia de Ávila y Castilla y León. Y esto no va a cambiar, porque es la única forma de avanzar», cuenta Pedro Pascual, único procurador de la formación y que repite como candidato.

XAV quiere ser útil, y si Fernández Mañueco tiene posibilidades de liderar el nuevo gobierno a cambio de su ‘si’ y de beneficios para los abulenses, es más que probable que no compliquen ni extiendan las negociaciones para un acuerdo. Más cuando comparten postulados liberales, al tratarse el partido de una escisión popular conformada en 2019. «Está claro que un procurador que realmente quiera hacer cosas puede, y más aún cuando no hay ningún interés ni disciplina partidista» de por medio, destaca Pascual.

No obstante, la continuidad de XAV en las Cortes está en el aire. Las encuestas se dividen entre las que garantizan su mantenimiento a los niveles actuales y las que le auguran un futuro extraparlamentario.

Aceptar el marco territorial

Al secretario general de la Unión del Pueblo Leonés (UPL), Luis Mariano Santos, le extraña que el PP vaya a buscar entablar una negociación con ellos existiendo otros socios preferentes. Entiende que Juan García-Gallardo y Fernández Mañueco acabarán llegando a un acuerdo, porque «Vox no va a permitir que el PSOE opte al gobierno». Pero, de darse el caso, dice, «no estamos en la tesitura de apoyarle».

Si Mañueco acepta crear una nueva autonomía, nos sentaremos a negociar con él»

«La UPL es transversal, pero no queremos pactar gobiernos con el PSOE o el PP, porque no nos fiamos de ellos y estamos alejados de las políticas del bipartidismo». «Sí es evidente que queremos tener influencia para cambiar ciertas políticas, en lo relacionado con la distribución y las inversiones en nuestra comunidad autónoma», asegura Santos. No obstante, «lo primero que queremos hacer es cambiar el marco territorial» y construir una región leonesa independiente dentro del sistema autonómico.

El líder de la UPL entiende que lo más «higiénico» y regenerador para Castilla y León es que el PP abandone el gobierno después de 37 años. Pero comprende, por ser «la hipótesis más aceptada» y validada por las encuestas, que el actual presidente en funciones continuará instalado en el Palacio de Valladolid. «No sé si la estrategia del PP -de convocar elecciones al verse beneficiado por los sondeos- le saldrá bien o mal, pero me parece horrorosa», opina; aunque ve una táctica más clara que la del PSOE, que «intenta nadar y guardar la ropa»

Si Fernández Mañueco o cualquier otro «acepta la condición de crear la nueva autonomía», nos podremos sentar a dialogar con él. «A partir de ahí podremos valorar otras cosas, pero el primer objetivo es ese. Desde luego no voy a renunciar a él», afirma Santos.

Te puede interesar

Comentar ()