España

Albares reclama unidad sobre Ucrania y apela a que "España siempre acude cuando se la necesita"

El portavoz de Unidas Podemos baja el tono en la comparecencia del ministro con quien mantiene un debate de guante blanco

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, durante su comparecencia en el Congreso Europa Press

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, ha arrancado su intervención parlamentaria afirmando que la situación en la frontera de Ucrania y Rusia se «trata de una cuestión grave que afecta a la seguridad de Europa pero también a la legalidad internacional», aunque ha negado que se trate de un escenario bélico. Recién llegado del Consejo de Asuntos Exteriores de la UE, el ministro, que ha comparecido en comisión, ha subrayado que del mismo modo que «hemos conseguimos la unidad europea y transatlántica, la quiero aquí, que sea posible entre las fuerzas políticas españolas».

Consciente de que buena parte de las críticas vienen de su propio socio de Gobierno, Unidas Podemos, que rechaza la participación de España en una posible intervención militar, ha explicado que ésta «no es una cuestión lejana. Nos afecta directamente porque tiene graves implicaciones para la seguridad europea, que es indivisible», ha agregado el ministro par explicar que la estrategia que se resume en cuatro «des», esto es, diplomacia, desescalada, distensión y disuasión. La UE apuesta «por el diálogo y la resolución pacífica de los conflictos, por la unidad de la UE y por el respeto del derecho internacional», que pasa por el ,»respeto a al integridad territorial de Ucrania».

Ha sido la intervención de Antón Gómez Reino, diputado de Unidas Podemos, la que ha centrado más interés. «Por puro» pragmatismo ha recomendado la lectura de varios libros «que describen los horrores de la guerra». «El solo riesgo de un conflicto armado de grandes dimensiones en suelo europeo nos debería hacer a todos, también los rusos, reflexionar como construir un proyecto común de convivencia entre las naciones europeas». También ha comentado que «no van a encontrar ni un ápice de frivolidad, sino crudamente consciente del momento histórico y comprometida con los valores democráticos».

Gómez Reino ha provocado las risas de Vox tras recordar que la ultraderecha europea simpatiza con Putin. Con un tono muy moderado, muy lejano del empleado por el ex líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha explicado que Europa «se ha expandido hacia el Este rodeando a una potencia como es Rusia, y tanto Rusia como Estados Unidos están empleando una terrible situación en Ucrania para mejorar su posición geoestratégica y defender sus intereses». Apuesta por la autonomía estratégica del proyecto europeo «y preguntarnos cuáles son nuestros intereses». Tras reivindicar el «no a la guerra» cree que «es el momento de la política. Para trabajar en esa política de paz tiene todo nuestro apoyo» al tiempo que ha mostrado el «antagonismo» de su grupo con el régimen de Putin.

Dice coincidir con Unidas Podemos en la apuesta por el diálogo

Albares le ha agradecido el tono y explicado que se trata de la defensa de los valores de la paz. «Toda mi intervención es una llamada al diálogo y la unidad. Estamos de acuerdo en eso» y negado que estemos en su escenario de guerra. «El riesgo de conflicto armado le preocupa al gobierno como usted, por eso estamos haciendo lo que estamos haciendo, porque estamos muy preocupados». En todo caso le ha replicado que la OTAN no rodea a Rusia» porque es entender que la Alianza es una organización agresiva» y respecto a un estatuto de neutralidad para Ucrania, aclarado que eso lo debe determinar este país.

En su segunda intervención que «no hay partido de la guerra» al tiempo que cuestionaba la imposibilidad de «mantener la equidistancia». Ha negado que se haga seguidismo de los Estados Unidos. También en otro momento ha defendido la solidez y la cohesión del gobierno que «no se mide con frases simpáticas sino en el consejo de ministros de donde salen infinidad de decisiones que hacen avanzar España».

El de Rusia es un despliegue «no justificado por motivos defensivos, dice el ministro

En cuanto a la situación en la frontera con Ucrania, ha denunciado que el de Rusia se trata de un despliegue «no justificado por motivos defensivos. Un despliegue del todo inusual por decirlo suave y diplomáticamente» y denunciado las exigencias de Vladimir Putin, que califica de «inaceptables, violan la legalidad internacional y son una amenaza para la paz». Ha revelado que las sanciones no serán preventivas sino en el caso de agresión militar sobre Ucrania.

Aludía Albares a la pretensión rusa de prohibir la entrada a la OTAN a los antiguos países del área soviética, así como de ejercicios militares conjuntos y la retirada de todos los efectivos y tropas de la OTAN de los países que ingresaron a partir de 1997, como Polonia.

Se trata de una situación que «no queremos repetir» ha agregado en alusión a las llamadas «esferas de influencia» que «están fuera de lugar en el siglo XXI». Pero, ha advertido, «no se negocia bajo la amenaza. Los estados deben abstenerse de recurrir a eso o a la amenaza de la fuerzá. No lo dijo yo, lo dice la carta de las Naciones Unidas».

La Unión quiere que el diálogo sea «la vía de solución», sin contribuir «a la escalada militar» ni fomentar la agresividad, «por eso hay que ser muy cautos, no dar por descartada una escalada militar que queremos evitar». Pero a continuación ha advertido que «un determinado comportamiento», en alusión a Rusia, «tendrá un coste masivo. No es una situación que hayamos buscado» y ante el que España «es un socio solidario y comprometido con sus obligaciones. España siempre acude cuando se la necesita. Actuaremos de forma decidida en el seno de nuestro proyecto de integración».

La presencia de tropas españolas en la zona se limita a espacio OTAN y aguas internacionales. Es el caso de Letonia, con un despliegue de 35o efectivos de Ejército de Tierra o de la brigada Guzmán el Bueno. Además, a partir del mes que viene habrá una nueva misión de policía aérea en el Mar Negro, entre otros movimientos.

En Ucrania residen 534 españoles

En Ucrania residen 534 españoles, 240 de ellas en Kiev y el resto en territorios alejados a la zonas de conflicto salvo 54 en zona fronterizas y 11 de ellos en zonas no controladas por Ucrania.

En una comparecencia a petición propia en la comisión de Exteriores ha insistido en que Ucrania es un estado soberano con derecho a mantener su integridad territorial que Rusia vulnera desde 2014 y derecho a elegir «un gobierno que determine su política exterior y de seguridad».djddkdjdj

La portavoz del PP, Valencia Martínez, le ha afeado la incomparecencia de Pedro Sánchez en la Cámara para explicar la posición de «una parte del Ejecutivo», poniendo de manifiesto que «la otra mitad del Gobierno está sacando las pegatinas del ‘no a la guerra’ y las zapatillas para manifestarse. ¿cómo quiere que sea creíble su Gobierno?», le ha preguntado en alusión a Unidas Podemos. Martínez cree que la división en el Gobierno «nos debilita». Albares ha dicho sentirse «decepcionado y preocupado» por la intervención de la popular al no haberse «sumado a la unidad de Europa, a la unidad atlántica y a la política de Estado de la que se ha reído y hoy es especialmente grave porque el momento es grave». Ha reivindicado que España es un «socio estrecho» de Estados Unidos y ante la división en el gobierno ha replicado con la división en el PP por Isabel Díaz Ayuso.

Ha sido el enfrenamiento más agrio. De hecho, el ministro se ha mostrado más contemporizador con grupos como la CUP, que con el PP. Cree Albares que los populares «fomenta la angustia entre los españoles y juega a ponerse en un escenario bélico que no está encima de la mesa y que queremos evitar» y Martínez le ha acusado de estar «genuflexo» con aquellos que no le van a apoyar.

También Iván Espinosa de los Monteros, de Vox, ha recordado la división en el Ejecutivo, pero, al tiempo, presentado a Pedro Sánchez como víctima de su propia política sobre Estados Unidos, lo que explica, ha dicho, su ausencia en la ronda de conversaciones de Joe Biden con los líderes europeos. «Las fronteras de nuestro aliados son nuestras fronteras», ha dicho para pedir la misma celeridad cuando se ataca las fronteras de Ceuta y de Melilla.

Marta Rosique, de ERC, ha preguntado directamente al ministro respecto a si España intervendrá en un conflicto militar, de producirse, y recordado que en el Congreso «hay una mayoría que va a apostar por la paz». De hecho, Sánchez deberá acudir al Congreso a pedir autorización «y decidir por qué mayoría apuesta». Otro de los socios habituales del Ejecutivo, EH-Bildu, ha replicado a Albares que «no cuela. Nos habla de diálogo y a la vez de disuasión», en palabras de Jon Iñarritu. «Ni Putin ni la OTAN», ha sentenciado dejando claro que por ese lado el gobierno tampoco encontrará comprensión.

ERC, Bildu y la Cup rechazan la intervención militar

Isidro Martínez Oblanca, de Foro Asturias, ha sido más próximo a las tesis del ministro al habla de los compromisos internacionales de España en la defensa de la legalidad. Pero, en su caso, se ha interesado pro si hay un plan de ahorro energético en caso de que Putin corte la llave del gas.

Para el PNV esta es una crisis de mucho más largo recorrido y que tiene respuesta en el afán expansionista de Rusia. Aitor Esteban se ha puesto del lado de la Unión y de la OTAN, llamando a la «moderación, a la prudencia y a la no precipitación», pero partidario de la firmeza. Eso sí, ha recordado que la política exterior no la marca el jefe del Ejecutivo, sino el Gobierno «porque este no es un país presidencialista» y recordado que Sánchez deberá pasar por el Congreso «para recabar su apoyo».

Carmen Martínez, de Ciudadanos, ha mostrado su respaldo «a las decisiones que tome el gobierno en este asunto» y puesto el acento también en Unidas Podemos, que se ha negado a apoyar una declaración de apoyo a los ciudadanos ucranianos promovida por los naranjas. «La amenaza a Ucrania, e una amenaza a la estabilidad de toda Europa».

Te puede interesar

Comentar ()