La Guardia Civil ha detectado una campaña de correos electrónicos suplantado la identidad del Cuerpo con el objetivo de extorsionar a los destinatarios que contesten para continuar así con el fraude y a los que les presionan asegurando que están siendo investigando por delitos sexuales en la red.

«No piques, es extorsión. Si has recibido el e-mail, no contestes y elimínalo», informa la Guardia Civil a través de Twitter.

Los delincuentes se hacen pasar por la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, para informar a la víctima de que es objeto de una actuación judicial por delitos de pedopornografía, pedofilia, ciberpornografía y exhibicionismo a través de internet, informa Efe.

En el correo electrónico, la responsable del instituto armado suplantada asegura que una investigación ha certificado que es responsable de la adquisición, la posesión, el visionado, la transmisión y la consulta de imágenes y vídeos de carácter exhibicionista o pornográfico infantil, por medio de internet.

Además, asegura que se ha observado la difusión de contenidos obscenos por parte del destinatario del correo en sitios web o redes sociales, entre ellos, muchos de menores de 16 años, lo que «está severamente castigado por la ley», de los que se tienen pruebas grabadas.

Los responsables de la estafa piden a la víctima que responda explicando sus justificaciones y, para ello, le facilitan una dirección de correo electrónico y le dan un plazo «estricto de 48 horas», tras el cual si no hay contestación aseguran que remitirán el informe a los tribunales.

También amenazan con inscribirle en el Registro Nacional de Delincuentes Sexuales.