España

El PP critica el "tocomocho" de los 1.000 millones aprobados por el Gobierno para el campo en plena campaña electoral

Luis Planas, en la rueda de prensa del consejo de ministros.

Luis Planas, en la rueda de prensa del consejo de ministros. EFE

El Gobierno ha aprobado el Proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica (Perte) del sector agroalimentario que contará con una inversión pública de 1.002,9 millones de euros hasta 2023, que según las previsiones de Moncloa creará cerca de 16.000 empleos y generará un impacto económico inicial de 3.000 millones.

En la rueda de prensa posterior el Consejo de Ministros, el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha dado detalles de este plan que se vertebra en torno a tres ejes: fortalecimiento industrial del sector agroalimentario (400 millones), digitalización (454,35 millones) e I+D+i (148,56 millones).

Para Planas, se trata de un plan «muy importante» para el «impulso» del sector que se concretará a través de 34 actuaciones repartidas entre esos ejes de acción. El Gobierno ha decidido aprobarlo y anunciarlo en plena campaña electoral en Castilla y León, precisamente la comunidad más dependiente del sector agroalimentario.

La portavoz de Agricultura del PP en el Congreso de los Diputados, Milagros Marcos, ha asegurado que el Perte Agroalimentario aprobado este martes por el Gobierno es el «plan del tocomocho» y una «tomadura de pelo» porque «sólo hay 150 millones de ayudas directas al sector».

En declaraciones a Efe, ha asegurado que, de los 1.000 millones asignados a este Perte, «sólo 400 van de verdad a la industria agroalimentaria».

A su vez, 250 millones de esos 400 son para préstamos por lo que para ayudas directas quedarían 150 millones, ha incidido Marcos.

Los 600 millones restantes «es dinero que ya estaba» en otros planes y se han añadido al Perte «para sumar»; además de ser unos fondos a los que podrán acceder «todos los sectores económicos», más allá de la agroindustria.

De ahí que califique de «tocomocho» este Perte en el que el Gobierno hace de «trilero» al estar «cambiando el dinero de distintos sitios».

Ha lamentado además que el Ejecutivo haya diseñado el programa «sin contar» con la agroindustria, por lo que es «una falta de respeto al sector sin precedentes».

El Gobierno ha incidido en que el plan permite dotar de financiación las líneas de actuación necesarias para emprender los cambios medioambientales, digitales, sociales y económicos a los que tendrá que hacer frente el sector en la próxima década.

El Perte contará además con medidas gestionadas por los ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación; de Industria, Comercio y Turismo; de Asuntos Económicos y Transformación Digital; así como del de Ciencia e Innovación.

El ministro ha incidido en que los objetivos del Perte serán incrementar la competitividad del sector, la sostenibilidad y la trazabilidad y seguridad alimentaria.

Uno de los destinatarios principales serán las pymes agroalimentarias y para que las ayudas les lleguen, será relevante el papel que tengan las comunidades autónomas, las organizaciones agrarias y las cooperativas, ha remarcado.

Planas ha añadido que la dotación presupuestaria del Perte, unida a los más de 47.000 millones de la próxima PAC así como a los fondos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, permitirán una dotación pública hasta 2026 que es «probablemente la más alta» que el sector «haya tenido jamás» en España.

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, cree que se trata de unos de los Pertes «más importantes» para el futuro del país.

La materialización de estos planes demuestra, a su juicio, que España es un «país con proyecto, con fondos y con un Gobierno determinado a llevarlos a la práctica».

España está en un momento de «transición, modernización y cambio» y «hemos preparado una autopista con distintos carriles que convergen» en esa transformación que se necesita.

En el mismo Consejo de Ministros se ha aprobado un real decreto con ayudas por valor de tres millones de euros para mejorar las competencias digitales en el ámbito rural.

Se trata de una de las actuaciones incluidas en el eje 2 del Perte sobre digitalización del sector agroalimentario.

Te puede interesar

Comentar ()