La Comisión Bilateral entre Gobierno y Generalitat se reunirá el próximo viernes 18 de febrero. Así lo ha anunciado hoy la portavoz del ejecutivo catalán, Patricia Plaja confirmando la reapertura de las negociaciones con la administración catalana. Será una vez superadas las elecciones en Castilla y León, como quería el Gobierno de Pedro Sánchez. Y sin fecha a la vista para la reunión de la mesa de diálogo, la que realmente interesa a Pere Aragonès.

La ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez, y la consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, presidirán la comisión en la que se negocian traspasos a la Generalitat. El primero en la lista, el de las becas universitarias, que la Generalitat lleva reclamando dos décadas. Ambos ejecutivos repasarán también otras peticiones del gobierno catalán.

El Gobierno se había resistido a concretar el calendario de negociaciones con la Generalitat, que ERC exigía reabrir en enero, tanto en lo que respecta a la Bilateral como a la mesa de diálogo. Pero tras la crisis por el rechazo de ERC a convalidar la reforma laboral, el pasado jueves, en el Congreso, los republicanos redoblaron ayer la presión al Gobierno, recordando que «no hay una mayoría alternativa» para el ejecutivo de Sánchez.

Seis meses de negociaciones

Gobierno y Generalitat reabrieron los trabajos de la Comisión Bilateral el pasado agosto, después de tres años sin reunir este organismo, destinado a negociar los traspasos a la administración autonómica. Desde entonces no se ha vuelto a reunir, pese al compromiso fijado entonces de hacerlo, con avances, antes de que terminara el año. Desde el Govern aseguran que esperan «más concreciones» al margen del traspaso de las becas, pero no concretan en qué ámbitos.

Sí se ha reunido la Comisión de Infraestructuras, el pasado mes de noviembre. En ella se acordó el abono de 559 millones de euros correspondientes al ejercicio de 2008 en virtud de la disposición adicional tercera del Estatut y «entre 270 y 300 millones» por el déficit de explotación de Cercanías. Un tanto que se apuntó el vicepresidente Jordi Puigneró, de JxCat, de la mano de la socialista catalana Raquel Sánchez.