Cataluña | España

Cs busca rearmar su estructura local en Cataluña tras la debacle en Madrid y CyL

Carlos Carrizosa, líder de Cs en Cataluña Cs

Ciudadanos toma la iniciativa para reforzar su estructura local en Cataluña de cara a las elecciones municipales de 2023. Este es el mensaje que la dirección el partido naranja intenta trasladar a sus cuadros locales en la comunidad que vio nacer al partido, con la celebración de una convención municipal que este fin de semana reúne en Lloret (Girona) a Inés Arrimadas, Edmundo Val, Begoña Villacís o Jordi Cañas.

Una comunidad en la que los líderes de Cs en Cataluña esperan resistir con mejores resultados que Madrid o Castilla y León a la crisis de un partido que «tiene aquí sus raíces y no ha crecido por aluvión como en el resto de España» argumentan. Los naranjas quedaron fuera de la Asamblea de Madrid en 2021, tras los 26 escaños conseguidos dos años antes. En Castilla y León conservaron un único procurador en las elecciones celebradas hace dos semanas.

En ese contexto, Cs afronta en Cataluña la esperada irrupción de Vox en las próximas municipales -los verdes no tienen representación municipal en esta comunidad-. Pero también la aparición de Valents, el nuevo partido que lidera su ex regidora, Eva Parera. Y la batalla con el PP, inmerso en una crisis mayor si cabe que la de Cs, especialmente en Cataluña.

El partido naranja consiguió su mejor resultado en unas municipales catalanas hace cuatro años, cuando presentaron candidaturas en 203 municipios. Consiguieron grupo municipal en 136 localidades gracias a sus 238 concejales. Pero han perdido 23 actas de concejales que se han que se han ido a no adscritos.

En algunos casos se trata de grupos enteros, como los cinco de Vilaseca (Tarragona) o los 3 de Sitges (Barcelona). En otros se han roto los grupos por la mitad, como en Lleida y Tarragona, donde han perdido dos concejales por ayuntamiento. Algunos ya han oficializado su fichaje por nuevas siglas, como los regidores de Sitges con Valents.

Auge y caída en Cataluña

Cs se convirtió en el segundo partido del bloque constitucionalista en las elecciones de 2019, superando al PP en implantación municipal. Obtuvieron 238 regidores y 17 consejeros comarcales gracias a los 178.330 votos conseguidos en el conjunto de la comunidad.

Más de la mitad en la provincia de Barcelona, especialmente en el entorno metropolitano, donde consiguieron superar, y en muchos caso barrer, al PP en casi todas las grandes ciudades, con las excepciones de Badalona y Castelldefels. Los naranjas venían de la gran victoria de Inés Arrimadas en las autonómicas de 2017, unos comicios en los que superaron el millón de votos.

Pero hace un año, Cs se quedó en una décima parte de ese resultado, con 157.903 votos en las elecciones del 14F. Había pasado del 25% al 5,6% de los sufragios. En Barcelona el partido de Arrimadas consiguió 38.688 votos, una tercera parte de los obtenidos por la candidatura que lideró Manuel Valls en 2019.

En las otras tres capitales catalanas los votos de Cs también se quedaron en la mitad de los obtenidos en las municipales. Las cuatro capitales reportaron más de la mitad de los votos conseguidos en las locales de 2019 por Cs, un partido que sigue adoleciendo de poca implantación territorial.

El plan de Cs

En este contexto se inscribe la convención que a partir de este viernes reúne a los concejales naranjas en Lloret. El líder del partido en Cataluña, Carlos Carrizosa, les recordará en ella que el 80% de población catalana tiene en su municipio a un regidor de ciudadanos, «precisamente porque estamos en las ciudades grandes y tenemos buena presencia en el área metropolitana».

«Queremos demostrar que Cs es la alternativa a lo de siempre» que en Cataluña, a nivel municipal, se reduce a independentistas y socialistas, advertía Carrizosa en la presentación de la convención. Ciudadanos «es la garantía de cambio y de que haya representantes inequívocamente constitucionalistas en los municipios» asegura, recordando que hoy por hoy son «la segunda fuerza constitucionalista en los municipios catalanes».

Para mantener esa posición, ofrecen el compromiso de «no hacer pactos vergonzantes» con los independentistas, en referencia al PSC. «Ni caer en los excesos del populismo de derechas que hoy por hoy no tiene representación, o de un PP que lleva muchos años a mucha distancia representativa de Cs en los municipios».

Una distancia que aspiran a conservar «consolidando y ampliando» la presencia municipal en zonas de Cataluña en las que el partido no ha entrado, como la Cataluña centra, en comarcas como Osona, o la provincia de Girona, más allá de su capital. Y rechazando las propuestas de coalición, principalmente de Valents, para sortear la fragmentación del voto constitucionalista.

Te puede interesar

Comentar ()