Unos 2.000 inmigrantes de origen subsahariano han intentado entrar en Melilla a primera hora de la mañana del miércoles en el salto a la valla fronteriza más numeroso que se ha registrado en los últimos años y el primero del 2022. «Unos 500» habrían logrado el objetivo, según los datos que maneja la asociación profesional mayoritaria en la Guardia Civil (Jucil), que asegura que algunos de los agentes que estaban de servicio han resultado heridos y han necesitado atención sanitaria.

La delegada del Gobierno en esta ciudad autónoma, Sabrina Moh, ha detallado que el intento masivo de entrada se ha producido en torno a las 9.30 horas, a plena luz del día, en un tramo de la valla de bastante extensión al ser «un número tan elevado» de inmigrantes.

Aunque las fuerzas marroquíes han intentado frenar el salto y la Guardia Civil se ha activado de inmediato, varias decenas de subsaharianos han conseguido entrar a Melilla y se han dirigido a la carrera al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), que actualmente registraba una baja ocupación de apenas medio centenar de personas.

«Falta de personal»

Jucil ha difundido un vídeo por redes sociales en el que se ve a numerosas personas trepando por la valla en su intento de pasar a territorio español y ha vuelto a denunciar la falta de medios humanos y materiales con que se trabaja en la zona para evitar las entradas irregulares en el país.

Esta asociación llama la atención sobre el hecho de que el intento se ha producido por la mañana, cuando no se encuentran de servicio los agentes adscritos a la Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS) o ‘antidisturbios’ de la Guardia Civil tras estar activados durante la noche. «Los compañeros de seguridad ciudadana no tienen medios ni son suficientes para retenerlos», explica a este diario el portavoz de Jucil, Agustín Leal.

El líder de Vox pide que se despliegue «cuanto antes» el Ejército: «Ni el Gobierno ni el PP quieren afrontar lo evidente»

«No puede ser que los ARS no cubran las 24 horas por falta de personal. Se están destinando pocos recursos. Ni el ministro Grande-Marlaska ni el Gobierno están haciendo su trabajo para proteger la frontera», critica Leal. Éste también resalta que el salto se ha producido en una zona del perímetro fronterizo que no cuenta con la estructura tubular que corona la valla para dificultar el acceso.

El último intento de salto ha llevado al líder de Vox, Santiago Abascal, a pedir que el Ejército se despliegue «cuanto antes». «Nuestra frontera sur está bajo ataque permanente. Ni el Gobierno ni el PP quieren afrontar lo evidente», ha denunciado en un mensaje lanzado a través de su cuenta en Twitter.

Como informó este diario, el Ministerio del Interior cerró el mes pasado la compra de cuatro drones de uso militar para que los agentes puedan adelantar la respuesta en caso de saltos por parte de migrantes a las vallas de Ceuta y Melilla, al ser los intentos «cada vez más violentos» y peligrosos para los guardias civiles que prestan labores de protección y seguridad en ambos perímetros fronterizos. El objetivo es que, con este recurso, se pueda anticipar la reacción. 

Esa licitación se produjo semanas después de que un agente necesitara atención médica tras ser agredido «con un garfio a la altura del mentón» por uno de los 12 migrantes que intentaron superar la valla en Melilla por la zona próxima a Barrio Chino. Ocurrió sobre las 4.30 horas del pasado 13 de octubre. Siete personas lograron entrar en territorio español de forma irregular.