España

El Gobierno intenta tapar las fisuras internas con motivo del envío de armas a Ucrania

La ministra portavoz advierte que harán "todo lo que tengamos que hacer en el marco del derecho para impedir que Vox nos haga retroceder un solo milímetro en nuestros derechos", en alusión a su posible entrada al ejecutivo de Castilla y León

Montero, Ribera y Rodríguez, tras el Consejo de Ministros.

Montero, Ribera y Rodríguez, tras el Consejo de Ministros. EFE

Moncloa insiste en la idea de «unidad» del Gobierno en torno al envío de armamento a Ucrania. «Nuestra mejor arma en la guerra de Putin es la unidad», ha dicho la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, en presencia de la titular de Igualdad, Irene Montero, contraria a armar a la población civil ucraniana. Estas declaraciones se producen después de que Pedro Sánchez se pusiera este domingo en contacto tanto con Montero como con la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, para intentar atemperar las profundas discrepancias en el seno de Unidas Podemos.

En este sentido, Rodríguez ha elevado el tono para afirmar que «no estamos en un asunto doméstico, no es un tema menor. Estamos ante un cambio de paradigma, una agresión sin precedentes y hay que tener altura de miras. España ofrece unidad, esa es nuestra arma», palabras que no han sido replicadas por Montero, que ha rehusado manifestarse al respecto.

De hecho, hasta Rodríguez ha señalado que su compañera de Ejecutivo replicaría en otro momento al interrogante directo de cuáles son los «partidos de la guerra» de los que habló este domingo la líder de Podemos, Ione Belarra. «Aquí hablamos en nombre del Gobierno y ella responderá en otro foro», ha sentenciado la ministra portavoz.

Reparto de refugiados ucranianos

El Consejo de hoy, presidido por Nadia Calviño en ausencia de Pedro Sánchez, de viaje en Letonia para visitar a las tropas españolas desplegadas allí bajo el paraguas de la OTAN, ha aprobado el acuerdo de protección para los refugiados ucranianos, que también se extiende a los naturales de ese país que antes del 24 de febrero estaban en España pero no podían regresar a sus casas, a los apátridas que residieran en el país invadido y a los ucranianos que residían en España de forma irregular.

El próximo domingo, en la XX Conferencia de Presidentes que se celebra en La Palma, se tratará este asunto para ver la distribución de refugiados. En principio se habla de 12.000 asilad, que tendrán a su disposición y 5.000 camas hospitalarias y tres puntos de recepción en Madrid, Cataluña y Alicante.

Sobre el comunicado del Rey emérito, del que ya se ha manifestado Sánchez, ha confirmado que el Gobierno lo conocía de antemano, que acusó recibo y que respetan tanto la decisión del del Rey emérito como la respuesta de Zarzuela, pero ha reiterado que «entendemos que los españoles merecerían una explicación de todas las informaciones que hemos conocido en este tiempo». Tampoco Montero se ha manifestado al respecto.

Sí ha estado mucho más explícita Montero a la hora de explicar su tercer plan estratégico de Igualdad con 21.000 millones de euros de inversión, esto es, el 4,4 por ciento del presupuesto no financiero. «El plan habla de la unidad feminista de este Gobierno», ha dicho apelando a una unidad que tampoco refleja la realidad. La Ley Trans de Montero, aún varada en el Congreso, ha dividido al movimiento feminista, algo que se ha visto e la doble convocatoria de manifestaciones, y generó fuertes críticas en el PSOE.

Montero ha presentado el tercer Plan Estratégico de Igualdad

Dicho plan obliga a que todas las políticas públicas se desarrollen desde la perspectiva de género; pone el acento en el capítulo de «economía para la vida», con más de 18.000 millones, que alude al empleo digno, a la reducción de la brecha retributiva y aliviar las cargas familiares; incluye un tercer eje referido a «vidas libres de la violencias machistas» y, por último, «un país con derechos efectivos para todas las mujeres», destinada a inmigrantes, discapacitadas y colectivo LGTBi.

Por otro lado, la portavoz gubernamental ha apostado por la necesidad de un PP «más responsable y comprometido» una vez que Alberto Núñez Feijóo se haga con el liderazgo del partido. Eso sí, si pacta con Vox, «no es un cambio de rumbo. Sería un error. Si se confirma un gobierno con la ultraderecha este gobierno hará todo lo que tenga que hacer en el marco del derecho para impedir que sus posiciones nos hagan retroceder un solo milímetro en nuestros derechos y libertades, sobre todo de las mujeres».

Te puede interesar

Comentar ()