Fue una de las más entusiastas partidarias de Pablo Casado, al que apoyó hasta el final. Pero la crisis abierta a raíz del supuesto espionaje a Isabel Díaz Ayuso y lo que ella entiende de maniobras del ex secretario general Teodoro García Egea, no le hicieron dudar dónde estaban sus lealtades. Del lado de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre apuesta ahora por Alberto Núñez Feijóo para la era post-Casado.

Le pone, sin embargo, deberes, entre ellos que convoque un congreso ordinario una vez sea elegido nuevo líder del PP, para que el partido renueve su oferta ideológica y programática, y que no se le ocurra renovar el Consejo General del Poder Judicial hasta que el PSOE no se avenga a cambiar el sistema de elección de sus miembros.

Pregunta.- ¿Feijóo es lo mejor que le ha pasado al PP para salir de esta crisis?

Respuesta. -Creo que Feijóo está en un momento magnífico por su experiencia, por su inteligencia y por su dedicación al servicio público.

P.-¿No es volver al marianismo del que usted fue tan detractora?

R.-Espero que no. El problema del marianismo es que abandonamos nuestros principios y nuestros valores. Íbamos a bajar los impuestos y los subimos, y a derogar la ley de Memoria Histórica y no la derogamos. Todo eso hizo que el centroderecha, en lugar de unirse, se dividiera en tres. Y esa es la gran tarea del centroderecha, conseguir 176 diputados. Esto no es 1996 cuando Felipe González, a pesar de tener sólo 300.000 votos menos que nosotros, nos dejó gobernar, porque a pesar de tener los dos millones de votos de Anguita no se le pasó por la imaginación aliarse con comunistas.

Tenemos que hacer un congreso ordinario para saber qué opinamos de Ucrania, de educación, de política exterior…»

P.– Feijóo parece menos proclive que lo que fue Casado a dar la batalla ideológica.

R.-Ahora estamos resolviendo una crisis que ha venido determinada por el comportamiento de Teodoro García Egea. Equivocó totalmente su tarea tanto en las formas como en el fondo. Si Pablo Casado lo hubiera cesado, tal y como se lo pidieron todos los presidentes regionales, habría podido sobrevivir a esta crisis. La cuestión ideológica para mí es muy importante. Este es un congreso extraordinario para solventar la crisis, pero tenemos que hacer uno ordinario para saber qué es lo que opinamos de la guerra de Ucrania, del plan de estudios de educación, de defensa, de política exterior…. Por eso es imprescindible definir nuestra postura.

P.- ¿Feijóo es la persona adecuada para atraer el voto que se fue a Vox?

R.- Si Sánchez hiciera lo que suele hacer, es decir, no hacer honor a su palabra y convocar elecciones inmediatamente, Feijóo sería la persona adecuada para aglutinar el voto del centroderecha. Vox ha adquirido fortaleza electoral, pero confío en que poco a poco atraigamos a sus votantes. Me ha gustado escuchar a Feijóo decir que teníamos el máximo respeto por sus votantes.

Si se hubiesen convocado nuevas elecciones en Castilla y León habríamos quedado extraparlamentarios»

P.- ¿Respalda el gobierno de coalición con Vox en Castilla y León?

R.– No creo que Vox sea ningún peligro para la democracia, como dicen los socialistas y los comunistas. Es un partido perfectamente constitucional. Discrepo radicalmente de Pablo Casado cuando dijo que nosotros estamos igual de distantes de Podemos que de Vox. Pues no, la distancia no es la misma entre Santi Abascal y Pablo Iglesias. Y además, Casado, que tantas cosas ha dicho en la Unión Europea, podría recordar lo que dijo en la Junta Directiva: que el presidente de Castilla y León tenía la libertad completa para hacer los pactos que garantizaran que tuviera un nuevo gobierno. Y si se hubiesen convocado nuevas elecciones nos hubiéramos quedado extraparlamentarios. A mí los que me parecen un peligro para la democracia son los de Podemos, los independentistas catalanes que dan golpes de Estado y los bilduetarras que no se han arrepentido jamás de sus 900 asesinatos.

P.- ¿Se merecía Pablo Casado lo que le ocurrió?

R.- Lo que hizo mal fue delegar todos los poderes del partido en el secretario general. Hace muchos años, cuando empezaba en política, Agustín Rodríguez Sahagún me dijo que “en esta vida, y más en la política, todo se puede y se debe delegar, menos la supervisión”. Si Casado no se dio cuenta de lo que estaba haciendo el secretario general en todas las provincias, en los municipios, en los distritos, es que no supervisó bien.

Egea intentaba imponer a personas que le fueran fieles y no las que tenían el apoyo de la militancia»

P.- Ha dicho que se puede delegar todo menos la supervisión, ¿es por lo que usted dimitió?

R.-Exactamente. Dimitir me parece una cosa muy honrosa. Hay quien cree que cuando se dimite se está aceptando una culpa, no. La dimisión es aceptar un error y los ingleses se van y miran cómo les va a sus sucesores. Lo que es deshonroso es no querer reconocer los errores.

P.– En la política británica, sobre todo en el partido conservador, no tienen empacho en apartar a sus líderes aunque hayan sido exitosos.

R.– Si aquí fuéramos como los británicos, a Teo le hubiéramos mandado los hombres de negro hace mucho tiempo.

P.-Usted apoyó a Pablo Casado…

R.– Muchísimo, con mucha ilusión y entusiasmo y le seguí apoyando todo el tiempo hasta última hora.

P.– ¿Qué futuro le ve? ¿Cree, como pidió Díaz Ayuso, que debía ser expulsado del partido?

R.– Lo que dijo la presidenta de la Comunidad de Madrid es que habría que aclarar qué es lo que han hecho con el espionaje. Parece que va a haber una comisión de investigación en el ayuntamiento. Espero que todo se aclare. Vaya por delante que, en mi opinión, el alcalde no tenía ni la más remota idea de esa cuestión.

P.- ¿Qué papel ha jugado el alcalde en esta crisis?

R.- Al alcalde, que es muy amigo mío, le dije que no debía aceptar ser portavoz del partido. Luego le obligaron a nombrar a algunas personas que yo sabía cómo eran y le dije que las tenía que cesar.

«Pablo Casado estuvo muy mal en la entrevista de la Cope»

P.-Carromero y los chiquilicuatres.

R.- Sí señor. Dice el diccionario que chiquilicuatre es “persona, generalmente joven, algo arrogante y carente de sensatez”. Acerté de pleno.

P.– Lo del espionaje retrotrae a la “gestapillo” que denunció Manolo Cobo.

R.- Pero fíjese que la gestapillo esa, que el PSOE llevó a los tribunales y la jueza nos exoneró y por cuatro veces recurrieron a la Audiencia, hasta que decidieron que no había habido nada de nada de nada y el señor Cobo no siguió porque Ruiz Gallardón le dijo que lo dejara. Aquí ha habido la publicación de unos datos que son un delito. Publicar los datos de la hacienda pública es delito. Pablo Casado en la entrevista de la Cope no estuvo bien, más bien estuvo muy mal.

P.- El PSOE denuncia que el PP echa a los que persiguen la corrupción y aplaude a los que la quieren tapar.

R.– A mí, lo que dice el PSOE sobre la corrupción me recuerda al Evangelio, sobre lo de no ver la viga en el ojo propio. Este jueves el Gobierno de la Comunidad de Madrid denunció ante la Fiscalía Anticorrupción los contratos urgentes de mascarillas por más de 300 millones de euros a empresas vinculadas al presidente del Gobierno, a Salvador Illa y a la vicepresidenta Calviño. En cambio, el contrato de Ayuso es absolutamente intachable. En un momento en que estaban muriendo sanitarios porque no había mascarillas ni epis, una persona que lleva 26 años en este sector y que tenía los contactos con China hizo muy bien en ofrecérselas a una empresa. No fue una comisión, sino el cobro de una prestación de servicio. Veremos qué hace en este caso Anticorrupción, que depende de la Fiscal General del Estado, que ya nos dijo Sánchez que no era independiente.

Egea iba diciendo que Ayuso era una corrupta e iba a acabar con ella en un año»

P.- ¿Qué pretendía hacer Egea con esa información? ¿Extorsionarla para que no fuera presidenta del PP de Madrid?

R.– No le quepa duda. Es que el secretario general se lo iba diciendo a todos los periodistas que comían con él, incluso a un diputado de Vox, que Ayuso “era una corrupta y voy a acabar con ella en menos de un año”.

P.– ¿Cuál debe ser el papel del PP en la crisis de Ucrania?

R.– Para mí las crisis son oportunidades. Y esta crisis, a pesar de la gravedad de lo que está ocurriendo en Ucrania, es también una oportunidad. La UE se ha dado cuenta de que tiene que asumir su propia defensa. Ya en Alemania ha cambiado el punto de vista de que debe ser Estados Unidos la que venga a defendernos y ha dedicado 200.000 millones en Defensa. También es importante para la unidad de la UE y la conciencia de que los europeos tenemos unos valores, entre los cuales uno de los principales es la defensa de la libertad. Tenemos que ver que la libertad no la podemos dar por hecha, sino que la tenemos que defender.

P.- Más los problemas energéticos.

R.- También es una oportunidad para cambiar la política energética. Me pareció muy mal que la señora Merkel apostara por suprimir las nucleares, ella, que era una científica, y esa es la desgracia que tenemos. De lo que está pasando a mi modo de ver es muy culpable Merkel, que ha hecho a Alemania totalmente dependiente del gas ruso. Miremos a Francia, Estados Unidos, China o Rusia.

Hay que cambiar la política energética y poner las nucleares que estaban previstas»

P.- ¿Sería partidaria de abordar el debate de nuevas centrales nucleares?

R.- Por supuesto. Soy partidaria de no cerrar las nucleares que querían cerrar y poner las que estaban previstas. No ha habido ni un solo accidente, más que el de Chernobyl, que ya sabemos a qué se debió.

P.- ¿Y en un escenario de nuevo clima de relaciones cree que se debe renovar el CGPJ?

R.- Con la renovación del CGPJ, tal y como nosotros llevamos en nuestro programa electoral y se comprometió a hacer Ruiz Gallardón en la comisión de Justicia del Congreso, lo que hay que hacer es «acabar con el obsceno espectáculo de los políticos que nombran a los jueces que les tienen que juzgar».

P.- ¿Quiere decir que con el actual sistema no es partidaria de renovar?

R.- No se puede cambiar sin renovar el sistema. Hay que cambiar el sistema. Es lo que está en nuestro programa electoral y está para cumplirlo.

P.– Da la sensación de que la autoridad moral la tiene Feijóo, ¿pero las bases no son de Díaz Ayuso?

No se puede renovar el CGPJ sin cambiar el sistema de elección»

R.- Las bases, por supuesto, que son de Ayuso y de Feijóo. Son de los dos, pero es imprescindible que Ayuso se presente a las autonómicas del año que viene.

P.- ¿Hay algo que pueda cuestionar que sea Feijóo el próximo candidato del PP a la presidencia del Gobierno?

R.- No, pero tiene que haber un congreso ordinario. Hubo una época en que el candidato a la presidencia del Gobierno se elegía en la Junta Directiva Nacional. Sin embargo en el congreso de 2008 Rajoy cambió los estatutos y puso que el presidente del partido fuera automáticamente el candidato.