España

Los periodistas imputados recriminan a Dina Bousselham que exculpe sólo a Pablo Iglesias

La ex asesora de Podemos Dina Bousselham (i) a su llegada para declarar en el caso que investiga el presunto robo de su móvil en el marco del caso Villarejo. Europa Press

Los dos periodistas de la extinta revista Interviú imputados en el conocido como caso Dina sostienen que si la exasesora de Podemos Dina Bousselham exculpó el martes ante el juez al exvicepresidente Pablo Iglesias por acceder a la tarjeta del móvil que le robaron en 2015, no puede dirigirse penalmente contra ellos.

Un día después de la declaración de Bousselham, los periodistas Alberto Pozas -que dimitió como director general de Información de Moncloa tras verse implicado en los hechos- y Luis Rendueles han remitido un escrito al juzgado central de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional en el que solicitan el archivo de la causa.

Recuerdan que, según el auto en el que el Tribunal Supremo rechazó la petición del juez de investigar a Pablo Iglesias, la víctima de un presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos no puede decidir «selectivamente» si persigue o excluye a investigados.

Por tanto, dice el escrito al que ha tenido acceso Efe, «la decisión» de Bousselham «de no perseguir penalmente» a Iglesias «conlleva» que tampoco pueda hacerlo con los dos periodistas; lo contrario, apunta, sería «procesalmente improcedente».

Todo ello porque «existe una directa conexión entre el descubrimiento de secretos del que sería autor» Iglesias y el que se atribuye a Pozas y Rendueles, «dado que se trataría -aparentemente- de la misma información, los hechos se habrían llevado a cabo en un mismo período temporal, y la actuación de unos y la del otro están estrechamente vinculadas, trayendo causa una de la otra».

En su declaración ante el juez como testigo, Bousselham aseguró que no tenía nada que perdonar a Iglesias por acceder a su tarjeta porque ambos tenían una relación de confianza y él estaba autorizado para ver su contenido, si bien no hizo lo mismo con los periodistas, a quienes atribuyó una actitud machista por acceder al contenido de su tarjeta y no ponerla sobre aviso de lo que ocurría. .

Tanto la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional como el Tribunal Supremo veían clave la declaración de Bousselham para comprobar si efectivamente consentía que Iglesias accediese a su tarjeta cuando la recibió, el 20 de enero de 2016, y que posteriormente se la guardara hasta que se la entregó.

El presunto robo del móvil de Bousselham a finales de 2015, y principalmente el periplo de su tarjeta de memoria, que acabó en la redacción de «Interviú» y que el presidente del Grupo Zeta, Antonio Asensio, hizo llegar a Pablo Iglesias, que se la entregó a ella meses después, han sido claves en esta investigación.

Una investigación que tuvo su origen en los archivos hallados en un registro al excomisario José Manuel Villarejo, que supuestamente provenían de dicha tarjeta de memoria y cuya información acabó saliendo a la luz.

En octubre de 2020 el juez procesó por estos hechos a Villarejo y a los dos periodistas, a quienes llegó presuntamente contenido de la tarjeta de memoria y a quienes el magistrado atribuía un presunto delito de descubrimiento y revelación de secretos.

Sin embargo, ellos siempre han sostenido que la información llegó a la revista de manera anónima, y que, al creer que había una investigación en marcha, se la entregaron a Villarejo, quien a su vez la compartió, según su declaración, en el seno de su actividad policial.

Te puede interesar

Comentar ()