Cataluña | España

La protesta por el 25% divide al independentismo institucional y a los sindicatos

La huelga en defensa de la inmersión exclusivamente en catalán pincha frente al paro convocado hace una semana contra la modificación del calendario escolar

Manifestación contra la sentencia que obliga a impartir el 25% de las horas lectivas en castellano EFE/Enric Fontcuberta

La defensa del «modelo de escuela catalana» ha sido uno de los lemas más transversales del nacionalismo catalán. Un objetivo, el de la defensa de la inmersión lingüística, en el que los independentistas comulgan con los Comunes de Ada Colau y una parte sustancial del socialismo catalán. Sin embargo, la huelga convocada este miércoles en contra de la sentencia que impone un 25% de las horas lectivas en castellano ha servido para escenificar una nueva bronca entre los partidos independentistas y para dividir también a los sindicatos del sector educativo.

La convocatoria de la huelga no fue unitaria y el seguimiento se resintió. Convocaban la Coordinadora Obrera Sindical (COS), la Intersindical-CSC, el Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC) y el sindicato de docentes USTEC. Pero ni UGT ni CCOO se sumaron a un paro que a su juicio distorsiona el foco de la huelga contra la modificación del calendario escolar y los recortes, que traerá nuevos paros la próxima semana.

Pincha la huelga contra el 25%

Consideran que la defensa de la inmersión ya forma parte de los paros convocados contra el Govern, y la manifestación de este miércoles solo sirve para desviar el foco de su enfrentamiento con el consejero Josep González-Cambray. El resultado, un 6,5% de seguimiento de la huelga en la pública y el 4% en la concertada, frente a los índices de más del 50% de la semana pasada, según los sindicatos.

En la calle se manifestaron contra el 25% del castellano 7.500 personas, lejos de las 22.000 que marcharon contra el cambio en el calendario escolar, pese al apoyo institucional al paro por motivos lingüísticos.

Bronca por una foto

Entre los partidos, la reivindicación no ha sido menos controvertida. La portavoz del Govern, Patricia Plaja, anunció el martes que el ejecutivo apoyaría la protesta sindical contra la sentencia del 25%. Y que lo haría con un paro simbólico minutos antes de empezar el Pleno del Parlament, en los pasillos de la cámara.

Pero finalmente ese paro solo lo secundaron los consejeros y diputados de ERC. Y el conseller Josep Maria Argimon (JxcCat) del que Pere Aragonès ha asegurado después que es un «gentelman«. Junts se descolgó de la fotografía al constatar la ausencia de la CUP.

Afirman fuentes de Junts que propusieron restringir la imagen a los miembros del Govern, a lo que Esquerra se habría negado. Ante la negativa de los republicanos, los de Carles Puigdemont rechazaron participar en la fotografía porque no ofrecía una imagen unitaria del independentismo.

La CUP-NCG, por su parte, ya había advertido previamente que no estaría en la foto convocada por el Govern. «Para nosotros la foto es la de las movilizaciones, junto a la comunidad educativa. No avalaremos que el Govern se lave la cara con más propaganda, mientras da la espalda a las reivindicaciones del sector educativo y abandona a los centros en la defensa de la inmersión lingüística» argumentaban los antisistema.

La CUP quiere oficializar el catalán como única lengua

Paralelamente, la CUP registró tras la manifestación una Proposición de ley de modificación de la Ley catalana de educación para convertir el catalán como única lengua vehicular de la enseñanza. «Ante el inmovilismo del Govern» afirman los antisistema, la formación registró la propuesta que establece el tratamiento del catalán como «única lengua vehicular y de aprendizaje» en los proyectos lingüísticos de los colegios.

La legislación actual deja en manos de los centros la definición del proyecto lingüístico pero no establece una exclusividad que, de hecho, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha advertido en jurisprudencia recurrente que no se ajusta ni al Estatut ni a la Constitución.

Te puede interesar

Comentar ()