El 63 % de los 2.500 nuevos puestos en que se ha incrementado el catálogo de la Policía Nacional se concentra en Madrid -la comunidad donde más efectivos hay destinados al encontrarse las dependencias centrales- y Cataluña, que en los últimos años viene sufriendo una desbandada de agentes por el desafío independentista y la carestía de vida en ciudades como Barcelona.

La Dirección General ha comunicado a los sindicatos representativos cómo quedan las plantillas con las nuevas plazas creadas, que permitirán absorber a los nuevos funcionarios que aprobaron hace dos años las oposiciones y jurarán sus cargos en los próximos meses tras completar su formación teórica y práctica. Es el primer aumento que se produce en el catálogo en el Cuerpo Nacional desde 2008.

En Madrid se crean 831 puestos, de los que 256 corresponden a la comisaría provincial y 187 a la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana. El incremento también es notable en el puesto fronterizo del aeropuerto Madrid-Barajas (143), donde las aerolíneas van recuperando poco a poco la actividad con la mejora de la situación pandémica.

El incremento de plazas en el catálogo es significativo en seguridad ciudadana, pasos fronterizos y el Campo de Gibraltar

El desglose en esta comunidad se completa con 37 nuevos puestos en la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras, 14 en la Jefatura Superior, 16 en la secretaría general y 178 en once comisarías locales. A saber: Getafe (40); Fuenlabrada, Leganés y Parla (21); Alcobendas-San Sebastián de los Reyes (19); Móstoles (18); Alcorcón (13); Alcalá de Henares (8); Torrejón de Ardoz (7); Coslada-San Fernando (6) y Pozuelo de Alarcón (4).

En el caso de Cataluña, el nuevo catálogo de puestos de trabajo eleva la dotación en 750. En los concursos de méritos, esta comunidad recibe año tras año decenas de peticiones de agentes para marcharse y mientras que las vacantes que se generan tienen escasa demanda, por lo que suelen ser cubiertas de forma forzada por los nuevos funcionarios. Esta situación ha llevado a los sindicatos a pedir al Ministerio del Interior que declare Zona de Especial Singularidad, lo que conllevaría incentivos económicos y sociales y ayudaría a que arraigaran las plantillas y no fueran destinos de paso.

En cifras absolutas, el mayor incremento se registra en la Brigada Provincial de Seguridad y Protección (93), seguido del puesto fronterizo del aeropuerto del Prat (85), la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras (75), y las comisarías locales de Cornellá (56), Sabadell (48) y Terrasa y Sant Adrià de Besòs (41). El aumento alcanza a otras 24 plantillas repartidas por las cuatro provincias, entre ellas la Unidad de Extranjería y Documentación de La Junquera (37), las comisarías provinciales de Lleida (32) y Girona (22), y el puesto fronterizo del puerto de Barcelona (19).

Ya a distancia figura la Comunidad Valenciana (173), seguida de Andalucía Occidental: 99. De estos nuevos puestos, 53 corresponden a plantillas del Campo de Gibraltar (35 a Algeciras y 28 a La Línea de la Concepción), comarca gaditana en la que Interior viene realizando un importante esfuerzo desde 2018 para cercar a los grupos de narcotraficantes y de contrabando de tabaco que operaban en la zona.

Incremento en Marbella

Que no se haya incrementado el catálogo en Sevilla ha llevado al diputado del Grupo Mixto Pablo Cambronero a registrar este miércoles una pregunta en el Congreso de los Diputados pidiendo explicaciones al Gobierno de Pedro Sánchez por el hecho de que «sistemáticamente olvida» a esta provincia a la hora de aumentar el personal en el Cuerpo Nacional.

El resto del reparto territorial queda como sigue: Baleares (58), Andalucía Oriental (57, de ellas 21 en Marbella), Canarias (49), Aragón (34), Murcia (13), Ceuta (8), Melilla (7), Castilla-La Mancha (6) y Castilla y León (5), no incrementándose en Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra, La Rioja y Extremadura.

En este sentido, los sindicatos SUP, CEP, UFP y SPP en Galicia han mostrado su «estupor» por el hecho de que ni una sola de las 2.500 plazas correspondan a plantillas de esta comunidad. «Nos parece de todo punto inadmisible que no se amplíe ningún puesto de policía en Galicia, máxime cuando en nuestra comunidad autónoma hay muchas comisarías locales que necesitan urgentemente ese tipo de refuerzo de personal, tanto por estar escasamente dotadas de personal, como porque los aumentos de delincuencia también afectan a Galicia y porque las realidades socio policiales así lo demandan», han expresado las cuatro organizaciones en una nota conjunta.

Las 411 plazas restantes se distribuyen entre las comisarías generales (137 en la de Seguridad Ciudadana, 130 en la de Extranjería y Fronteras y 10 tanto en Policía Judicial como en Policía Científica), la Dirección General (5), el Gabinete Técnico (5), la Subdirección General de Logística (10), cinco divisiones (97) y la Subdirección General de Recursos Humanos y Formación (7).