El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, ha rechazado «la Euskadi roja» que propugnan las juventudes disidentes de EH Bildu y la «España ‘low cost» que defiende la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que este viernes abogó en Vitoria por la bajada de impuestos, y a la que ha calificado de «populista».

El líder jeltzale ha subrayado que no se puede «dejar el futuro de Euskadi en manos de quien quiere imponer su proyecto político por encima de la libertad y la pluralidad», y ha reivindicado una «Euskadi para todos» basada en la «libertad».

Ortuzar ha realizado estas afirmaciones en Azkoitia (Gipuzkoa), en el acto político organizado en el marco del EGI Eguna, el día de las juventudes de PNV, celebrado bajo el lema ‘Askatasunaren bidean’ (En el camino hacia la libertad).

En el acto también han tomado la palabra la dirigente de EGI Amaia Larrañaga y la candidata jeltzale a la Alcaldía de la localidad guipuzcoana, Ana Azkoitia. Todos ellos han tenido palabras de recuerdo para Xabier Arzalluz, histórico dirigente jeltzale natural de esta localidad y fallecido hace ahora tres años.

En su intervención, Ortuzar ha recordado un 9 de abril pero de 1882, Sabino Arana, «el mayor agitador, impulsor y organizador de la lucha de Euskadi por su recuperación nacional», y se ha dirigido a los jóvenes presentes para recordarles que entonces tenía 17 años: «Era como una o uno de vosotros, y fijaos qué lío montó».

«Hoy estamos aquí gracias a él. Hoy Euskadi es lo que es, y hemos llegado donde hemos llegado, porque aquel chaval se dio cuenta de que era vasco y solo vasco, y que tenía que desperezar la conciencia nacional de sus vecinos», ha resaltado.

Así, 140 años después, ha pedido a los militantes de EGI que se pongan «en la misma posición que aquel ‘mutiko’ de Bilbao y tiréis para delante con aquella misión: la libertad de Euskadi». «Sabino soñó la Euskadi del siglo XX, a vosotros os toca hacer la Euskadi del siglo XXI», ha sostenido.

Para Andoni Ortuzar, cada uno de los jóvenes jeltzales «puede y debe de ser el Sabino de 2022». «Os toca tomar ese testigo. Él lo hizo y mirad dónde estamos hoy. Él estaba prácticamente solo y fijaos qué fuerza y qué capacidad tuvo para, en pocos años, prender fuego a la llama nacional vasca. Ahora somos, sois, más, muchas más, muchos más, y hay que continuar y conseguir la libertad de este país», ha subrayado.

El dirigente jeltzale ha insistido en que Euskadi necesita a los jóvenes de EGI para «construir la Euskadi correcta» porque «no vale construir cualquier nación». En este sentido, ha insistido en que «hay que construir una Euskadi libre de hombres y mujeres libres».

Andoni Ortuzar ha recordado que el domingo pasado, en la entrada del frontón donde se jugó la final del Parejas, la organización juvenil disidente de la Izquierda Abertzale, Gazte Koodinadora Sozialista, firmaba una pancarta con la leyenda «Aberri Gorria (Patria roja)».

Futuro «monocolor»

«Para ellos, el término ‘libertad’, la Euskadi libre, ya no es el objetivo. Su objetivo es una Euskadi roja. En su proyecto mutilan el futuro de Euskadi, le quitan dos colores: el blanco y el verde», ha advertido, al tiempo que ha recalcado que «proponen para Euskadi un futuro monocolor que ya fracasó en la antigua Unión Soviética».

De esta manera, ha incidido en que «de aquellos barros hoy tenemos en Rusia al tirano y neoimperialista de Putin, un proyecto trasnochado que está sumiendo en la miseria a todos los países que son referente para la Izquierda abertzale. Pensad si no en Venezuela», ha asegurado el presidente del EBB, quien ha alertado de que «no podemos dejar el futuro de Euskadi en manos de quien quiere imponer su proyecto político por encima de la libertad y la pluralidad».

«La Euskadi que queremos debe ser para todos, y debe estar basada en la libertad. Libertad para ser y para decidir. Libertad para construir una Nación sin cadenas ni exteriores ni interiores. Una Euskadi multicolor, no ese rojo que tantas veces aquí, en nuestro país, pero también fuera de él, se ha hecho a base de sangre de inocentes», ha remarcado.

Ortuzar ha insistido en que no se puede permitir que estos «revolucionarios de salón» intenten «desviar la atención sobre la tragedia» que está viviendo el pueblo ucraniano. A su juicio, «no hay excusas que valgan: ni OTANes, ni imperialismos yankis, ni supuestos montajes que valgan».

Así, ha denunciado que «lo que está haciendo su admirado Putin en Ucrania es un genocidio, es una atrocidad, como nos hicieron a nosotros hace 85 años en Gernika, Durango, Otxandio. También entonces la propaganda franquista dijo que habían sido nuestros gudaris quienes prendieron fuego a Gernika».

«¡Nunca más! ¡Gernika nunca más, Mariúpol nunca más, Bucha nunca más! No más guerra, sí más libertad. Por eso, que se vayan con su proyecto de «Euskadi gorria» al Kremlin, que aquí nosotras y nosotros queremos una Euskadi libre, una Euskadi en colores, ¡rojo, verde y blanco!», ha expresado.

El dirigente del PNV ha afirmado que «vivimos tiempos de engaños políticos, de personajes sin fondo, de tics autoritarios, de populismos baratos», y ha insistido en que ese sector de la juventud de la izquierda abertzale que «tantos dolores de cabeza les está dando a los ‘bildukides’ y a la juventud oficial, que ve cómo les acusan de ‘epelas’ y vendidos al sistema».

«Pura palabrería, pura impostura: son hijos e hijas de la burguesía, viven como burgueses, se aprovechan de la Euskadi del bienestar que hemos construido, pero se presentan como revolucionarios, se creen la nueva reencarnación del proletariado y de las clases populares», ha criticado.

Ayuso y el «low cost»

Finalmente, ha criticado la «cara» de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en su visita a Euskadi, y ha afirmado que su modelo también es «de impostura, de populismo barato». «Una del PP, hablar de libertad, hay que ver», ha ironizado.

«Otra que va de adalid de la libertad, pero ella usa la libertad para favorecer a los que más tienen y bajarles los impuestos, aunque la calidad de los servicios públicos y la atención a los más necesitados sean sacrificadas», ha asegurado, para añadir que «ni la «Euskadi gorria» de unos ni la España ‘low cost’ de esta otra», ha concluido.