Cataluña | España

'Caso espionaje': Aragonès recluta al bloque de investidura para su exigencia de responsabilidades

El dirigente de ERC amenaza con retirar el apoyo parlamentario al Gobierno de Pedro Sánchez

Pere Aragonès comparece acompañado por su Ejecutivo.

Pere Aragonès comparece acompañado por su Ejecutivo. EFE

Pere Aragonès no va a dar por buenas las someras explicaciones de la ministra de Defensa, Margarita Robles, sobre el papel del Gobierno en el caso de espionaje al independentismo denunciado por Citizen Lab. Al contrario. El presidente de la Generalitat ha exhibido hoy el apoyo del bloque de la investidura a su causa en las Cortes para forzar al Gobierno a investigar el caso y asumir responsabilidades.

Una exigencia a la que ya se han unido Podemos, PNV, Mas País, BNG y Compromís, además de los partidos víctimas del espionaje, ERC, JxCat, CUP, Bildu y PDeCat. Con los espiados primero, y con Podemos y el PNV después, ha mantenido sendas reuniones en el Congreso, con las que ha escenificado el problema de estabilidad parlamentaria que puede provocar al PSOE desatender sus exigencias.

La pelota está en el tejado del Gobierno» advierte Aragonès a Sánchez

«Si pretendes que tu socio te siga dando apoyos tras el espionaje tienes que tomar decisiones, ser muy claro y llegar hasta el final» ha advertido Aragonès a Pedro Sánchez. El presidente catalán respondía así al ser preguntado sobre un eventual apoyo de Esquerra al decreto del Plan de Recuperación del Gobierno, que se votará la próxima semana.

«A partir de las decisiones que tome o no el Gobierno» actuarán tanto la Generalitat como los partidos que apoyan a Sánchez en el Congreso, ha añadido. «La pelota está en el tejado del Gobierno».

El presidente catalán y número dos de ERC ha reclamado «medidas claras y concretas» desde «el máximo nivel del gobierno» porque «la confianza es cero», ha advertido.

Comisión de investigación

Todo el bloque ha secundado la petición de comisión de investigación sobre el espionaje a través del programa Pegasus. Que rueden cabezas si es necesario, venía a decir la líder de Podemos, Ione Belarra, desde Bruselas, al exigir que se «investigue hasta el final» y «depuren las responsabilidades que se deriven».

Paralelamente, Pablo Iglesias entrevistaba a en su programa a Carles Puigdemont, Oriol Junqueras y Arnaldo Otegi, a los que requería sobre la estabilidad de sus apoyos al Gobierno. «Esto o se hace con el consentimiento del Gobierno o se está haciendo contra el Gobierno» respondía Junqueras para exigir al PSOE que investigue el caso. «La otra parte del Gobierno» en referencia a Podemos, «ya se ha desmarcado».

En cuestión el apoyo de ERC en el Congreso

El encuentro de este jueves llega después de que Aragonès subiera el tono de sus acusaciones al señalar directamente al CNI, bajo mandato socialista, como responsable de los dos ciberataques recibidos en su móvil. «No hace falta ser Sherlock Holmes para mirar al CNI», afirmaba este miércoles en Rac1.

Para el presidente catalán la implicación de los servicios de inteligencia es una «evidencia palmaria» porque Pegasus solo lo pueden comprar los Estados y organismos gubernamentales, y se han publicado informaciones de que el CNI lo adquirió. «Será muy difícil» que ERC continúe dando estabilidad parlamentaria al Gobierno si no se aclara quién ordenó el espionaje, avisa Aragonès.

Por ello, mantiene la exigencia de un «cara a cara» con Pedro Sánchez sobre esta cuestión. Sin embargo, fuentes de Presidencia de la Generalitat niegan que se haya producido ningún contacto tras las explicaciones de Robles, a la que Aragonès recrimina que «no ha aclarado nada» sobre el espionaje.

Es el «hecho más grave en términos de destrucción de confianza que ha habido» desde la investidura de Pedro Sánchez, según Aragonès, que exige una investigación interna e independiente para determinar quién ordenó el presunto espionaje, quién lo conocía, a cuánta gente se le ha intervenido el móvil, qué datos se han intervenido. Y que se asuman las responsabilidades necesarias.

Robles defiende al CNI

Mientras, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha asumido la portavocía del Gobierno en esta crisis, defendiendo la labor del Centro de Nacional de Inteligencia (CNI). Robles defendió este miércoles en TVE que todas sus actuaciones están siempre sujetas a la legalidad vigente y recriminó que se hagan acusaciones «sin pruebas» aprovechando que todas sus actuaciones son secretas y el centro «no se puede defender».

Robles no aclara si el CNI cuenta con el programa Pegasus, alegando que todo lo relacionado con el centro de inteligencia está sujeto a secreto por ley. Pero asegura que el Gobierno ofrecerá toda su colaboración a la justicia si es requerido. De hecho, animó con ahínco a los supuestos espiados a que se dirijan a la justicia para aclarar los hechos.

También argumentó que el CNI está sujeto al control parlamentario a través de la Comisión de Gastos Reservados, aunque esta comisión no se ha constituido, tres años después del inicio de la legislatura.

«El CNI tiene como limitación por ley que todo lo que hace es secreto», recordó Robles, por lo que la comparecencia solicitada ante la Comisión de Defensa tampoco servirá para aclarar el supuesto espionaje masivo al independentismo.

Dentro de la legalidad

«Que todo el mundo lo tenga claro. Tenemos que sentirnos orgullosos de España como un Estado democrático de derecho. No podemos sembrar dudas o sospechas de un organismo que no se puede defender» defiende Robles. «Durante nuestro mandato tanto el CNI como el Gobierno en su conjunto han actuado con arreglo a la legalidad vigente».

Las dos máximas figuras del socialismo catalán, Salvador Illa y Miquel Iceta, han saltado también al ruedo en defensa de la gestión gubernamental, tras el silencio de las primeras horas. «Yo he estado ahí, un año y una semana en el Gobierno de España. El Gobierno de España no espía, el Gobierno de España dialoga, en particular con Cataluña», defendía el primer secretario del PSC.

«En España no se puede espiar», aseveró Iceta antes de matizar que esta premisa sirve tanto para dirigentes políticos como para las comunicaciones que se produzcan en el ámbito deportivo.

Borràs pide la dimisión de Sánchez

Explicaciones que no satisfacen al independentismo. Si Aragonès deja en el aire la estabilidad del Gobierno, la presidenta del Parlament, Laura Borràs, iba más allá al exigir la dimisión del presidente Sánchez. Al tiempo que la Mesa del Parlament encargaba a sus servicios jurídicos estudiar la fórmula para que la Cámara «acompañe judicialmente» las causas por el presunto espionaje.

La propuesta cuenta con el apoyo de todos los miembros de la Mesa, incluido el PSC, tras constatar que 25 de las 65 personas afectadas por este presunto espionaje son o han sido diputados del Parlament.

Te puede interesar

Comentar ()