El Parlamento Europeo debatirá en el pleno de la semana el ‘Caso espionaje». En la próxima sesión del 2 de mayo en Estrasburgo, la Eurocámara analizará el espionaje que afecta a los eurodiputados de ERC Diana Riba y Jordi Solé, y Toni Comin, de Junts. Lo ha forzado el grupo de los Verdes, al que pertenece ERC, pese a las resistencias de socialistas, populares y liberales.

El debate se producirá al margen de la Comisión de Investigación creada hace diez días por el Parlamento Europeo para examinar el uso de programas espía en suelo europeo. Se centrará en los espionajes destapados por Citizen Lab, después de que los Verdes utilizaran la prerrogativa de todos los grupos para introducir un tema de actualidad en un debate.

Sin votación ni conclusiones

Esto permite que cada sesión un grupo escoja un tema de debate sin necesidad de pactarlo con el resto de formaciones, como sucede para el resto de temas de la agenda. El debate no dará lugar, sin embargo, a ninguna resolución ni generará por tanto votación en la eurocámara.

El supuesto espionaje a más de 60 líderes independentistas catalanes ya fue denunciado en la Eurocámara por el eurodiputado y expresident de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el líder de ERC, Oriol Junqueras, la semana pasada.

Revisión de móviles

La resistencia a este debate no oculta la preocupación generada por el programa Pegasus en el Parlamento Europeo. La semana pasada, la cámara acordó que sus servicios técnicos examinarán todos los móviles de los eurodiputados que lo soliciten, tras hacerse público el espionaje a los tres eurodiputados catalanes.

La revisión de los móviles de los eurodiputados es una iniciativa al más alto nivel, impulsada por la presidenta del Parlamento Europeo, la popular Roberta Metsola, y por el secretario general de la institución, Klaus Welle. Los técnicos de la Eurocámara someterán a un escrutinio de una media hora a los móviles de los eurodiputados que lo deseen.

En función del resultado de ese rastreo inicial «podría ser necesario un análisis de seguridad detallado que requeriría más tiempo», apuntaron desde el Europarlamento. En un correo electrónico dirigido a todos sus diputados, la presidencia de la cámara informaba el pasado miércoles del servicio para rastrear posibles infecciones con Pegasus, que puede infectar el dispositivo sin que el propietario lo sepa y dar al atacante acceso a documentos, o a las funciones de la cámara y el micrófono, entre otras funciones.