España | Salud

Cataluña plantea cobrar hasta 4 euros más por cajetilla de tabaco para evitar colillas en la calle

Cigarrillos apagados en un cenicero

Imagen de archivo de cigarrillos Pixabay

La Generalitat de Cataluña está planteando introducir una tasa de 20 céntimos por cigarrillo al comprar tabaco, que el consumidor podría recuperar si devuelve las colillas en vez de tirarlas al suelo. Se trata de un sistema similar al que se aplica con envases, latas o casquillos en algunos países, y que incrementaría el precio inicial de cada cajetilla de tabaco en hasta 4 euros -suelen contener 20 cigarrillos-.

Esta nueva medida con respecto al tabaco aún está en fase de estudio inicial e iría ligada a una futura ley catalana de residuos, que el Govern de la Generalitat tiene en su agenda para el inicio de 2023. El proyecto depende del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural.

El borrador del proyecto también aborda los envases de un solo uso o las cápsulas de café, según han explicado a Efe fuentes de la Agencia de Residuos de Cataluña.

Sobre la tasa de 20 céntimos por cigarrillo, el director de este organismo, Isaac Peraire, ha detallado en una entrevista con El Periódico que «el objetivo es evitar que, como ha pasado hasta ahora, el 70 por ciento de las colillas generadas en Cataluña acaben en el suelo o en el mar».

En el último año con datos, 2019, se fumaron en Cataluña unos 8.500 millones de cigarrillos, con un porcentaje de población fumadora cercano al 20%.

Las colillas de tabaco suponen uno de los principales retos de los municipios en la limpieza de calles, por sus dimensiones pequeñas y la gran cantidad de unidades en el suelo, mientras que en las playas constituyen el residuo más abundante.

Para la futura ley, la Agencia de Residuos de Cataluña también plantea un posible impuesto sobre los productos de un solo uso, sean del material que sean, y en esta categoría entrarían vasos, tazas y también las cápsulas de café, aunque quedarían exentas las que sean reutilizables o compostables.

Otra de las medidas previstas es la prohibición, en el plazo de dos años desde la entrada en vigor de la ley, del envasado considerado «innecesario y superfluo» de productos alimentarios, según figura en la propuesta de la Agencia de Residuos.

Te puede interesar

Comentar ()