El Gobierno ha autorizado al Centro de Inteligencia Nacional (CNI) a que colabore con el juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama en la investigación sobre el espionaje a Pedro Sánchez, Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska. Una decisión que ha sido respondida por Pere Aragonès con la exigencia de que se desclasifique la información relativa al espionaje sufrido por él mismo y diversos miembros del Govern, presidentes del Parlament y dirigentes independentistas.

De hecho, el Gobierno no ha desclasificado documentación del CNI, sino que ha autorizado a su ex directora, Paz Esteban, a colaborar con en la investigación judicial sobre el espionaje al presidente y los ministros de Defensa e Interior, apuntan desde el Ejecutivo. Se autoriza también a los autores de los informes del Centro Criptológico Nacional que acreditaron el espionaje a Sánchez y estos ministros.

Se trata de un formalismo, añaden. Y apuntan que más allá de estas declaraciones el CNI no dispone de información relevante sobre la infección de los móviles institucionales con el programa espía Pegasus. El juez Calama abrió diligencias previas el pasado 26 de abril, apuntando a posibles delitos de descubrimiento y revelación de secretos, tras la denuncia presentada por la Abogacía del Estado

Espionaje del CNI

El CNI sí tiene información relevante sobre el espionaje a diversos dirigentes independentistas. De hecho, Esteban reconoció en la Comisión de Secretos Oficiales el espionaje a 18 personas, entre ellos Aragonès, Laura Borràs, Oriol Junqueras o Carles Puigdemont. Por eso el presidente catalán ha aprovechado el paso del ejecutivo para reclamar el mismo tratamiento con el espionaje del que ellos han sido víctimas.

«Esto demuestra que desclasificar documentos del CNI es posible, si se ha hecho con el espionaje» del que fue víctima el Gobierno «se tiene que poder hacer en casos en que las víctimas son del Govern» ha señalado el presidente catalán. «Si no es así la doble vara de medir se consolida».

En este contexto, Aragonès ha asegurado que «siguen los contactos» con el equipo de Pedro Sánchez para formalizar el encuentro que ambos pactaron para resolver la crisis provocada por el ‘Caso espionaje. Pero ha insistido en que no se conformará con «una fotografía». «Lo importante son los contenidos», entre los que ha enumerado la «transparencia sobre el espionaje» la asunción de responsabilidades y «garantías de que no volverá a pasar».

Encuentro Sánchez-Aragonès

El presidente de la Generalitat ha insistido que ese encuentro es imprescindible para retomar el diálogo iniciado con el Gobierno. Un diálogo al que ha asegurado que no renuncia, pese a la resistencia de Moncloa formalizar ese encuentro.

«Ahora quien se tiene que mover es el Gobierno» ha argumentado el presidente catalán. «Sobre todo para restaurar la credibilidad después de espionaje masivo». En este contexto, Aragonès ha apuntado a la comparecencia de Sánchez, este jueves ante el Congreso, como posible punto de inflexión. «Estaremos pendientes de sus explicaciones, de momento han sido insuficientes», tanto las explicaciones y como las medidas adoptadas.

Desde los indultos no se ha avanzado nada» lamenta Aragonès

En una comparecencia destinada a hacer balance de su primer año al frente de la Generalitat, Aragonès ha reconocido la «situación de bloqueo» en el diálogo con el Gobierno. El republicano ha insistido en su apuesta por el diálogo, «pero es evidente que no va como queríamos y los resultados no son los esperados».

Desde que Sánchez aprobó la concesión de los indultos, el pasado verano «no se ha avanzado en este ámbito», ha lamentado. «La persecución judicial sigue con el exilio y otros muchos pendientes de juicio».

En este contexto, ha lamentado la decisión del Tribunal Supremo, que se ha abierto a estudiar los recursos presentados por Vox y PP contra la concesión de los indultos a los líderes del procés.

El Supremo «en estos aspectos está altamente politizado, juzga en función de si a quién juzga» es de uno u otro partido, ha denunciado. «Defenderemos los derechos de los presos políticos» ha añadido recuperando el léxico del procés, «y lo mas eficaz para poner fin a la represión es una ley de amnistía, es lo que defendimos desde primer momento».