España

'Querellator' pide ahora a la FIFA que abra expediente sancionador a Rubiales y lo destituya

El entrenador Miguel Ángel Galán, cuya denuncia ha motivado que Anticorrupción inicie una investigación, acusa al presidente de la RFEF de incumplir el código ético del máximo organismo del fútbol | El denunciante ha acudido también al juez y al CSD

El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, consulta un papel este lunes durante la asamblea general.

El presidente de la RFEF, Luis Rubiales, consulta un papel este lunes durante la asamblea general.

El entrenador nacional Miguel Ángel Galán, conocido en la Federación Española de Fútbol (RFEF) como Querellator y cuya denuncia ha dado pie a la Fiscalía Anticorrupción a iniciar diligencias de investigación contra Luis Rubiales, ha pedido a la FIFA que abra expediente sancionador y destituya al máximo dirigente federativo al entender que el negocio con Arabia Saudí para la disputa de la Supercopa en dicho país y otras decisiones que ha adoptado desde que ocupa el cargo suponen el «incumplimiento» de su código ético.

En las últimas seis semanas, Galán -presidente del Centro Nacional de Formación de Entrenadores de Fútbol (CENAFE) y de la Asociación Transparencia y Democracia en el Deporte- ha acudido al Ministerio Público, al Consejo Superior de Deportes (CSD) y a los juzgados de Majadahonda (Madrid) para poner en conocimiento de estas instancias los hechos que viene revelando desde mediados de abril el diario El Confidencial en el marco de la Supercopa Files. A su juicio, revisten características de delitos de corrupción en los negocios y administración desleal, entre otros.

También ha llamado a la puerta del departamento de Compliance de la FIFA, que ya ha acusado recibo de su escrito. El denunciante quiere que el máximo organismo del fútbol a nivel mundial analice si Rubiales ha infringido su Código de Ética -en vigor desde el 1 de agosto de 2019- con diversas decisiones que ha tomado desde que ocupa el cargo (mayo de 2018), entre las que se encuentran algunas de las que incluyó en la denuncia que ha motivado que Anticorrupción esté realizando ya pesquisas.

También el presidente de la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), David Aganzo, anunció que denunciaría a la FIFA y a la UEFA el presunto espionaje ordenado por la Federación Española. Ésta niega dicha acusación.

Gran parte de las 68 páginas que integran el escrito enviado por Galán a Zúrich (Suiza), sede de la FIFA, tienen que ver con el contrato firmado con la Federación de Arabia Saudí para la disputa de la Supercopa. El acuerdo se alcanzó en 2019 y preveía la celebración de tres ediciones y una posible prórroga por tres más. El negocio se amplió para poder cobrar los 40 millones de euros correspondientes al canon de 2021 -se terminó disputando en España debido a la pandemia- y finalmente serán diez años, lo que reportará unos 400 millones.

El ‘comisionista’ Piqué

Galán llama la atención especialmente sobre el hecho de que el jugador en activo del FC Barcelona Gerard Piqué haya pactado una comisión de 24 millones de euros -a través de su empresa Kosmos Global Holding SL- por su labor de intermediación. Como ha reiterado este lunes durante la asamblea general el comisionado de Control Externo de la RFEF, Tomás González Cueto, dicha retribución la abonan directamente los saudíes sin que tenga nada que ver la Federación Española.

Durante la rueda de prensa ofrecida el pasado 20 de abril, Rubiales reconoció que la operación la propuso el futbolista, negando también que fuera la RFEF quien remunerara su trabajo. «Nosotros tenemos capacidad, pero no llegamos a todos los sitios. Son necesarios y por eso existen. Él mismo [Gerard Piqué] ha dicho que trabaja con LaLiga, que tiene grandes profesionales, con la UEFA… Es que son necesarios. Nosotros no llegábamos a Arabia Saudí. Ahora, una vez que lo traen, el que negocia con Arabia Saudí es la Federación», sostuvo.

A juicio del denunciante, los términos pactados en esa negociación supondría un incumplimiento del artículo 21 del Código de Ética de la FIFA, que prohíbe «aceptar, entregar, ofrecer, prometer, recibir, pedir o solicitar comisiones, en su beneficio o en el de terceros, por negociar o cerrar acuerdos u otras transacciones en relación con sus funciones» siempre que no estén reguladas «en un contrato comercial legítimo». El incumplimiento de esa obligación se castiga con una multa mínima de 10.000 francos suizos (unos 9.688 euros al cambio actual) e inhabilitación durante un periodo máximo de dos años.

La FIFA tendrá que analizar si el papel de Piqué en el negocio con los saudíes supone o no un conflicto de interés

Miguel Ángel Galán interpreta que también se ha incurrido en un conflicto de interés, por cuanto el defensa azulgrana «es jugador de uno de los clubes involucrados» en la disputa de la Supercopa de España e incluso «es dueño de otro club que está bajo el amparo de la RFEF: el Andorra». La operación con los saudíes es uno los extremos que investiga la Fiscalía.

Durante su intervención en la asamblea general celebrada este lunes, González Cueto ha dicho que, tras estudiar las normativas europea y española tanto en el ámbito público como privado, no ha encontrado «encaje» al posible conflicto de interés que se achaca a Piqué. «No entra en ningún concepto al uso ni en España, ni en Europa, ni en Estados Unidos. Sinceramente no existe», ha defendido.

El escrito enviado al departamento de Cumplimiento Normativo de la FIFA incluye también el supuesto pago irregular del alquiler del «piso de lujo» que Rubiales ocupaba junto a la madrileña Plaza de España. El denunciante se basa en el acuerdo adoptado por la asamblea general el 24 de julio de 2018, vinculando el abono de dicha cantidad a que el presidente «tuviera su domicilio habitual fuera de la Comunidad de Madrid». El máximo dirigente federativo estaba empadronado en esta región, por lo que no tendría derecho a cobrar esa ayuda adicional a su retribución.

El alquiler del «piso de lujo»

La Federación Española firmó el 20 de enero de 2020 con la empresa Urcingo SL un contrato por el que asumía el gasto de alquiler de la vivienda en la que pasaría a residir el máximo responsable en la capital de España. Ubicado en la planta 29 de la Torre de Madrid, en la confluencia de la calle Princesa y la Plaza de España, se trataba de un piso de tres habitaciones y 125 metros cuadrados de superficie por el que se abonaba una renta de 3.100 euros al mes.

La referencia a que el domicilio tenía que estar fuera de Madrid desapareció en el acuerdo adoptado por la asamblea en 2020. «Con el tenor literal de la frase para poder proveer una vivienda el domicilio habitual debe estar fuera de Madrid (viene a decir que alguien vive habitualmente fuera y viene ‘ocasionalmente’ aquí). Si se traslada el domicilio fiscal a Madrid y para ello además te censas en Madrid… creo que aquí podríamos tener algún problema», había reconocido el secretario general de la RFEF, Andreu Camps, en un correo interno publicado por El Confidencial.

González Cueto ha tratado de explicar este lunes a los asambleístas que Luis Rubiales vivía en Madrid por el hecho de que era presidente de la AFE y después máximo responsable de la RFEF, pero que «en otro caso» su residencia habría estado «fuera». Galán también puso esta circunstancia en conocimiento del Ministerio Público en su escrito de ampliación e, igualmente, figura en la denuncia presentada por el presidente del club Dux Internacional ante el CSD, que asegura estar estudiándola antes de decidir si la eleva al Tribunal Administrativo del Deporte (TAD).

«Hemos adulterado la competición»

También considera el presidente de la Asociación Transparencia y Democracia en el Deporte contrarios a los principios éticos de la FIFA la petición que le hizo Gerard Piqué a Luis Rubiales para que no se encuadrara al Andorra -club del que el futbolista es el máximo accionista- «en el grupo con los catalanes» y la confesión realizada por el presidente de la RFEF a su número dos tras impedir que el Deportivo de La Coruña disputara su decisivo partido con el Fuenlabrada a la vez que el resto de rivales en la última jornada de la temporada 2019/2020. «Tenemos un marrón. Hemos adulterado la competición. Hay que asumirlo», escribieron. 

De igual forma, el denunciante acusa a Rubiales de no haberse reducido el sueldo de manera proporcional en un 10 % cuando empezó a recibir retribuciones como vicepresidente de la UEFA a partir del 29 de mayo de 2019, según el acuerdo tomado por la asamblea general de la RFEF diez meses antes.

En el escrito con el que acusa recibo, la Comisión de Ética de la FIFA ha expresado a Miguel Ángel Galán su «agradecimiento» por la información proporcionada y que se pondrán en contacto con él «a su debido tiempo» de necesitar más documentación. «En aras de la claridad, por favor advierta que, en caso de las acusaciones relatadas a través de su correspondencia no se encuentren dentro de la esfera de competencia de esta Comisión de Ética y/o sean consideradas como un asunto interno, dicha queja podrá cerrarse y/o transmitirse a la asociación o confederación miembro correspondiente», señala.

Te puede interesar

Comentar ()