Cataluña | España

El Parlament aprueba la Ley del catalán entre referencias a Hitler y la Stasi

Josep González-Cambray, ene l Parlament durante el debate del uso del castellano en las escuelas Parlament

El Parlament ha aprobado este miércoles la Ley de uso de las lenguas oficiales en la enseñanza, conocida como Ley del catalán, pactada por PSC y comunes con ERC y JxCat. El texto, avalado por el Consejo de Garantías Estatutarias (CGE), ha recibido el rechazo frontal tanto de Vox, Cs y PP como de la CUP en un debate en el que se ha tachado el texto de «separatista e hispanófobo».

Ha sido el líder de Cs, Carlos Carrizosa, quien ha presentado una proposición de ley alternativa, rechazada por el resto de los grupos. El líder de la CUP, Carles Riera, ha acusado por contra a ERC y JxCat de «abrir la puerta a la educación bilingüe en las escuelas» con este texto.

La Ley se ha aprobado con 102 votos a favor y 29 en contra tras un debate duro en el que el líder del PSC, Salvador Illa, ha sido blanco principal de los ataques de los partidos constitucionalistas, que se ha cerrado con una inesperada intervención del presidente de la Generalitat.

Pere Aragonès ha agradecido el «gran acuerdo de país sobre la lengua y la escuela catalanas» ante «las amenazas de los últimos años». Y ha invitado infructuosamente a la CUP a sumarse a ese acuerdo, que para ERC y JxCat blinda la inmersión y para PSC y Comunes ratifica por primera vez el uso del castellano como lengua vehicular.

Lengua y nación

Antes de eso, el popular Alejandro Ferández ha denunciado los lazos entre el nacionalismo catalán y el alemán. «Para los nacionalistas la lengua configura la nación», ha apuntado, recordando que para Hitler, «Alemania es donde se habla alemán, y ya sabemos a donde condujo eso». Una tesis que ha comparado con el pancatalanismo nacionalista que se expresa en la formulación de los Països Catalans.

«A nadie se le ocurre que Argentina forme parte de España porque hablan español, estas cosas solo se nos ocurren aquí», ha ironizado. El dirigente popular ha advertido además del fracaso de la inmersión lingüística, ante el retroceso del uso social del catalán.

Dicen que el catalán se está muriendo, yo diría que más bien lo matarán ustedes de tanto quererlo

Los nacionalistas, ha añadido, «dicen que el catalán se está muriendo, yo diría que más bien lo matarán ustedes de tanto quererlo, porque vulnerando derechos y saltándose la ley no salvarán al catalán». Al final, ha concluido que «tendrán una lengua de independentistas y para independentistas y hoy dan un paso más en este camino».

Carrizosa, por su parte, ha denunciado las «décadas de abusos y represión lingüística» desde entidades como Òmnium y Plataforma por la Lengua, a las que ha tachado de «Stasi de la lengua».

Stasi del catalán

Para el dirigente naranja, esta ley «separatista e hispanófoba» es la «culminación de las traiciones del PSOE», que a su juicio empezaron con «la eliminación del castellano como lengua vehicular en toda España» en la Ley Celáa. Ahora, ha lamentado, PSOE y Podemos pactan esta ley «que dice que el catalán es vehicular pero castellano no».

Un texto con el que el PSC «asume el catecismo nacionalista de Torra al decir que para integrarse hay que hablar catalán y hacer castells«.

Juan Garriga, portavoz de Vox, ha señalado también la responsabilidad del PP, junto a los socialistas, en la aplicación de la inmersión lingüística en las últimas décadas. «Ni González y ni Aznar, combatieron la ley» de normalización lingüistica, primero, y de inmersión después, ha recordado.

Reconocimiento del castellano

Por contra, la socialista Ester Niubó ha defendido que esta ley «reconoce por primera vez el castellano como lengua vehicular, no solo queda garantizada su enseñanza sino la enseñanza en esta lengua». Y ha destacado que el CGE lo constata en el dictamen emitido este martes, que da por ajustado al marco estatutario el texto pactado por los socialistas.

Niubó ha lamentado, por contra, que el Govern haya «roto el consenso» en el decreto aprobado la semana pasada para esquivar la sentencia del 25%. La socialista ha acusado al ejecutivo de «provocar al tribunal diciendo que no caben criterios numéricos. Qué son los horarios sino criterios numéricos, van a acabar con horas de ingles u otras materias» se ha preguntado.

Por contra, a la portavoz de los Comunes, Jessica González, le preocupan más las críticas de la CUP. «No es cierto que introduzcamos el castellano en vez del catalán, lo que hacemos es dar herramientas a docentes y protegerlos de los embates jurídicos» ha asegurado.

El diputado de JxCat Francesc Ten, por su parte, ha confirmado los temores de la derecha al asegurar que esta ley es «importante para el catalán» porque la inmersión en las escuelas debe ser «la palanca para recuperar hablantes y recuperar el uso social». Un objetivo que a su juicio justifica que el catalán sea «la lengua de uso normal de acogida» de los inmigrantes.

Te puede interesar

Comentar ()