España

Bolaños equipara el papado de Francisco con el Gobierno de Sánchez, dos personas "buenas"

El papa Francisco y el ministro Félix Bolaños, durante su audiencia en el Vaticano.

El papa Francisco y el ministro Félix Bolaños, durante su audiencia en el Vaticano. EFE

El Papado de Francisco y el Ejecutivo de Pedro Sánchez, son, a juicio del ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, equiparables por «compartir los mismos valores que inspiran a la Iglesia católica y la acción de Gobierno», esto es, «el diálogo, la solidaridad y el trabajo por las personas con más dificultades.

Pero no sólo, porque tras declararse «impresionado» por haberse encontrado con «un hombre bueno», ha venido a atribuir también esa cualidad al jefe del Ejecutivo y defender que cuando las cosas están en manos de «personas buenas eso mejora la vida de la gente, algo que nosotros hacemos prácticamente todas las semanas», en alusión a las decisiones que se toman en el Consejo de Ministros.

Bolaños ha sido recibido en Audiencia privada por el Papa por espacio de 50 minutos. Es el segundo ministro al que recibe Francisco, que también se reunió en diciembre del año pasado con la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. En una comparecencia posterior ante la prensa, -en la que ha sido presentado por la ex ministra de Educación, Isabel Celaá, embajadora ante el Vaticano-, el ministro ha dicho sentirse «muy honrado de haber sido recibido. De haber comprobado el profundo conocimiento que el Papa tiene de los temas de España y el cariño a nuestro país».

Bolaños le ha reiterado la invitación de Sánchez para que visite España

En este sentido, el titular de Presidencia le ha trasladado un saludo de Pedro Sánchez y reiterado la invitación de visitar España «cuando buenamente pueda. Tiene las puertas abiertas para cuando lo considere oportuno». La cita de este lunes le ha resultado «inspiradora» ante un pontífice que «trasciende la Iglesia católica». Además, ha explicado que la voluntad del Gobierno es mantener la «senda del diálogo con la Iglesia para arreglar asuntos de interés común», inaugurada por la ex vicepresidenta Carmen Calvo. En este sentido. la interlocución con el responsable de la Conferencia Episcopal, Juan José Omella, «es continúa y queremos apostar por ese diálogo para buscar soluciones compartidas».

En todo caso se han soslayado las cuestiones más espinosas con el Vaticano como son las inmatriculaciones de la Iglesia o el IBI. No era el escenario para entrar la detalle. Para ello están los grupos de trabajo conjuntos, Por lo demás, «se han puesto en valor los acuerdos que hemos alcanzado y que esperamos alcanzar. Por su puesto, habrá puntos de divergencia, pero ahí es donde más importante hablar», ha explicado el ministro.

Sobre la cuestión de la pederastia han compartido la preocupación por «proteger a todas las victimas y en esa línea vamos a trabajar». Asimismo el Gobierno ha iniciado «una vía de trabajo para esclarecer los hechos y queremos que la Iglesia colabore».

Aceite, azafrán y plátanos

El Papa le ha trasladado que se recupera su su lesión de rodilla y Bolaños le ve «con fuerza y capacidad para seguir con su pontificado y comprometido con la labor que está haciendo». En el tradicional intercambio de obsequios, le ha regalado todos sus encíclicas, una figura de bronce que representa la fraternidad y la medalla de su noveno año de su pontificado «y espero recibir muchas más».

Él, a cambio, ha obsequiado al pontífice con una copia iluminada de un extracto de las Cantigas de Santa María, que son canciones dedicadas a la virgen y realizadas en el escritorio del Rey Alfonso X, a quien se le atribuye el impulso de la Escuela de Traductores de Toledo, expresión de la convivencia de las tres religiones monoteístas. La reproducción ha sido realizada por alumnos de la Escuela Taller de Encuadernación Artística de Patrimonio Nacional, creada para la inserción laboral de personas jóvenes desempleadas.

También le ha obsequiado con productos del campo español: azafrán de Villafranca de los Caballeros (Denominación de origen La Mancha), dos botellas de aceite de oliva de dos cooperativas de Jaén y plátanos cultivados en la isla de La Palma, como gesto de reconocimiento ante el Santo Padre del comportamiento ejemplar y solidario del pueblo palmero durante la erupción del volcán.

Te puede interesar

Comentar ()