Elena García Cazorla (Madrid, 1970) lleva 27 años dedicada a la defensa de los derechos de las personas extranjeras en España y viendo las dificultades a las que se enfrentan para regularizar su situación y poder entrar en el mercado laboral. Principalmente, destaca las burocráticas y reflexiona: «No nos ponemos en la piel de los demás».

Poco después de que el ministro de Migraciones José Luis Escrivá anunciara una nueva normativa para facilitar la contratación de inmigrantes en los países de origen y facilitar la cobertura de mano de obra en sectores como la hostelería o la agricultura, la abogada, que ejerce tanto en el turno de oficio como por cuenta privada en un despacho que comparte con su marido en plena Gran Vía, reivindica: «No hace falta una nueva normativa, sino que se cumpla la existente. Los inmigrantes pasan nueve meses sin poder trabajar, con las cuentas bloqueadas en el banco, sin poder hacer gestiones, ni sacar dinero, porque la Administración del Estado no tramita sus expedientes».

Presidenta de la sección de Extranjería en el Colegio de Abogados de Madrid, miembro de la Asociación de Abogados y Abogadas Extranjeristas y profesora de Derecho de la Unión Europea en la Universidad Rey Juan Carlos, la letrada comparte su conocimiento del sector en nuestro podcast ‘Con todas las de la ley’ y lamenta que los trámites para conseguir los permisos de extranjeros de alta cualificación, a quienes las empresas reclaman para trabajar por salarios que van de los 40.000 a los 100.000 euros, son mucho más rápidos que los de las empleadas de hogar o trabajadores con salarios bajos.

La abogada Elena García Cazorla, junto a su despacho en la Gran Vía de Madrid. El Independiente.