España | Tribunales

La relación entre el PP y su abogado externo Jesús Santos, en la cuerda floja

La formación de Núñez Feijóo no niega su descontento con la estrategia del penalista que les representa en los tribunales y el responsable jurídico del partido, Alberto Durán, tras retirar el recurso contra la sentencia de la reforma de la sede de Génova

El abogado del PP, Jesús Santos, a su llegada al juicio por la presunta 'caja B' del PP.

El abogado del PP, Jesús Santos (izda), a su llegada al juicio por la reforma de la sede de Génova. EP

La relación entre el Partido Popular y el abogado Jesús Santos, que ha defendido y representado a la formación en los últimos juicios del caso Gürtel y también lo hizo en el de la destrucción de los ordenadores del extesorero de la formación, Luis Bárcenas (en este último con una absolución para el partido) se ha visto resentida la última semana.

La actual dirección del PP, con Alberto Núñez Feijóo al frente, hizo algo nunca visto hasta la fecha. Rectificó públicamente al responsable de la estrategia jurídica del partido, el abogado Alberto Durán, afirmando que conocieron por la prensa que la formación presentó pocos días antes del Congreso Nacional que legitimó a Feijóo como líder, en sustitución de Pablo Casado, un recurso de casación contra la sentencia de la Audiencia Nacional que condenó al PP como partícipe a título lucrativo por irregularidades contables en la reforma de la sede nacional del partido en la céntrica calle Génova de Madrid. Dicho recurso, que firmó el letrado Jesús Santos, pedía la absolución del extesorero del partido, Luis Bárcenas.

Sólo con la absolución de éste se podía conseguir también la absolución del PP en la causa, pero, después de que la prensa amaneciera con el titular de que el PP pedía la absolución de Bárcenas por el pago de parte de la reforma de la sede de Génova con dinero negro, el vicesecretario institucional del PP y responsable de Justicia, Esteban González Pons, trasladó en rueda de prensa que «entendemos que entra dentro de la lógica de la defensa de la honorabilidad del partido pues estamos seguros de que el PP es inocente y fue injustamente condenado. Pero, en este caso, la estrategia jurídica choca con la lógica política y cuando la estrategia jurídica no puede explicarse políticamente, esta dirección piensa que debe pesar más la política que la estrategia jurídica. Por eso, la dirección del partido ha tomado esta mañana con todos perjuicios que eso conlleva la decisión de retirar ese recurso. No lo conocíamos y, al conocerlo, no lo compartimos. Por lo tanto, el comité de dirección ha decidido que ese recurso se retira hoy mismo». En la sentencia de la Audiencia Nacional, el partido fue condenado a pagar 123.669 euros, que es la cantidad por la que se le consideró responsable civil subsidiario del impago del Impuesto de Sociedades de 2007 en la reforma de la sede nacional del partido.

Después de la citada rueda de prensa, fuentes del PP consultadas por El Independiente no ocultan su malestar con el responsable jurídico del partido, Alberto Durán, así como con la estrategia de defensa seguida en este caso por el prestigioso abogado y exfiscal de la Audiencia Nacional Jesús Santos que representa a la formación desde 2013. Este diario ha intentado recabar la versión del letrado al respecto, sin éxito.

Cada etapa, un abogado

Cuando saltó el escándalo del dinero que Bárcenas atesoró en Suiza y fue citado a declarar en el Tribunal Supremo, vía que derivaría en el caso de corrupción Gürtel con diversas ramificaciones que afectaron directamente al PP, la formación puso su confianza en el abogado Javier Iglesias.

Según los audios requisados al comisario investigado José Manuel Villarejo e incorporados a la pieza Kitchen del caso Tándem -en la que se ha investigado el espionaje a Bárcenas y su familia para recuperar la información sobre la financiación irregular del PP que atesoraba-, dicho abogado habría buscado un acercamiento al extesorero y su familia para pactar su silencio.

Una vez publicados en El País los famosos papeles de Bárcenas, con la contabilidad paralela o irregular del partido procedente, supuestamente, de donaciones de empresarios que buscaban ser beneficiados por los gobiernos populares, la formación prescindió de Iglesias y depositó su confianza en el ex fiscal Jesús Santos, incorporado al despacho internacional Baker & McKenzie. En dicho despacho también se ha ocupado de la defensa de importantes personalidades como el expresidente del BBVA, Francisco González, también en el caso Villarejo, del magnate ruso Mijaíl Fridman o de la propia ex secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal.

Estrategia «cobarde y deslavazada» en la era Rajoy

Fuentes de la defensa de condenados en el caso Gürtel consultadas por este diario consideran que el Partido Popular tuvo una estrategia judicial «cobarde y deslavazada» desde que saltó el escándalo. Una estrategia de la que acusan a Mariano Rajoy porque «por su inacción al respecto, por no tomar decisiones y dejar que miembros de su partido [en referencia a María Dolores de Cospedal primero con Bárcenas y posteriormente con Soraya Sáenz de Santamaría] se enfrentaran y no hubiera unidad».

Dichas fuentes trasladan que, en una ocasión, concretamente a principios de 2014, el entonces jefe de Gabinete de Mariano Rajoy, Jorge Moragas, fue advertido de «la que se venía encima en Valencia», en referencia a los primeros juicios contra la corrupción de los responsables del partido en dicha comunidad. «No quiso saber nada al respecto, no quiso escuchar lo que se le decía», trasladan las fuentes jurídicas consultadas como ejemplo de la inacción del partido durante la etapa de Rajoy respecto a su estrategia jurídica. Dichas fuentes consideran que no hubo unidad dentro del partido a la hora del mensaje que trasladar al exterior y que todo se centró en un plan «político, no jurídico».

Precisamente la sentencia de la Audiencia Nacional por la primera época de Gürtel, en la que se condenó al PP como partícipe a título lucrativo (beneficiario sin ser consciente de la actividad delictiva juzgada) y se certificó la existencia de la caja B o contabilidad irregular del partido en referencia a las actividades del Grupo Correa con la colaboración de los alcaldes populares de Majadahonda y Pozuelo (Madrid), provocó la salida de Rajoy del Gobierno tras salir adelante la moción de censura del PSOE contra él. Pablo Casado, ya en la oposición a Pedro Sánchez, se desligó de la anterior etapa del partido respecto a las investigaciones por corrupción. Esa fue su estrategia cuando se celebró el juicio por la reforma de la sede de Génova. «El PP no volverá a hablar de cuestiones pasadas en las que no ha tenido ninguna responsabilidad», afirmó cuando fue preguntado por la sentencia de la reforma de la sede de Génova.

Ya con Alberto Núñez Feijóo al frente del partido, la primera decisión dentro de su estrategia jurídica ha sido retirar el recurso de casación que podría evitar al partido pagar los más de 100.000 euros que se le exigen por responsabilidad civil subsidiaria porque la «estrategia jurídica choca con la lógica política».

Te puede interesar

Comentar ()