España | Política Pieza Kitchen

Bárcenas rechazó pactar su silencio con el PP: "Arrieritos somos"

La esposa del extesorero del Partido Popular, Rosalía Iglesias, rechazó el trato propuesto por un interlocutor del partido de Rajoy, según trasladó el chófer de Bárcenas a Villarejo en una de las conversaciones que grabó el comisario

El ex tesorero del PP Luis Bárcenas, en una imagen de archivo. EUROPA PRESS

El ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas rechazó llegar a un acuerdo propuesto por la formación de Mariano Rajoy para que no revelara toda la información comprometedora que conocía y guardaba sobre altos cargos del partido una vez estalló la operación Gürtel, en la que comenzó a investigarse una contabilidad paralela desde casi dos décadas atrás.

Al no aceptar ese trato, el Gobierno impulsó una operación «parapolicial» en la que puso al servicio de los intereses del Partido Popular órganos superiores del Estado y fondos reservados de Interior para recuperar los documentos en poder del ex tesorero que comprometían al partido. La cúpula de la Policía Nacional en ese momento (año 2013) coordinó el denominado operativo Kitchen, en el que se hicieron seguimientos a Bárcenas y su entorno más cercano y del que Rajoy habría tenido «conocimiento», según la Policía.

Así se desprende de una extensa conversación mantenida entre Sergio Ríos Esgueva, el chófer y persona de máxima confianza del ex tesorero del PP al que los policías del operativo captaron como confidente, y el comisario José Manuel Villarejo, quien recibía los informes de sus avances para hacerse con audios y documentos en manos del jefe, al que llamaba ‘el señor’. A su esposa, Rosalía Iglesias, la llamaba ‘la señora’. Los agentes de la Unidad de Asuntos Internos recogieron la transcripción en un informe entregado al juez José de la Mata, que instruye la caja B o Papeles de Bárcenas en la Audiencia Nacional, y al que ha tenido acceso El Independiente.

«Luis está para la Justicia»

En dicha conversación, el conductor explica que un enviado del Partido Popular (Javier) propuso un trato a Bárcenas por medio de su mujer que ésta rechazó alegando que preferían ir por la vía de la Justicia, que el trato entre las dos partes quedaba anulado y que «arrieritos somos».

Chófer.-«Vale, pues ahí estuvieron y fíjate cómo se dio la conversación que le dijo la señora: toma mi teléfono. ¿Qué te crees, que te estoy grabando la conversación? ¿Tú me estás grabando a mí, Javier? Dice: Me estás preguntando cosas que sabes. Se mosqueó la señora. De hecho, me contó la señora, la señora me dijo: ‘Bueno, no te pongas así que de verdad que yo intento, sé que mi situación es muy difícil y tal. Y dijo: ‘Venga, te llevo a casa’. Y dijo: ‘No, mi marido me ha dicho que solamente me subo al coche con Sergio’.
Villarejo.-Joder, joder…
C.-O sea que terminarán… Y por la noche recibió un mensaje de Don Javier y le dijo: ‘He hecho lo que me has dicho, he finiquitado todo tipo de trato. Un abrazo’. Y me dijo ella: ‘Fíjate, en vez de un beso, un abrazo, cuando el papelón nos lo ha puesto a nosotros’.
V.-¿Ése es el mensaje que mandó éste… Javier, dices?
C.-Sí, por la noche. El domingo por la noche.
V.-Que he finiquitado todo. ¿En qué sentido?
C.-Porque le dijo ella: ‘Dile a con quien vas que no hay ningún tipo de trato, que no hay nada, que ahora Luis no está por la labor de la prensa porque ya os lo hemos demostrado, pero Luis está para la Justicia y que arrieritos somos y que…’.

De la conversación se desprende, nuevamente, el poder que tenía el ex tesorero del PP para poner en apuros a altos cargos del partido con la información de la que disponía porque en los asuntos que trató había «más comensales», como dijo su chófer a Villarejo.

Villarejo.-Y que cada uno con lo suyo.
Chófer.-Y que cada uno lo suyo, dice. Y le dijo: ‘Porque bien tú sabes cómo han sido las cosas, bien sabes quién te lo está diciendo y sobre todo lo sabe el que lo tiene que saber’.
V.-Ahhh.
C.-Vamos a ver, éste no es ningún… Bueno, qué te voy a decir yo a ti.
V.-Sí; no,no, no…
C.-Éste no es ningún santo, pero está claro que se está pegando una comilona [en la] que ha habido más comensales. Y se la está comiendo él solo, obviamente.

«Indemnización en B»

Según la misma conversación, el interlocutor del partido habría ofrecido a Bárcenas 300.000 euros en negro para llegar a un acuerdo, así como le habría mostrado una grabación sobre pagos irregulares en la que supuestamente aparecía Rajoy con la que poder extorsionar a la formación. Pero los puentes entre Bárcenas y este interlocutor saltaron por los aires por la desconfianza que generó en el ex tesorero, según transmitió su conductor a Villarejo.

Villarejo.-…se ha, se ha tirao p’atrás ¿no? Y ahí el de, lo de, lo que me jode es lo de este Javier, macho. ¡Cómo se ha equivocado el tío éste!
Chófer.-Se ha equivocado, se ha equivocado. Y tenía ahí un puente. Todo fue…
V.-¿Y por qué se ha equivocado, por, por, por…?
C.-Primero por intentar… Es que, vamos a ver. La sospecha del señor, porque la señora lo ha dicho claramente. Era que él debe tener alguna cosa con Casals o con Arenas por parte de Galeote, dice. Porque parte de la conversación que le dieron, éste detectó que no era de Rajoy y éstos le estaban vendiendo la bicicleta que era de Rajoy y le ofrecieron la indemnización en B. Oye, te lo van a embargar, es una salida. Y ya fue cuando dijo: ‘Vamos a ver, que tiene dinero mi mujer, mi familia sabéis que tiene dinero suficiente. Como si tienen que vender las casas, que me van a ayudar, que no te preocupes’.
V.-Ya, ya. Es que eso…
C.-¿Sabes? Trescientos mil euros. Yo creo que esta gente, solamente con las casas que tienen en Astorga lo cubren de sobra.
V.-De sobra.
C.-De sobra. Dice: No os preocupéis por mí, pero, vamos, que me digas eso… Y luego lo del comentario de ‘Y tú no crees que Arenas, eh, dijo que Rajoy sabía lo de las cuentas pero lo engañó. A lo mejor ha sido Arenas el que le ha engañado todo’ y le llaman el Bocanegra.
V.-Sí, sí.

Comentar ()