Dos concejales del Partido Popular (PP) del Ayuntamiento se han marchado este martes del acto de presentación del Orgullo de Madrid por las críticas al alcalde, José Luis Martínez-Almeida.

La responsable del área delegada de Turismo del Ayuntamiento, Almudena Maíllo, y el concejal presidente de los distritos de Centro y Salamanca, José Fernández, han la rueda de prensa para presentar el Orgullo de Madrid (MADO) ante las críticas vertidas hacia el alcalde, José Luis Martínez-Almeida.

Maíllo y Fernández se han ido de la sala del Museo Thyssen en la que se ha presentado el Orgullo cuando Uge Sangil, presidenta de Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans, Bisexuales, Intersexuales y más (FELGTBI+), ha comenzado a criticar a Almeida y ha dicho que no es el alcalde de todos los madrileños. «Nosotras somos la bandera. El señor alcalde no representa a toda la ciudadanía», ha asegurado. 

Una vez se han marchado los ediles del PP, la vicealcaldesa, Begoña Villacís (Ciudadanos), que ha participado en la rueda de prensa, ha subrayado que el Orgullo “ha sido defendido y preservado” por el Gobierno de PP y Ciudadanos.

Sobre la moderación

La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Mar Espinar, no cree que el Orgullo esté en peligro porque «está muy por encima del alcalde, José Luis Martínez-Almeida, y de las promesas vacías de la vicealcaldesa, Begoña Villacís».

A su llegada a la presentación de las actividades del Orgullo, la socialista ha celebrado que la reivindicación y la fiesta vuelva a las calles de Madrid esperando «que el Gobierno del Ayuntamiento esté a la altura».

«Confiamos en que el Ayuntamiento finalmente, a pesar de todos los amagos, esté a la altura de lo que es Madrid», ha declarado la edil a la prensa antes de enviarle un recado a Almeida, que en este «cambalache político» al que somete al Consistorio «ahora hable con el recién elegido presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, sobre cómo es eso de la moderación, a ver si así gobierna esta ciudad un poquito mejor».

En todo caso, la edil ha puesto el acento en que las asociaciones organizadores del Orgullo están informando de «los problemas que estaban teniendo tanto con el Ayuntamiento como con aquellas cosas que no acaban de cuajar». «Confiamos en que este Ayuntamiento esté a la altura de lo que representa Madrid», ha insistido.