El proyecto de la Guardia Civil para instalar puntos de recarga de vehículos eléctricos con cargo al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia alcanzará al 58,4 % de los acuartelamientos que el Cuerpo tiene repartidos por todo el país, según la estimación inicial que ha realizado la Dirección General. La cobertura definitiva, no obstante, está condicionada a la rebaja económica que pueda conseguir en el proceso de licitación.

La Guardia Civil cuenta actualmente con una flota formada por 18.000 vehículos de tracción mecánica (ligeros, pesados y especiales), casi en su totalidad propulsados por motores de gasolina o diésel. Pero, en cumplimiento de las directrices marcadas por el Ministerio para la Transición Ecológica, el Cuerpo que dirige María Gámez ha empezado ya a adquirir coches con sistemas de motorización eco-eficientes, entre ellos los de tipo eléctrico a batería y los híbridos enchufables. En lo que va de año, ha sacado a concurso la compra de 510 vehículos de diversos tipos por 15,45 millones de euros (impuestos excluidos).

«El proyecto de adquisiciones de estos vehículos eléctricos se presume continuo y tendente a la sustitución de la gran mayoría de los vehículos térmicos, por lo que el uso de estos nuevos medios será generalizado en un futuro muy próximo en todas la unidades del Cuerpo de la Guardia Civil distribuidas por todo el territorio nacional», asegura la Dirección General.

El proyecto cuenta con un presupuesto de 9,67 millones y se financiará con cargo al Plan de Recuperación

Bajo esta premisa, la Jefatura de Asuntos Económicos sacó a licitación a finales de julio la adquisición e instalación de una red de puntos de recarga en sus cuarteles con vistas a su implantación en 2023. En total, el objetivo es colocar al menos 1.396 equipos de distintas características (de entre 7,4 y 150 kilovatios), ascendiendo el presupuesto máximo a 9.678.669 euros (impuestos incluidos).

Se trata de una iniciativa financiada con cargo al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (Next Generation UE) en el marco del componente 11: ‘Plan de transición energética en la Administración General del Estado’, destinado a fomentar la rehabilitación de edificios, mejorar la eficiencia, la movilidad sostenible -medida concreta en la que se circunscribe la actuación de la Guardia Civil- y el despliegue de las energías térmica y eléctrica.

Tipos de puntos de recarga y precio estimado por la Guardia Civil.

La ejecución del proyecto ha sufrido cambios tanto en el calendario como en el número de equipos. Inicialmente, la actuación consistía en la instalación de 1.064 puntos de recarga en 2022 y 1.136 durante 2023. Pero la Guardia Civil ha alegado ahora que le resulta «imposible» ejecutar la parte correspondiente a este año por la tardanza en disponer del presupuesto (finales de mayo de 2022), por lo que la inversión se concentrará en 2023.

En principio, tampoco se cumplirá el número de puntos de recarga previsto inicialmente. Serán 1.393 equipos, si bien la cifra total dependerá de los precios a los que se terminen adjudicando. La Dirección General ha elaborado un listado con otras 992 localizaciones, algunas de las cuales entrarían en esta remesa si la empresa ganadora se ofrece a prestar el servicio por debajo del precio calculado. La mayoría quedaría pendiente de futuras disponibilidades presupuestarias.

Distribución territorial de los puntos de recarga

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Por comunidades, es Andalucía en la que está previsto que se habilite un mayor número de puntos de recarga: 266. Le siguen la Comunidad Valenciana (151), Madrid (143), Castilla y León (137) y Castilla-La Mancha
(120). Exceptuadas las ciudades autónomas de Melilla (8) y Ceuta (10), donde menos equipos se instalarán será en Navarra (20) y Cantabria (22).

La Guardia Civil recibirá ofertas hasta las nueve de la mañana del próximo 19 de septiembre. La intención inicial es que la adjudicación se resuelva en el último trimestre del año a fin de que los trabajos -con un plazo de nueve meses- puedan empezar a ejecutarse a principios de 2023.