España

El viaje de Bolaños a Roma para ver al Papa: seis asesores y 1.493 euros de gasto más el Falcon

El gasto del desplazamiento del ministro para la audiencia privada con el pontífice es casi siete veces superior a lo que Yolanda Díaz dice que costó el suyo: 224 € | El titular de Presidencia admite que usó una aeronave del Ejército, dato que Sánchez oculta

El ministro Bolaños entrega al Papa Francisco una copia iluminada de un extracto de las Cantigas de Santa María.

Bolaños entrega al Papa una copia iluminada de un extracto de las Cantigas de Santa María. POOL MONCLOA

El viaje que el ministro de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, realizó el pasado mes de junio a El Vaticano para reunirse con el Papa Francisco supuso un gasto para el erario de 1.493,32 euros (sin incluir el gasto del Falcon), una cifra que representa casi siete veces más de lo que la vicepresidenta Yolanda Díaz asegura que costó su desplazamiento para ver al pontífice (224,36 euros).

Bolaños voló a Roma para mantener el pasado 13 de junio una audiencia privada con el santo padre, con el que intercambió impresiones acerca de diversos temas de actualidad como la crisis de refugiados provocada por la invasión de Ucrania por parte de Rusia. El encuentro tuvo lugar seis meses y dos días después de que el máximo representante de la Iglesia recibiera a la ministra de Trabajo y Economía Social.

En respuesta a una solicitud de información tramitada a través del Portal de la Transparencia, el Ministerio de la Presidencia ha detallado la identidad del personal de libre de designación que acompañó a Félix Bolaños en este desplazamiento y el gasto desglosado que supuso para el presupuesto público, al tiempo que ha confirmado el empleo de una de las aeronaves pertenecientes al Ejército del Aire para el traslado de la delegación.

El gasto que detalla Bolaños es casi siete veces superior al que Yolanda Díaz dice que costó su viaje al Vaticano: 224 euros

Junto con el personal de seguridad, el ministro viajó acompañado de seis asesores. A saber: el subsecretario, Alberto Herrera Rodríguez; el director y la directora adjunta de gabinete, Rafael Oñate y María Eugenia de la Cera, respectivamente; la directora de Comunicación, Esther de la Mata; la subdirectora general de Libertad Religiosa, Mercedes Murillo, y el responsable de Protocolo del Ministerio de la Presidencia, José Vicente Monleón.

La mayor parte del gasto corresponde a la compra de los dos billetes para el traslado desde Madrid a Roma de la Directora de Comunicación y el responsable de Protocolo (972,76 euros, a razón de 486,38 euros por pasaje). Éstos viajaron 48 horas antes de la cita con el Papa -el vuelo tenía programada la salida a las 8.42 horas del 11 de junio- en aerolínea comercial.

De acuerdo con la información facilitada, el ministro y los cuatro asesores restantes volaron al día siguiente en un avión Dassault Falcon 900B perteneciente al Grupo 45 del Ejército del Aire que partió a las 17 horas del aeródromo de Torrejón de Ardoz. Fue el mismo modelo de aeronave que trajo de vuelta a España a las citadas siete personas horas después del encuentro en El Vaticano y de la rueda de prensa que ofreció el ministro en la Embajada de España ante la Santa Sede.

Cargador Cargando…
Logotipo de EAD ¿Tarda demasiado?

Recargar Recargar el documento
| Abrir Abrir en una nueva pestaña

Concretamente, la salida desde el aeropuerto de Roma-Ciampino se programó a las 14 horas, lo que permitió al titular de Presidencia llegar a tiempo para asistir al acto oficial con el que el Ayuntamiento de Madrid nombró Hija Predilecta de la ciudad a Almudena Grandes y a participar en «diversas reuniones preparatorias» del Consejo de Ministros que se celebró al día siguiente (14 de junio).

Opacidad de Pedro Sánchez

El nivel de detalle ofrecido por el departamento que dirige Félix Bolaños respecto al uso de un avión oficial para desplazarse a la capital italiana contrasta con la opacidad que viene demostrando la Presidencia del Gobierno cuando se le han requerido datos sobre los viajes en Falcon de Pedro Sánchez, ya sea en sede en parlamentaria o a través de transparencia. Y ello pese a que los tribunales han amparado el derecho a conocerlo.

La respuesta de Moncloa siempre es la misma: «La información sobre movimientos de aeronaves militares, así como los planes de protección de autoridades y pasajeros y, en concreto, los informes y datos estadísticos sobre movimientos de fuerzas, buques o aeronaves militares, tienen la consideración de materia clasificada en virtud del acuerdo del Consejo de Ministros de 28 de noviembre». Si es reservada, ¿por qué los ministros no tienen problemas en revelar los detalles de sus desplazamientos en Falcon o helicópteros del Ejército del Aire una vez realizados y para el presidente constituye un secreto?

El ministro reconoce que usó un Falcon, dato que Pedro Sánchez oculta por sistema con el argumento de que es «materia clasificada»

Además de los 972,76 euros correspondientes a los dos billetes de avión para el traslado de dos de los seis asesores, el gasto del viaje a Roma de la delegación del Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática incluye 443 euros en manutención y 77,56 euros en locomoción. «No se generaron gastos de alojamiento, dado que la pernoctación se realizó en la Embajada de España ante la Santa Sede», precisa la respuesta.

Sin incluir el uso del Falcon para los desplazamientos de ida y vuelta, la audiencia privada de Bolaños y el Papa Francisco supuso un desembolso de al menos 1.493,32 euros. Esta cifra es muy superior al gasto en que el Ministerio de Trabajo y Economía Social ha cifrado el viaje de Yolanda Díaz a El Vaticano para reunirse con el pontífice: 224,36 euros, según la información ofrecida por dicho departamento a un periodista de Abc vía transparencia. La vicepresidenta segunda, que también recurrió al Falcon, viajó acompañada en esa ocasión por siete asesores.

El pasado 20 de junio, el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) estimó la reclamación presentada por una solicitante que había intentado sin éxito que Trabajo y Economía Social detallase el coste de todos los viajes oficiales realizados por Yolanda Díaz en los dos meses anteriores -la petición la registró el pasado 12 de diciembre, justo al día siguiente de la audiencia privada que mantuvo aquélla con el Papa- y específicamente si el desplazamiento a El Vaticano «se financió con dinero público o no».

El ministerio inadmitió la solicitud de derecho de acceso invocando que la información requerida estaba «en curso de elaboración», por lo que no podía determinar el coste total. Este argumento fue rechazado por la autoridad independiente encargada de promover la transparencia en la actividad pública, que consideró que no concurría la causa alegada al no haberse justificado «de forma expresa y detallada». Esgrimir ese motivo, razonó, suponía una «limitación desproporcionada del derecho».

«Es preciso remarcar en este punto que la información solicitada se refiere a viajes que ya han sido realizados, por lo que la información o datos sobre el coste ha de figurar de algún modo», zanjó el CTBG. Este órgano le dio a Trabajo y Economía Social un plazo máximo de diez días hábiles para satisfacer la petición de la solicitante, disponiendo hasta el 20 de agosto para recurrir ante los juzgados centrales de lo Contencioso-Administrativo en caso de no compartir el criterio de Transparencia.

Te puede interesar

Comentar ()