El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol ha recibido este sábado a las 10 el alta hospitalaria tras el ictus sufrido esta semana, «dada la buena evolución de su estado neurológico», informa el Hospital de Sant Pau en un comunicado. El equipo médico «prevé una buena evolución en las próximas semanas».

El lunes estuvo primero en el Hospital de Barcelona y luego fue derivado al Hospital de Sant Pau, donde le operaron el mismo día.

Pujol, de 92 años, ha estado en la Unidad de Ictus, donde su estado neurológico ha evolucionado bien y ha iniciado la rehabilitación motora y del lenguaje, que ahora continuará en su casa, informa Efe.

«En las últimas 48 horas el Sr. Pujol ha presentado una buena evolución de su estado neurológico persistiendo al alta algunos déficits del lenguaje», afirma el comunicado.

Se prevé una buena evolución

El equipo médico «prevé una buena evolución en las próximas semanas» y el paciente seguirá controles ambulatorios en las consultas de Neurología del mismo hospital.

El expresidente había ingresado en Urgencias del Hospital de Sant Pau el lunes a las 17.00: los síntomas empezaron a las 11.00 con trastorno del lenguaje y Pujol fue al Hospital de Barcelona, que confirmó un ictus isquémico (ictus por carencia de flujo sanguíneo cerebral).

Al trasladarse al Sant Pau, le hicieron un TC craneal que detectó una obstrucción de un segmento intracraneal de la arteria cerebral media izquierda.

Se decidió un tratamiento endovascular, al valorarse su estado y por estar dentro de las primeras 8 horas de los síntomas.

Se hizo una trombectomía mecánica mediante cateterismo vía femoral, se confirmó una obstrucción aguda de la arteria cerebral media izquierda y le sacaron el trombo mediante aspiración, con lo cual se recanalizó el vaso y se consiguió un buen flujo de la arteria obstruida.