La magistrada del Tribunal Constitucional, María Luisa Balaguer, insiste en que le encantaría presidir el tribunal de garantías en el periodo de mayoría progresista que se iniciará cuando el CGPJ lo renueve.

La catedrática se ha postulado para el cargo en las últimas semanas y tiene posibilidades puesto que el grupo de magistrados conservadores del Pleno tiene simpatía por ella. Sin embargo, afirma que no está dispuesta a iniciar un pulso interno con su compañero, el magistrado Cándido Conde-Pumpido, en caso de que él obtenga más apoyos.

Esta semana, el diario El Mundo publicó una entrevista a la catedrática de Derecho Constitucional bajo el título «Votaré a Conde-Pumpido de presidente sin discusión». La magistrada también afirmó durante ésta que «presidir el tribunal no es mi proyecto personal».

Este diario, como parte de sus compañeros en el tribunal consultados interpretó dichas declaraciones como que el camino quedaba despejado para el ex fiscal general del Estado y magistrado del Tribunal Supremo como candidato seguro a presidir el Alto Tribunal. Sin embargo, la propia Balaguer en conversación con El Independiente aclara que su intención de presidir el Tribunal Constitucional no decae, al revés, estaría «encantada» de hacerlo. A lo que no está dispuesta es a librar ningún enfrentamiento interno con su compañero Conde-Pumpido, a quien dará su voto en caso de que reciba más apoyos del Pleno que ella.

Mientras Conde-Pumpido, a quien siempre se ha visto como el candidato natural a presidir el órgano cuando éste se renueve viene apoyado por el sector del PSOE en el Gobierno, Balaguer cuenta con el respaldo de Podemos, de los sectores feministas del PSOE y de los vocales conservadores del órgano. Si el resto de magistrados del Pleno la apoyan, se convertiría en la segunda mujer en presidir el órgano después de María Emilia Casas.

El nombramiento, atascado en el CGPJ

Precisamente los vocales conservadores y progresistas del CGPJ decidieron este jueves prolongar la propuesta de sus dos candidatos para ir al Alto Tribunal -el Gobierno tiene que proponer a otros dos- a la espera de que PSOE y PP lleguen a un acuerdo de renovación del órgano de gobierno de los jueces durante las dos próximas semanas. Si no lo hacen, la propuesta del nombramiento de dos candidatos se haría en un Pleno del 13 de octubre.

El Tribunal Constitucional vio vencido el mandato de cuatro de sus miembros el pasado 12 de junio, por lo que cuando CGPJ y Gobierno procedan a su renovación, éste invertirá su mayoría conservadora por otra progresista. En ese tercio que debe ser reemplazado se encuentran el actual presidente Pedro González-Trevijano y el magistrado Antonio Narváez -nombrados en su momento por el Gobierno de Mariano Rajoy- y el vicepresidente Juan Antonio Xiol y el magistrado Santiago Martínez-Vares, nombrados por el CGPJ.