El padre de una víctima del accidente del Alvia ocurrido en julio de 2013 en Angrois (Santiago) ha agredido este miércoles al ex jefe de Seguridad de Adif, Andrés Cortabitarte.

Cortabitarte es, junto al maquinista, uno de los acusados en el juicio que ha dado comienzo hoy.

Ha sido tras abandonar el edificio judicial por la puerta habilitada para ello cuando Cortabitarte ha recibido el golpe. A primera hora de la mañana, el exdirector de seguridad de Adif había optado por entrar por otro acceso.

Tras recibir el golpe por parte del padre de una de las víctimas mortales del accidente, ocurrido el 24 de julio de 2013 en el barrio compostelano de Angrois, Cortabitarte parecía sufrir un desvanecimiento y los policías nacionales que lo custodiaban lo han apoyado contra un furgón para comprobar su estado.

Posteriormente, el exresponsable de Seguridad de Adif se ha subido el coche para abandonar la Cidade da Cultura mientras los agentes tomaban declaración al hombre que le había propinado el golpe, informa Europa Press.

Cortabitarte, a pesar de las insistentes preguntas de los periodistas a la salida del edificio -antes de la agresión-, ha advertido que no iba a pronunciarse sobre el juicio con una única pero contundente declaración que ha ofrecido: «En 10 años (no) he hablado y no voy a hablar nunca».

Fuentes del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) señalan a Europa Press que la indicación era que solo había un acceso a la sala de vistas, la puerta principal por la que ha llegado y salido el maquinista.

Dado este incidente, la Policía Nacional tendrá que evaluar si hay que tomar medidas y está justificado habilitar otro acceso, que en cualquier caso ya utilizó el exalto cargo de Adif a su llegada al edificio judicial.

Interrogatorios

Los dos acusados por el accidente del tren Alvia, el maquinista Francisco Garzón y el ex alto cargo de Adif Andrés Cortabitarte, se enfrentarán a los interrogatorios este jueves y viernes, respectivamente, y después podrán ausentarse del juicio hasta el día de las conclusiones, según ha informado la jueza Elena Fernández Currás, al término de la primera jornada, dedicada a cuestiones previas.

Este primer día de arranque del macroproceso ha estado marcado por el dolor de las víctimas, presentes a las puertas del edificio de la Cidade da Cultura desde primera hora de la mañana, donde han reclamado justicia casi 10 años después de lo sucedido.

La titular del juzgado de lo penal número 2 de Santiago ha advertido a la multitud de abogados personados -hay 110 letrados- de que o centraban el tema, o el proceso no acabará «en años».

«No admito debate» o «el juzgado de lo penal no puede quedar eternamente a expensas de si hay más gastos o mayores lesiones» han sido algunas de las frases que ha pronunciado. «No acabamos en años este juicio, como empiecen así, con el contrainforme del contrainforme», ha llegado a ironizar Elena  Fernández Currás.