El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha nombrado este domingo consellers del nuevo Govern de ERC en solitario al exdirigente socialista Joaquim Nadal como titular de la cartera de Universidades e Investigación; a Meritxell Serret -ex consejera del Govern de Carles Puigdemont- como consellera de Acción Exterior; el exdiputado CDC Carles Campuzano de Drets Socials, y la exdirigente de Podem Gemma Ubasart de Justicia.

Lo ha anunciado el Govern en un comunicado, en el que ha informado que Aragonès mantiene la estructura de 14 departamentos y que el resto de nuevos consellers son los republicanos Natàlia Mas de Economia; Manel Balcells de Salud, y Juli Fernández de Territorio. El comunicado no menciona la vicepresidencia que ostentaba Jordi Puigneró, pero todo apunta a que la consejera de Presidencia, Laura Vilagrà, asumirá sus responsabilidades en coordinación del Govern.

El propio Aragonès se ha felicitado esta tarde por la configuración del nuevo gobierno catalán. «Un Govern que representa los consensos del 80% de la ciudadanía» ha asegurado en un mensaje en su perfil oficial de Twitter.

Relevo oficial el martes

El Diario Oficial de la Generalitat (DOGC) publicará este lunes los ceses de los seis consejeros de Junts que renunciaron el viernes y los nombramientos de sus sustitutos. Está previsto que los nuevos consejeros tomen posesión el martes por la mañana antes de la reunión del Consell Executiu, que será la primera del nuevo Govern de ERC en solitario sin Junts. Por la tarde se formalizará el intercambio de carteras.

A partir de ese momento se iniciará la caída en cascada de los altos cargos y cargos de confianza designados por los consejeros de Junts. Un total de 183 directores, secretarios generales y miembros de gabinetes que serán sustituidos en los próximos días. Algunos de ellos con más de una década en diferentes departamentos de la Generalitat, desde que Artur Mas recuperó el gobierno catalán para CiU en 2010.

Ex consejeros del tripartito

El nuevo ejecutivo integra a dos ex consejeros del tripartito: el socialista Joaquim Nadal y el republicano Manel Bacells. El primero, histórico ex alcalde de Girona, llegó a ser candidato del PSC en 1995 y portavoz y consejero con Pasqual Maragall y José Montilla. En 2015 abandonó el PSC dentro del cisma provocado por el sector catalanista del partido, junto a otros ex consejeros como Marina Geli, ahora militante de Junts.

Balcells pasó brevemente por el gobierno de Maragall con fugaz consejero de Universidades, aunque su carrera política ha transcurrido mayoritariamente en el Ayuntamiento de Granollers. Especialista en Cirugía Ortopédica y medicina del deporte, ha ocupado cargos de dirección en el Departamento de Salud, que ahora dirigirá.

De CiU a Podemos

Si Nadal personifica la opa de ERC a una parte del PSC, Gemma Ubasart refleja el intento republicano de hacerse con parte de Podemos, partido del que fue líder en Cataluña. Aunque brevemente. Ubasart abandonó el partido en 2015 por sus discrepancias con Pablo Iglesias.

De Convergencia procede el nuevo titular de Derechos Sociales, Carles Campuzano. Un histórico formado en la JNC que pasó por la política municipal hasta culminar su carrera política en el Congreso de los Diputados donde tuvo un papel protagonista en el éxito de la moción de censura de Pedro Sánchez a Mariano Rajoy. Papel que Carles Puigdemont no le perdonó, excluyéndolo junto a Jordi Xuclà de la siguiente candidatura de Junts.

Meritxell Serret, por su parte, asume la cartera de Acción Exterior pendiente del juicio por desobediencia en el Tribunal Supremo por su participación en el Govern que en 2017 organizó el referéndum ilegal del 1-O. Serret huyó en su día junto a Puigdemont, pero en 2021 regresó a España en una operación pactada con el instructor del procés, Pablo Llarena, del que nunca informó a sus «compañeros» de Junts en Bélgica. Su entrega abrió el camino al reciente retorno de Anna Gabriel.

Por su parte Natalia Mas sustituirá a Jaume Giró en la fundamental cartera de Economía. Miembro del equipo de Economía desde que en 2016 Oriol Junqueras asumió ese departamento, cuenta con la máxima confianza tanto del presidente de ERC como de Aragonès.

Sin apoyos de Comunes ni PSC

Con la formación de este gobierno Aragonès cierra la puerta a la entrada de los Comunes en el Govern, como había reivindicado la líder morada en el Parlament, Jessica Albiach. En un mensaje publicado este domingo Albiach daba ya por perdida la oportunidad y advertía que el ejecutivo de Aragonès «es un gobierno que nace muerto y por tanto, no podrá contar con nuestro apoyo».

El líder del PSC, Salvador Illa, ha criticado también la pretensión republicana de gobernar en solitario con apenas 33 diputados de los 135 que componen el Parlament. Sin embargo Illa ha reiterado su predisposición a negociar los presupuestos no para «rescatar al Govern de Aragonès» como le han recriminiado desde PP y Cs, sino para «ayudar a los catalanes».

Una oferta que este sábado ya despreció el presidente de ERC, Oriol Junqueras, cerrando la puerta al pacto con el PSC y apostando por la prórroga presupuestaria. «No aceptaré lecciones de Junqueras» ha advertido en respuesta Illa en declaraciones a Rac1.