El Ministerio del Interior ha autorizado el traslado a cárceles vascas de once presos de ETA, con lo que actualmente son ya apenas una veintena los condenados de la banda que cumplen condena alejados de Euskadi. De esta forma, desde que comenzaron los acercamientos de condenados de la banda en agosto de 2018 hasta la actualidad se han llevado a cabo 356 traslados que en su mayor parte han derivado en el ingreso en alguna de las cárceles vascas.

Con los traslados aprobados hoy son 120 los presos de ETA que cumplen condena en algún centro penitenciario del País Vasco, a los que se suma otra decena que lo hace en la prisión de Pamplona. De los 180 presos de la banda la mayoría cumple ahora condena en prisiones vascas, 109, a los que se sumarán los 11 hoy aprobados, y una decena en Navarra, además de una veintena en otras cárceles del Estado. A todos ellos se suma poco más de una docena que lo hace en cárceles del sur de Francia.

Entre los internos que serán trasladados figura Beñat Aginagalde, condenado por el asesinato de Isaías Carrasco, quien fuera concejal del PSE de Mondragón, o el empresario Inaxio Uria, asesinado en diciembre de 2008. También forma parte de estos acercamientos Gurutz Aguirresarobe, que pasará de la cárcel de Logroño a alguna cárcel vasca para continuar cumpliendo condena por el asesinato de Joseba Pagazaurtundua en 2003.

La lista de once traslados incluye a Asier Arzalluz, que pasará de la cárcel de Logroño a un centro penitenciario vasco para cumplir su condena por los asesinatos de Irene Fernández Perera, José Angel de Jesús Encinas y Máximo Casado Carrera. También desde Logroño a Euskadi será trasladado Harriet Iragui, condenado por el asesinato de José Martín Carpena, así como los de Luis Portero y Antonio Emilio Muñoz Cariñanos.

Entre los etarras que cumplen condena por delitos de sangre figura Andoni Otegi Eraso, que también abandonará la prisión de Logroño por una cárcel del País Vasco. Cumple condena por los asesinatos de José Javier Múgica, Cecilio Gallego y Silvia Martínez. El preso de ETA Martín Sarasola Oyarzabal, condenado por el asesinato de Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate, pasará de Logroño a Euskadi.

Sin colaborar con la Justicia

El listado de acercamientos se completa con Julen Atxurra, que pasará de El Dueso, en Cantabria, a Euskadi para cumplir su condena por el asesinato del policía Julio Sánchez Rodríguez en 1986. También Beatriz Etxebarria abandonará la prisión cántabra por una vasca para cumplir la condena por el asesinato de Luis Conde de la Cruz y Eduardo Antonio Puelles. Itziar Moreno pasará de la cárcel madrileña de Madrid I a una prisión del País Vasco y el caso de Iker Olabarrieta abandonará Logroño para ingresar en una prisión vasca.

Según avanza la Asociación de Víctimas del Terrorismo, entre los traslados autorizados también figura el de Iratxe Sorzabal, entregada por Francia en septiembre para cumplir una condena de 24 años. Pese a que su sentencia no es firme, seguirá en prisión. A la espera de que conozca la decisión definitiva de la Audiencia Nacional continuará encarcelada pero en una prisión vasca.

El balance que hace la AVT de todo el proceso de desmantelamiento de la política de dispersión de los presos de ETA se resume en el acercamiento de 203 internos desde 2018. De ellos, 173 tenía delitos de sangre. Reiteran que el Gobierno vasco ha concedido 29 terceros grados desde que asumió la gestión de las prisiones en Euskadi. También que la Fiscalía ha recurrido 16. Lamenta que el ritmo de acercamientos suponga que para Navidad todos los presos de la banda cumplan condena en prisiones próximas a sus casa y se haya completado el desmantelamiento de la dispersión «sin que hayan pedido perdón ni colaborado con la Justicia».