Cataluña | España

Trias estudia la candidatura a Barcelona pese a la salida de Junts del Govern

El ex alcalde de Barcelona Xavier Trias. ep

Xavier Trias el único nacionalista que ha gobernado la ciudad de Barcelona, estudia volver a la arena política para liderar la candidatura de JxCat en la capital catalana. En contra de lo que apuntaba en primavera, la salida de Junts del Govern de la Generalitat no supondrá una renuncia a la candidatura. Por lo menos de forma automática. Por contra, los apoyos internos y externos recabados en los últimos meses animan al ex alcalde, consciente de que su candidatura es casi la única opción de salvar a su partido de una debacle en las próximas municipales.

Cuando Elsa Artadi renunció sorpresivamente a su cargo de regidora en Barcelona todas las miradas en Junts se dirigieron a Trias, pero el veterano político dijo entonces que no volvería a Barcelona. Este verano, sin embargo, las presiones y apoyos de su partido han conseguido hacerle cambiar de posición. La decisión no está tomada, pero hay muchos elementos a favor.

Apoyo de Turull y Borràs

El primero, apuntan fuente próximas a Trias, es la convicción de que las «dos almas» de Junts, que se posicionaron a favor y en contra de la salida del Govern, apoyan su candidatura. Estaba claro en el caso de Jordi Turull y el sector institucional del partido. Y Laura Borràs lo explicitó en la Diada y lo ha repetido después en diversas intervenciones.

Trias no se contenta con eso, quiere además garantías de que el partido «estará unido» tras su candidatura. Pero la salida del Govern ya no es un impedimento. «Nunca lo fue de forma tan directa» aseguran desde su entorno, «lo que quiere es garantías de unidad».

Esa garantía parece aportarla la convicción de todas las familias de Junts de que hay que ganar -o mejorar mucho el resultado- en Barcelona, y la vía para conseguirlo pasa por la candidatura de Trias.

Libertad con la lista y los pactos

Tampoco parece probable que la dirección de JxCat vaya a discutirle la confección de la lista municipal, otra de las condiciones planteadas por Trias para acceder a encabezar la candidatura a la alcaldía. El ex alcalde ha dejado clara su plena confianza en los dos pesos pesados del actual grupo municipal, Jordi Martí Galbis y Neus Munté.

No se ha pronunciado sobre otros posibles candidatos, como el ex consejero de Salud, Josep Maria Argimon, que se ha postulado también para Barcelona. Pero Argimon forma parte de la misma «cultura política» de Trias, no parece que pudiera ser un problema.

Más compleja parece la exigencia de manos libres para tejer futuros pactos poselectorales en el Ayuntamiento de Barcelona. Pero la ruptura con ERC en el Govern facilita el entendimiento con otras fuerzas, como el PSC. De hecho, Junts mantiene con los socialistas su pacto en el gobierno de la Diputación de Barcelona, pese a las constantes críticas de Borràs a esa alianza.

Calendario suspendido

Así las cosas, el partido vive esperando una decisión de su ex alcalde para poner en marcha la maquinaria electoral. Será entonces cuando se inicie el proceso de primarias que Junts ha fijado para la elección de todos sus candidatos. Un proceso de 21 días que podría acortarse si Trias no tiene rivales, como sucedió con las primarias ganadas por Artadi el pasado enero.

Desde el partido aseguran, sin embargo, que no tiene prisa por proclamar oficialmente a Trias. Tras décadas ocupando cargos en la Generalitat, la portavocía en el Congreso y la alcaldía de Barcelona atesora conocimiento público suficiente para desbancar a rivales como Jaume Collboni.

El socialista será ratificado como candidato el próximo 5 de noviembre para iniciar la competición con Ada Colau y Ernest Maragall, según las encuestas los mejor situados para hacerse con el bastón de mando municipal. Aunque esas encuestas oficiales no contemplan el factor Trias. En Junts tiene encuestas internas que «van bien» y han convencido a Trias de que «la piscina tiene agua», apuntan fuentes del partido.

En este contexto, y con las expectativas generadas ya por su posible candidatura, la proclamación solo servirá para convertirlo en blanco de los ataques por su condición de candidato nuevo y principal alternativa a Ada Colau, tras los pactos alcanzados durante este mandato con PSC y ERC.

El problema, reconocen en Junts, llegará si Trias finalmente no acepta la candidatura, porque se verían obligados a lanzar a un candidato en menos de medio año, como ya les sucedió en las anteriores elecciones.

Te puede interesar

Comentar ()