Alberto Núñez Feijóo se ha presentado hoy en Barcelona como el abanderado de la lucha contra la usurpación de vivienda. «Tiene que haber un partido que coja la bandera de los derechos fundamentales de los catalanes y los defienda siempre. La okupación no es de derechas o izquierdas, es un delito» ha defendido el líder popular, que ha repetido que Cataluña es prioritaria para el PP pero ha obviado, esta vez, el debate sobre la lengua.

Feijóo sí ha aprovechado para lanzar un dardo a los socialistas y su predisposición a sostener al Govern de ERC en solitario. «Cataluña no tiene estabilidad política desde hace décadas» ha lamentado el dirigente popular, que ha presentado a su partido como el único dispuesto a «recomponer derechos civiles y libertades fundamentales que a veces se ven amenazadas en Cataluña».

En su intervención el líder del PP ha recordado que Cataluña registra el 43% de las «49 okupaciones diarias que se registran en España» y ha acusado a Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento de Barcelona de generar un «efecto llamada» de este fenómeno por su laxitud ante estas okupaciones.

Nueva regulación

En este contexto, Feijóo ha descalificado la nueva Ley de vivienda que proyecta el Gobierno «solo para distraer la atención» y ha acusado al ejecutivo de Pedro Sánchez de intentar tapar este problema con los derivados del precio de la vivienda. La carestía de la vivienda «es un problema real que existe y tenemos que enfrentar» ha argumentado, «pero no se puede desviar la atención para tapar la okupación».

Feijóo ha rechazado además la regulación de los precios del alquiler, «no ha funcionado en París, en Berlín y no funciona en Barcelona» y ha defendido la proposición de ley presentada por el PP para poner coto a las okupaciones.

Penas por okupación

Un texto del que ha destacado el desalojo en 24 horas a los que no acrediten título de propiedad de la vivienda, inmediato en caso de flagrante ocupación. El refuerzo de las penas por un delito de usurpación de vivienda hasta los 3 años. Y una medida muy aplaudida en el foro lleno de vecinos de Barcelona: Considerar nula la inscripción de un okupa en padrón oficial.

«Cuando se vote en el Congreso veremos quién defiende a un catalán que se ha comprado una casa» y a «los que creen que se puede vivir a costa del esfuerzo de los demás que les defiendan otros» ha concluido el líder del PP, reclamando que los ayuntamientos devuelvan el IBI de las viviendas okupadas.

Al margen de los problemas derivados de la okupación, Feijóo ha arremetido contra el PSC por su predisposición a salvar el Govern de Pere Aragonès. El popular se ha presentado como defensor de los «catalanes que creen en la Constitución» frente a los que «prometieron que eran alternativa real al independentismo».

Ahora que «los independentistas se han independizado entre ellos» ha ironizado, «corren a garantizar la continuidad del independentismo en la Generalitat. Nosotros no vamos a hacer eso». Se refería así a la mano tendida del PSC para aprobar los presupuestos de la Generalitat, una oferta que Pere Aragonès ha rechazado de momento, y que los socialistas quieren ligar con la aprobación de los Presupuestos Generales en el Congreso.

«Nosotros no vamos a asegurar y apuntalar el gobierno independentismo nunca, con las cosas claras nos presentamos ante catalanes que saben que no van a dejar de ser catalanes ni españoles» ha asegurado, consciente de que una de las mayores críticas al PP en Cataluña es la sensación de «abandono» sufrida por su votantes con cada pacto del partido con los nacionalistas cuando el partido ha ocupado la Moncloa.