La plana mayor del Gobierno de Pedro Sánchez ha acompañado este sábado al presidente en el acto conmemorativo de los 40 años de la victoria del PSOE en las elecciones generales de 1982 que se ha celebrado en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Sevilla y al que han asistido unas 4.000 personas, según la estimación ofrecida por el partido.

Entre los altos cargos, militantes y simpatizantes que han acudido a la cita se encuentra una decena de ministros: María Jesús Montero (Hacienda y Función Pública), Fernando Grande-Marlaska (Interior), Pilar Llop (Justicia), Luis Planas (Agricultura, Pesca y Alimentación; Teresa Ribera, (Transición Ecológica y el Reto Demográfico del Gobierno), Félix Bolaños (Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática), Mikel Iceta (Cultura y Deporte), Diana Morant (Ciencia e Innovación), Isabel Rodríguez (Política Territorial y portavoz del Gobierno) y Pilar Alegría (Educación y Formación Profesional).

De los barones autonómicos, el único que ha acudido es el secretario general del PSOE de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. El presidente valenciano, Ximo Puig, ha aducido problemas de agenda y el de Asturias, Adrián Barbón, participa este fin de semana en el acto de la elección del pueblo ejemplar en Asturias con la visita de los Reyes.

Tampoco han asistido la presidenta navarra, María Chivite; la de Baleares, Francina Armengol; la riojana, Concha Andreu, ni el presidente de Aragón, Javier Lambán. No ha querido perderse el acto Idoia Mendia, vicelehendakari segunda y consejera de Trabajo y Empleo del Gobierno vasco. Y, por supuesto, el líder de los socialistas andaluces: Juan Espadas. Aparte de Sánchez, María José Montero y Alegría, por parte de la dirección federal del PSOE también estaban la presidenta, Cristina Narbona, y el secretario de Organización, Santos Cerdán, entre otros.

La ausencia más sonada ha sido la de Alfonso Guerra, vicesecretario general del partido desde 1979 a 1997 y número dos del Gobierno entre 1982 y 1991, lamentada durante su intervención por el expresidente Felipe González. «Trato de buscar, y lamento no conseguirlo, a este personaje singular que levantaba mi mano en la ventana del ‘Palace’ que era Alfonso Guerra, y lo quiero tener en esta mano», vociferaba con el puño en alto González, emulando la mítica estampa.

Guiño de González a Guerra: «Trato de buscar, y lamento no conseguirlo, a este personaje singular que levantaba mi mano en el Palace»

La no asistencia de Guerra alimentó el debate después de que este martes aireara que no había sido invitado por los organizadores pese a haber contribuido de manera decisiva a aquel éxito para su formación. «¿Que yo no estaba hace 40 años? Estupendo, habría otros», declaró a Canal Sur Radio. Él encabezó la lista del partido por Sevilla, circunscripción en la que el PSOE obtuvo ocho diputados.

Tras la polémica suscitada, la dirección del PSOE de Sevilla contactó con él para que acudiera al acto, que se desarrolla en el Palacio de Exposiciones y Congresos (Fibes). En la entrevista radiofónica, Guerra ya anticipó que contestaría que ‘no’ en caso de que le llamaran: «Diría que está la cosa ya un poco atrasada».

También están presente el presidente del Senado, Ander Gil; el vicepresidente primero del Congreso de los Diputados, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis; los senadores Eva Granados y Antonio Gutiérrez Limones; la ex presidenta del PSOE Micaela Navarro; la secretaria general de UGT-Andalucía, Carmen Castilla, y los ex presidentes de la Junta de Andalucía Susana Díaz y José Rodríguez de la Borbolla.

Ni Manuel Chaves ni José Antonio Griñán, que pidieron la baja en le partido cuando hace seis fueron procesados por el juzgado que investiga el caso ERE, han estado finalmente entre los antiguos cargos socialistas que se han reunido en Sevilla para conmemorar la arrolladora victoria de Felipe González hace 40 años.