España

Dirigentes socialistas se ofrecen a acompañar a Griñán a la puerta de prisión

La dirección del PSOE de Andalucía se desvincula de una iniciativa "que hace flaco favor" al ex presidente de la Junta y del partido

Los expresidentes de Andalucía y del PSOE Manuel Chaves (izquierda) y José Antonio Griñán (derecha) Europa Press

El ex presidente del PSOE y de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán apura sus últimos días en libertad antes de ingresar en prisión por orden de la Audiencia Provincial de Sevilla en cumplimiento de su pena de seis años de internamiento por el caso de los Ere. Desde que se conoció esta decisión el lunes -sin esperar a la tramitación del indulto- varios dirigentes socialistas se han dirigido a él para ofrecerse a acompañarle a la puerta del centro penitenciario, según ha podido saber El Independiente.

Uno de ellos argumenta a la hora de expresar su apoyo al condenado que «el mal no puede triunfar» por entender que tras la sentencia de la Audiencia, ratificada en todos sus términos por el Tribunal Supremo, hay un profunda injusticia con «un hombre bueno que no se merece esto». Por lo pronto, están a la espera de que Griñán o su entorno decidan el formato de dicho ingreso en prisión, sin descartar que el afectado opte por algo discreto sin más compañía que miembros de su familia.

Marcando las enormes distancias por la naturaleza de los delitos, un Griñán acompañado a la puerta del centro penitenciario por dirigentes y ex dirigentes socialistas retrotraería a aquella imagen del 10 de septiembre de 1998 cuando la cúpula del PSOE acudió a la prisión de Guadalajara para despedir al ex ministro del Interior José Barrionuevo y el ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera. Ambos fueron condenados a 10 años de internamiento por la guerra sucia contra ETA y el secuestro de Segundo Marey.

La foto que reprodujeron todos los medios al día siguiente fue la del abrazo de Felipe González a Barrionuevo. A esa despedida acudió también otro de los condenados por el caso de los Ere, Manuel Chaves, y el entonces presidente de la Junta de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra.

La pena de Griñán también ha provocado una oleada de solidaridad y apoyos del PSOE y del Gobierno, aferrados a la idea de que el condenado no se ha enriquecido personalmente de una trama que desvió de forma incontrolada más de 600 millones de euros de dinero público durante diez años. Además, muchos de sus compañeros de filas han firmado la petición de indulto, entre ellos, Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero, Susana Díaz, Alfonso Guerra, Josep Borrell, Rodríguez Ibarra, José Bono, Leire Pajín, José Montilla, Pedro Solbes, Miguel Sebastián, Carlos Solchaga y Rafael Escuredo.

PSOE-A no quiere repetir la foto del ingreso en prisión de Barrionuevo y Vera

Pero no sólo. Porque las adhesiones a Griñán han venido también de personas ajenas a las siglas socialistas y de todo tipo y condición como Rodolfo Martín Villa, Luis García Montero, Javier Cercas, Miguel Ríos, José Luis Garci, Iñaki Gabilondo, José María Fidalgo, Antonio Gutiérrez, Ignacio Fernández Toxo o Cándido Méndez. En total, cerca de 4.000 firmas.

Quién se negó a firmar esa petición fue el líder de los socialistas andaluces, Juan Espadas, que aún considerando injusta la condena, alegó que se trataba de una «decisión personal y familiar, que debe quedar en ese ámbito y que conoceremos cuando se presente el indulto por parte de la mujer y el hijo de Griñán», además de subrayar que «me debo al código ético del partido».

Del mismo modo, el PSOE-A se ha desvinculado de esos movimientos de dirigentes y ex dirigentes socialistas que han expresado a Griñán su disposición a acompañarle a la puerta de la cárcel. De hecho, consideran que le hacen un «flaco favor» cuando lo importante es «desligarlo de la acción política». Y aunque entienden la «emotividad» de algunos compañeros de partido «ante un momento vital difícil y duro», apelan a la «prudencia».

Ya en su momento generó mucho malestar que Díaz, ahora senadora, se sumara a la petición de indulto, pero no se ha dado ninguna instrucción desde la dirección regional para cercenar cualquier movimiento respecto al día en que el ex presidente de la Junta de Andalucía ingrese en prisión. Las mismas fuentes matizan por un lado que «en todo caso debe primar la opinión de Griñán y de su entorno», pero alerta sobre el protagonismo que podrían adquirir algunos de sus acompañantes ante una situación «bastante dura ya de por sí».

Vías para salir de prisión: Indulto o rebaja del delito de malversación

El sector socialista del Gobierno lleva tiempo preparando el terreno para el posible indulto, ahora atravesado por el debate en torno a la rebaja del delito de malversaión de fondos públicos, compromiso alcanzado con ERC a cambio de su apoyo presupuestario y que ahora se cuestiona viendo el rechazo político y social que ha provocado, incluso entre sus filas. Griñán podría ser el beneficiario colateral de una concesión al independentismo que le evitaría al Gobierno tomar ninguna decisión sobre la medida de gracia.

Te puede interesar

Comentar ()