A pocas horas de la sesión de control en el Senado que volverá enfrentar al presidente del Gobierno y al líder de la oposición, el segundo ha caldeado el ambiente esta mañana. En un desayuno informativo de Europa Press Alberto Núñez Feijóo ha indicado que éste es “un gran Gobierno para los independentistas, los malversadores, los okupas y los agresores sexuales».

Feijóo ha presentado a su sucesor al frente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, donde ha afirmado que estos están siendo buenos tiempos «para las minorías independentistas y populistas, lo puede ser también para los malversadores, para los okupas y para los agresores sexuales, que se ven beneficiados por una mala técnica legislativa que se empeñan en no corregir».

De este modo ha repasado las últimas controversias en que se ha visto inmerso el Ejecutivo de Pedro Sánchez, esto es debate en torno a la derogación del delito de sedición, rebaja de la malversación de fondos públicos o los efectos indeseados de a aplicación de la ley del «sólo sí es sí» de la ministra Irene Montero, entre otros.

Feijóo, que ha sido duro en el fondo, pero no en las formas, lo que puede ser un augurio del tono del debate de esta tarde en la Cámara Alta en su cara a cara con Sánchez, cree que el Ejecutivo de coalición «suma disparate tras disparate, crisis tras crisis. No es un buen gobierno para los españoles».

Castigar a Galicia «para castigar a Feijóo»

De Alfonso Rueda ha dicho que «me puede el aprecio personal» y lo ha contrapuesto a esos barones socialistas que pretenden «desmarcarse de la dirección nacional» de Ferraz y a los intentos de Pablo Iglesias de desgastar a la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz. «Aquí tienen a unas personas hablando bien de otras. Ha logrado que los gallegos no echen de menos a su antecesor, lo cual es un mérito suyo y no un demérito de su antecesor», ha bromeado.

Por su parte, Rueda ha asegurado que «el Gobierno castiga a Galicia para castigar a Feijóo» y ha puesto como ejemplo los fondos Next Generation como otro tipo de inversiones en su Comunidad. También ha salido en defensa de su antecesor acusando a los socialistas de actuar con «imprudencia, ignorancia y mala fe pensando en réditos electorales y que repitiendo muchas veces algo que no es verdad, va a calar».