La delegad del Gobierno en Cataluña, Maria Eugenia Gay, ha defendido hoy la vigencia del pacto constitucional y ha reclamado «lealtad a la Constitución». Lo ha hecho defendiendo las reformas legales para actualizarla, sin aludir directamente a la derogación, y criticando el bloqueo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en un acto en el que el independentismo ha vuelto ha hacer ostentosa exhibición de su rechazo a esta celebración.

El acto de conmemoración de la Constitución organizado por la Delegación del Gobierno en Cataluña ha contado, como es habitual, con la ostentosa ausencia de representantes de la Generalitat. También de todos los partidos independentistas o los Comunes de Ada Colau.

Sí estaba el ex dirigente de CDC Miquel Roca, además del primer secretario del PSC, Salvador Illa, y representantes del PP -la ex delegada Llanos de Luna, ahora diputada en el Congreso-, y el líder de Cs en Cataluña, Carlos Carrizosa. Además de miembros del cuerpo consular acreditado en Barcelona y la administración general del Estado.

Uso partidista

«Seamos capaces de no utilizar la Constitución como instrumento para atacar al rival político» ha reclamado Gay, «porque cuando se usa de forma partidista se corrompe su sentido». La delegada ha sido especialmente crítica con el PP, al que no ha mencionado, por el bloque de la renovación del CGPJ.

«No dar cumplimiento» a la ley del Consejo que obliga a su renovación «implica el secuestro de este tercer poder» ha denunciado. «Europa asiste atónica a un episodio que sí pone en cuestión nuestra democracia, que debilita nuestra Constitución».

Gay ha asegurado además que defender este «documento trascendental de nuestra historia» supone «acometer cambios legislativos» para adaptarla y «homologarla al resto de democracias europeas». Y ha advertido que quienes critican la Carta Magna «desde el anacronismo, deberían tener en cuenta que pueden hacerlo precisamente porque la Constitución les ampara para ello.

En este contexto, la delegada ha hecho una defensa del diálogo político que ha ejemplificado tanto en las figuras de los padres constituyentes como del ex ministro socialista asesinado por ETA Ernest Lluch