España

Batet reprende a los diputados a los que pide que argumenten y no busquen "herir, ofender y zaherir"

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet (i) y el presidente del Senado, Ander Gil (d) asisten al izado de bandera durante la Conmemoración del aniversario de la Constitución este martes en Madrid.

Meritxell Batet junto al presidente del Senado, Ander Gil EFE/ Kiko Huesca

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ha aprovechado su discurso con motivo del 44 aniversario de la Constitución para abordar el grado de crispación y de enfrentamiento que se vive en el pleno de la Cámara Baja y cuyo control, en muy buena medida, se le ha escapado de las manos. Batet ha defendido que el debate parlamentario «es la exhibición de las mejores virtudes de la palabra, dando razones que apelan al buen sentido de todos. Eso es lo que esperan los ciudadanos, que la palabra su use para argumentar, no para herir; para proponer, no para ofender: para construir no para zaherir. En nuestras manos está no defraudar esa confianza».

En presencia de los miembros del Gobierno, altas instituciones del Estado y los grupos de la oposición, con la habitual excepción de los independentistas y nacionalistas, a los que se ha unido Vox, ha apelado al «debate libre y razonado» en un Parlamento donde los ciudadanos «están representados y deben sentirse representados». La política «es una actividad conciliadora, de usar la palabra como instrumento de persuasión y de escuchar», ha proseguido la presidenta del Congreso.

Las instituciones «ganan o pierden prestigio por lo que con ellas se hace»

Sin hacer alusiones concretas al insulto machista de la diputada de Vox Carla Toscano cuando dijo de la ministra de Igualdad, Irene Montero, que su único mérito para estar ahí era haber «estudiado en profundidad» a Pablo Iglesias, ni tampoco a las acusaciones de ésta de que el PP fomenta «la cultura de la violación», ha afirmado Batet que Las instituciones «ganan o pierden prestigio por lo que con ellas se hace. La consolidación del sistema democrático exige un esfuerzo contante y desdeñar el ahora puede comprometer el mañana». «Nuestros abuelos y padres tuvieron un sueño y nosotros estamos viviendo en ese sueño, confiaron en nosotros y su obra está en nuestras manos, que sabemos que es de todos y para todos. Lo valioso hay que protegerlo y cuidarlo»,

En un discurso muy medido, ha parafraseado al Rey al subrayar que son los peores momentos los que «nos mueven a la acción y a la resolución» a través de valores como el de la «unidad». «Cuando hemos hecho algo juntos nunca nos hemos arrepentido», ha proclamado.

En definitiva, y tras apuntar que «hay motivos para celebrar» este 44 aniversario constitucional porque el objetivo de la Carta Magna «fue el adecuado», el vigor de ese marco común «precisa como condición necesaria la fortaleza de la institucionalidad democrática. Se crean por el derecho pero se nutren de la confianza». Por ello cree necesario mantener «su prestigio y credibilidad. Las instituciones -ha recordado- pertenecen a los ciudadanos, eso nos exige una conducta de máxima diligencia».

Batet apela a mantener el prestigio y la credibilidad de las instituciones

Durante el debate constituyente «esa ilusión colectiva estuvo siempre presente y se esforzaron para que el texto tuviera una gran capacidad de integración y todos pudieran sentirse representados. Fue una suma de generosidades, de todos y cada uno de nosotros. La materia política no fue el miedo, sino la esperanza».

La esperanza «de consolidar un estado de derecho, de proteger a todos los españoles y pueblos de España, de promover el progreso de la cultura y de la economía, de establecer una sociedad democrática avanzada. Se contienen en ella las cuestiones que garantizan nuestra convivencia. Convoca a la España de la inteligencia, la bondad, la ilusión y el esfuerzo».

Te puede interesar

Comentar ()