La guerra en Ucrania desatada por la invasión de Rusia dura ya más de 300 días. La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha comparecido este miércoles en la Comisión de Defensa en el Congreso de los Diputados para detallar el material militar enviado a las tropas del presidente Volodimir Zelenski.

El apoyo que España está brindando a Ucrania se da en tres ámbitos: envío de material para la «defensa legítima del pueblo ucraniano», ha dicho Robles, apoyo humanitario y adiestramiento a militares del país.

«En una guerra no se puede dar información al enemigo del material que se dispone», ha recordado Robles, por lo que a la hora de detallar qué ha enviado España a Zelenski se ha limitado a la capacidad militar del mismo. «Los envios han tenido la publicidad minima y necesaria por acuerdo y exigencia de todos los países donantes».

La ministra, que viene de visitar Odessa hace 10 días acompañada del Jemad, el almirante general Teodoro Esteban López Calderón, ha explicado que España ha enviado «y seguira enviando» armamento contra carros C-90, armamento ligero y municion, municion de armamento pesado, material antiaéreo, obuses, material de ciberdefensa y vehículos ligeros y pesados.

Equipos para el invierno

Además también se ha producido el envío de ambulancias, combustibles y uniformes para climas fríos. Robles ha resaltado que, a pesar de ser un país de clima cálido, España fue el primer donante en enviar «más de 70.000 equipos de ropa de invierno» el pasado septiembre.

También se han hecho llegar al pueblo y ejército ucraniano «raciones de campaña, material sanitario, radios y protección contra ataques de carácter nuclear, radiológico y biológico. Robles ha querido hacer una especial mención al envio de generadores eléctricos por parte de aquellas empresas que han contribuido de «manera generosa» para ello.

«Estamos ante una guerra cruel que tiene un sólo responsable, que es Vladimir Putin», ha recordado la ministra, a lo que ha añadido que «las decisiones sobre el material se han tomado atendiendo las peticiones del Gobierno ucraniano y bajo la coordinación de la OTAN y la Unión Europea».

Robles ha definido a la Rusia de Putin como «una potencia nuclear que está dispuesta a transgredir todas las normas del derecho internacional y que de momento sólo atiende a la fuerza a la capacidad de resistencia heroica del pueblo ucraniano».