El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha sido el último en opinar sobre la posibilidad de plantear un referéndum de independencia en Cataluña en 2023. Este martes ha respondido a preguntas de la prensa tras la propuesta del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, en su mensaje institucional navideño. Revilla ha asegurado que «no se puede convocar un referéndum unilateral en España» porque «lo prohíbe la Constitución».

«Es la matraca de siempre, yo creo que es un brindis al sol. Él sabe que si vuelve a convocar un referéndum, como hicieron los anteriores, pues hay un hotel que se llama Soto del Real, donde tienen que ir todos, y espero ya que si son reincidentes no haya leyes que les amortigüen la pena», ha valorado Revilla.

A su juicio, «ellos juegan siempre con estos temas porque son para su parroquia muy electorales, el mantener esa tensión permanente» y cree que «ningún presidente en España puede consentir una cosa que es ilegal, porque el primero que pagarían las consecuencias es el propio presidente del Gobierno de España».

«En España se puede hablar y pedir lo que se quiera. Pero lo que no se puede es cometer delitos y eso sería un delito que acabaría como ocurrió con sus predecesores, fugados o en la cárcel», ha apuntado.

Cuestionado por la postura del presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, tras la modificación del delito de malversación y su «acercamiento» a los partidos independentistas, Revilla ha opinado que «le va a traer consecuencias electorales negativas».

En este sentido, ha recordado que es una de las razones por las que el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) no votó la segunda investidura de Sánchez «porque nos temíamos que esos votos no eran unos gratis, que iban a tener unas compensaciones como se está viendo».

«No pueden tener minoración de penas aquellos que se infringen las leyes en materias tan importantes como intentar romper la unidad de España o en el tema de la malversación, independientemente de que el dinero no se lo han llevado ellos es un dinero que es de todos los ciudadanos y que se ha empleado en fines que son ilícitos», ha sentenciado.

Revilla ha hecho estas declaraciones durante la visita a la fábrica de barquillos y galletas Tanis en Santiurde de Toranzo.