Carlos Mazón (Alicante 1974) tiene ante sí un reto no menor. El presidente de la Diputación de Alicante y candidato del PP a la presidencia de la Comunidad Valenciana es consciente de que recuperar el gobierno autonómico, ahora en manos del socialista Ximo Puig, es arrebatar la joya de la corona del poder territorial a Pedro Sánchez. Asegura que tras siete años de Pacto del Botánico el PP vuelve a estar en condiciones de ganar las elecciones -«cada vez hay más ganas de pasar página y de cambio», dice- y aspira incluso a un gobierno monocolor sin el concurso de Vox.

Además, el recorte del trasvase Tajo-Segura sopla a favor de los populares, que han abierto un nuevo frente de confrontación con Puig y Pedro Sánchez ante una cuestión de enorme sensibilidad en la Comunidad Valenciana, donde el PP llegó a ser imbatible hasta que sucumbió lastrado por los casos de corrupción.

Pregunta. -¿Estamos ante una nueva guerra del agua?

Respuesta. – Desde luego quien ha desenterrado el hacha de guerra ha sido el PSOE, pero no ahora. Desde que Sánchez es presidente del Gobierno ha recortado 22 veces el trasvase Tajo-Segura en contra de los informes de los técnicos. Hemos asistido durante estos años de Sánchez, con el silencio de Puig, a 22 recortes políticos y no justificados del trasvase, mermando nuestras posibilidades para la agricultura y el consumo humano.

La Generalitat valenciana se abstuvo en el Consejo del Agua a pesar del recorte del trasvase»

P. -¿Le interesa a Puig marcar distancias con Sánchez en este tema o es verdad que la vicepresidenta Ribera no ha cumplido con lo pactado en el Consejo Nacional del Agua del 29 de noviembre?

R. – Cuando Puig habló de un acuerdo maravilloso ni era acuerdo ni era maravilloso porque lo que se hizo entonces fue una reducción de facto del trasvase, aumentando el caudal ecológico sin ningún informe técnico justificativo. Era un acuerdo político que perjudicaba aun más nuestras ya mermadas cuencas. Fue otro episodio del humo al que nos está acostumbrando con el tema del agua. La Generalitat valenciana que él preside se abstuvo en el Consejo del Agua ante ese recorte. Cuando se calla ante el mayor hachazo al trasvase demuestra que está queriéndonos engañar todo el rato.

P. -Dice el president que no va a aceptar que se toque el trasvase.

R. -Lleva aceptando y callando los recortes de Sánchez 22 veces. Todas las Comunidades del PP, incluso por las que no pasa ni el Tajo ni el Segura, votaron en contra y la más interesada, que era la Comunidad Valenciana, se abstuvo. Estos son los hechos. Ahora se nos quita la subvención al agua desalada, pero aún con la misma sigue siendo tres veces más cara, tiene el triple del coste energético, un contenido en boro letal para los cítricos y perjudica al fondo marino por la salmuera. La alternativa del PSOE es más cara, menos sostenible y más perjudicial.

P. -¿Qué alternativa ofrece el PP?

R. -Nosotros hemos puesto en marcha en la Diputación el plan Más agua para el aprovechamiento hídrico de nuestras conducciones y nuestra tecnología está entre las más avanzadas del mundo, al nivel de las del campo de Israel. Tenemos autoridad moral para reivindicar el agua porque la tratamos como si fuera oro y no desperdiciamos una sola gota. Cada hectómetro cúbico que se recorta tiene un impacto en dinero, en empleo y en valor añadido. Los 22 recortes políticos que ha hecho el PSOE nos han costado a Murcia y Alicante más de 400 millones de euros. Con el PSOE se ha creado la deuda histórica del agua.

Los 22 recortes nos han costado a Murcia y Alicante más de 400 millones de euros»

P. -¿Pero qué interés puede tener el Gobierno en generar esta situación?

R. -Es un prejuicio ideológico. Piensan que el trasvase es malo para el medioambiente y que la desalación es la solución y eso es falso. Además, tan ecológico es el caudal del Tajo como el del Segura.

P. -¿Este asunto se puede llevar a Ximo Puig por delante el 28-M?

R. -Eso lo decidirán los ciudadanos cuando vean quién defiende y quién no defiende el trasvase. Para mí lo importante es que no se lleve a más de 150.000 familias por delante. Y esas familias sabrán quién les está engañando desde hace tiempo, que es el partido de Puig y de Sánchez. Uno haciendo y otro callando están siendo un dúo letal para los intereses de Valencia.

P. -El coordinador general de su partido, Elías Bendodo, dijo recientemente respecto al caso Azud de supuesta financiación ilegal del PSOE valenciano, que así empezó el caso de los Ere en Andalucía.

R. – Lo que estamos conociendo del sumario, del informe de la UCO y de la propia Fiscalía es gravísimo. Apuntan directamente a Ximo Puig, a un entramado sostenido en el tiempo de facturas falsas y de mordidas, algunas con cargo a trasvases de agua, como es el Júcar-Vinalopó que adjudicó Zapatero. Estamos hablando de supuestas facturas falsas para pagar la campaña de Ximo Puig en sus primarias a secretario general del PSPV y de tratos de favor para supuestos financiadores en la época en la que Puig era ya presidente de la Generalitat. Y lo grave es que teniendo aprobada una comisión de investigación en las Cortes Valencianas, Puig se niegue a activarla para saber quién es el jefe de esta trama. Esto es un tren que antes o después les va a coger.

P. -Puig asegura que ustedes también tienen imputados en ese caso.

R. -No es verdad. Puig ha mentido. No hay ningún imputado del PP en este caso. Este es el ‘caso PSOE’, es el ‘caso facturas falsas’ y, poco a poco, se está convirtiendo en el ‘caso Puig’.

Lo que estamos conociendo del caso Azud de mordidas y facturas falsas apuntan directamente a Puig»

P. -Ganar Valencia sería para Feijóo arrebatar la joya de la corona del poder territorial de Sánchez. ¿Qué les dicen las encuestas?

R. -No hay ninguna encuesta que no confirme que el PP es el partido favorito en la Comunidad Valenciana en las tres provincias, que cada vez hay más ganas de pasar página y que la posibilidad del cambio está cada vez más cerca y es real y para ello estamos trabajando.

P. -¿Estaría dispuesto a un gobierno de coalición con VOX?

R. -Estamos trabajando con el objetivo de un gobierno en solitario del PP. Somos el partido mayoritario, el favorito, cada vez a mayor distancia del PSOE y trabajamos por un cambio que protagonice el PP. No estamos en ningún tipo de estrategia postelectoral.

P. -Una cosa es ganar y otra gobernar, no hay duda de que si suman las izquierdas habrá nuevo Pacto del Botánico.

R. -Conviene recordar que el gobierno actual de la Generalitat está compuesto por una amalgama de ocho partidos. Con este cóctel es imposible trabajar con seriedad para el futuro de la Comunidad Valenciana. Hemos visto permanentes purgas internas, abandonos de consellers, incluso el portavoz socialista en las Cortes Valencianas ha dejado su cargo para irse a defender al cabecilla de la trama Azud. También hay gravísimos desencuentros que lastran a la Comunidad como el bloqueo de las energías renovables y de la ampliación del puerto de Valencia.

Puig ha dado más de 10 millones de euros a las entidades que están a favor de los Països Catalans»

P. -¿Qué es el «procés silencioso» del que hablan en la Comunidad de Valencia?

R. -El procés de la importación del modelo catalán en la educación y en la Administración Pública. Han creado una oficina de espionaje lingüístico al estilo catalán, que ya se lo tumbamos en los tribunales, y lo quieren meter ahora por la puerta de atrás en una ley de acompañamiento; han subvertido la inspección educativa y creado el puesto de asesores lingüísticos a dedo para vigilar el procés silencioso en las escuelas y hay más de 10 millones de euros que Puig da a las entidades que están a favor de los Països Catalans. Nosotros propondremos una ley de libertad educativa y de protección de las señas de identidad de los valencianos, que será uno de los epicentros del eje de campaña.

P. -¿En qué medida puede enturbiar su campaña el juicio contra Francisco Camps por la feria Fitur de 2009?

R. -Ximo Puig se empeñó en denunciar personalmente a Paco Camps. Lleva 9 archivos de 10. Es Puig quien debería reflexionar.

P. -Uno de los problemas que destacan de su candidatura es la falta de conocimiento público.

R. -Estamos haciendo un esfuerzo importante en dar a conocer nuestro proyecto. Todo el mundo en la Comunidad Valenciana sabe que somos un proyecto que defiende nuestro modelo turístico, que quiere bajar impuestos, devolver a los valencianos lo que se les ha cobrado de más, que defiende el agua… Los niveles de popularidad van siendo crecientes, pero mi preocupación nunca ha sido esa, sino el hecho de que todo el mundo tenga claro lo que tenemos previsto hacer. Feijóo está apostando por Valencia como una de las referencias más importantes para el vuelco en España.

Feijóo está apostando por Valencia como una de las referencias más importantes para el vuelco en España»

P. -Usted viene de la época de Pablo Casado, ¿cuenta con todo el apoyo de Feijóo? ¿Se siente respaldado?

R. – Absolutamente. Tanto Feijóo como la dirección nacional apuesta por el cambio en la Comunidad Valenciana, por un proyecto de cambio y de unificación del partido que hemos cuajado aquí. Hemos recuperado a mucha gente e incorporado a representantes de la sociedad civil. Es un partido fuerte y unido que tiene claras las cosas. Feijóo se está comprometiendo con proyectos muy importantes como es el agua, la financiación, el AVE entre las tres provincias de la Comunidad y la aceleración del corredor mediterráneo.