España

Andalucía aprueba el primer paso de la Ley de Regadíos de Doñana acusando al Gobierno de "mentir y tergiversar"

Representantes de los regantes de Doñana aplauden en el Parlamento de Andalucía.

Representantes de los regantes de Doñana aplauden en el Parlamento de Andalucía. EFE

El Pleno del Parlamento de Andalucía ha acordado este miércoles continuar con la tramitación de la Proposición de Ley que regula las zonas de regadíos de cinco municipios situados al norte de la Corona Forestal de Doñana, que son Almonte, Bonares, Lucena del Puerto, Moguer y Rociana del Condado, integrantes del denominado Condado de Huelva.

La iniciativa ha superado el debate de toma en consideración gracias a los 70 votos de PP y Vox, promotores conjuntos del texto, mientras que toda la oposición de izquierdas, PSOE, Por Andalucía y Grupo Mixto-Adelante Andalucía, ha votado en contra de esa tramitación (35 votos).

La Proposición de Ley de PP y Vox supone recuperar un texto que presentaron en enero de 2022, en la pasada legislatura, encaminado a propiciar que terrenos que eran de regadío antes del Plan de Ordenación de 2014 sean considerados como tales dentro de las zonas B y C, zonas de una menor protección ambiental.

La precisión que ahora hacen ambos partidos es apuntar que "estos terrenos podrán obtener derechos de aguas, que procederán de aguas superficiales, salvo que la administración hidráulica de la Demarcación Hidrográfica donde se encuentren estos terrenos establezca un origen de recursos diferente".

La Proposición de Ley invoca la previsión contenida en la Ley 10/2018 sobre la transferencia de 19,99 hectómetros cúbicos desde la Demarcación Hidrográfica de los ríos Tinto, Odiel y Piedras a la Demarcación Hidrográfica del Guadalquivir, que prevé ese trasvase para "equilibrio hídrico del entorno y especialmente del Parque de Nacional de Doñana".

En la exposición de motivos del texto se señala que "en un ejercicio de honestidad, es sano recordar que no se trata de nuevos suelos agrícolas en modo alguno, son suelos agrícolas que lo eran antes de la entrada en vigor del Plan Especial, no se aumenta en modo alguno la superficie real y se busca dar una solución de legalidad y justicia material a ciudadanos y empresas".

La novedad de esta Proposición de Ley conjunta de PP y Vox en comparación con el texto de enero de 2022 es la inclusión de cultivos forestales de turno corto dentro de la zona de mayor protección de Doñana, descrita como Zona A en el Plan Especial de Ordenación de las zonas de regadío ubicadas al norte de la Corona Forestal de Doñana (PEOCFD), aprobado en diciembre de 2014 con el Decreto 178/2014.

Ese Plan de 2014 incluye en esa zona A, la cual da cabida a los Espacios Naturales Protegidos, "los terrenos no grafiados como tales en la cartografía del Plan, que hayan transformado el uso forestal sin autorización de la Administración forestal competente".

El matiz que introducen PP y Vox en su Proposición de Ley es una excepción a ese precepto para "las superficies en las que se hubieren implantado cultivos forestales de turno corto, según lo previsto en la Ley Forestal de Andalucía".

Ambos grupos proponen modificar el artículo 23.4.a) del Plan de Ordenación de 2014, sobre terrenos con un expediente sancionador por cambio de uso sin autorización de terreno forestal a agrícola, para precisar que "no se aplicará esta exclusión a aquellas superficies que tengan la consideración de agrícola, según la normativa vigente".

Quieren cambiar el artículo 23.5 del Plan de 2014, que define como suelos agrícolas los que legalmente tienen derecho de agua para regadío como aquellos terrenos agrícolas que pudieran ser regularizados, "siempre y cuando cumplan los requisitos del apartado 3. a) o c) y no estén incursos en las circunstancias excluyentes del apartado 4".

Buscan modificar también la regulación de la Comunidad de Regantes para establecer que "para dicha constitución se requerirá estar incluidos en los suelos agrícolas regables" y a esto añaden como nuevo artículo 39.1.c) del Plan de Ordenación de 2014 que "los solicitantes deberán aportar documentación acreditativa de que su explotación cumple los requisitos para ser calificada como suelo agrícola regable, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 23.3 de este Plan Especial".

Proponen ambos grupos cambiar la Ley Forestal de Andalucía y el Reglamento Forestal de Andalucía, así como crear una Oficina de Seguimiento del Plan.

En defensa de la iniciativa, el parlamentario del PP-A por Huelva Manuel Andrés González ha lamentado desde la tribuna que se ha hablado mucho de esta iniciativa "desde el más absoluto desconocimiento", y por ello ha pedido al PSOE-A y al Gobierno central que "no mientan y no tergiversen", y que opinen "con conocimiento de causa" sobre esta proposición de ley, al tiempo que ha considerado que "todos" los diputados andaluces coincidirán en pensar que el Plan de la Corona Norte de Doñana de 2014 "nació plenamente viciado".

También ha aseverado que esta iniciativa "nada tiene que ver con Doñana ni con el agua", sino que "exclusivamente" se centra en la "clasificación de tierras", y con ella "pretendemos salvaguardar, por encima de todo, el Parque Nacional de Doñana", haciendo "compatibles" sus valores ecológicos con la actividad de agricultores a los que se quiere permitir que se abastezcan de "aguas superficiales, no del acuífero" de Doñana, del que "no podrán coger ni una gota", según ha enfatizado el diputado del PP-A, que en esa línea ha subrayado además que esta ley "no pretende amnistiar a nadie".

El parlamentario de Vox Rafael Segovia ha expresado su "enorme satisfacción por defender en nombre de Vox a mi tierra, a mi gente, de la mentira, de la traición de algunos políticos" para asegurar que "hay que ser malas personas para pedir que se cierren los pozos", mientras que ha abogado por defender al "otro protagonista, el humedal, de quienes quieren convertirlo en un museo".

Segovia ha defendido que, con un 40% del espacio protegido en Andalucía, Huelva es la provincia que "menos agua detrae del Gualdaquivir" y ha contrapuesto sus 13.000 hectáreas de regadíos frente a las 51.000 de Cádiz y las 158.000 de Sevilla.

El parlamentario socialista Mario Jiménez se ha lamentado de lo que ha descrito como "una inmensa farsa impulsada por el presidente de la Junta de Andalucía" y ha recriminado "la manipulación política de un presidente que se aprovecha de cientos de agricultores angustiados", para concluir que "a Moreno Bonilla le importa un comino la realidad de esas familias, solo quiere sus votos, aunque los termine de arruinar".

"No hay peor político que para un problema complejo plantee soluciones fáciles", ha sostenido Jiménez, quien ha indicado que "ése es Moreno Bonilla", de quien ha afirmado que "se ha quitado la máscara y se ha erigido en el referente nacional del negacionismo ambiental".

La portavoz parlamentaria de Por Andalucía Inmaculada Nieto ha afeado la ausencia en el debate del presidente de la Junta, Juanma Moreno, mientras que ha considerado que la Proposición de Ley, en referencia a PP y Vox, "les retrata como negacionistas de la ciencia e incendiarios de la política", mientras se ha preguntado "trasvase de dónde".

Finalmente, la presidenta del Grupo Mixto-Adelante Andalucía, Maribel Mora, ha tachado de "fake" esta proposición de ley que ha descrito como una "vergüenza parlamentaria" que viene "cargada de mentiras y promesas falsas" con el único objetivo de "conseguir votos" en las próximas elecciones municipales en pueblos del Condado de Huelva, según ha abundado la diputada antes de arrojar arena sobre el escaño del presidente de la Junta, Juanma Moreno, ausente en ese momento, para simbolizar el "desierto" en el que se va a convertir Doñana de prosperar esta iniciativa, según ha denunciado, lo que ha motivado una bronca del presidente del Parlamento, Jesús Aguirre (PP-A), que ha llamado al orden a la diputada por este gesto con el que "ha faltado el respeto a la Cámara", según le ha espetado.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar