El presidente cántabro, el regionalista Miguel Ángel Revilla, ha recibido a lo largo de la mañana de este sábado a decenas de personas -cerca de medio millar- que se han acercado hasta las puertas de la sede del Gobierno para conocerle en persona, la mayoría de las cuales están de vacaciones estos días en la región.

«Le admiramos muchísimo», han explicado algunos de los asistentes a esta peculiar convocatoria de Revilla, que ya se celebró el pasado verano y que se volverá a realizar el próximo mes de agosto, según ha anunciado él mismo, para atender así las solicitudes de ciudadanos de fuera de la Comunidad que veranean aquí y que desean saludarle.

«Nos encanta», han explicado Joan y Rocío, un matrimonio de Sabadell que ha madrugado para conocer a Revilla. Y es que, acompañados de sus dos hijos, han sido los primeros en acudir al edificio de Peñaherbosa para ver al presiente, al que «admiramos muchísimo» y que consideran «casi como de la familia», informa Europa Press.

¿Lo que más les gusta de él? Que habla de forma «clara» y que es «una gran persona» y «muy cercana» además, han valorado a esta agencia después de charlar, en sus primeras vacaciones a Cantabria, con este «gran embajador de su tierra».

Cerca de medio millar de personas se ha acercado a las puertas del Gobierno de Cantabria para conocerlo en persona

Con esta familia catalana se ha iniciado, a las nueve de la mañana, la procesión de turistas que querían saludar al presidente, y que se ha prolongado más allá de las doce del mediodía, la hora tope prevista inicialmente.

A los veraneantes interesados les ha costado un poco despertarse, ya que al principio han acudido en goteo a ver a Revilla, pero el ritmo de visitas ha ido siendo más ágil a medida que pasaba la mañana, hasta el punto de formarse colas a las puertas del Gobierno, sobre todo a última hora. Es más, al término de la sesión Revilla ha ido a una cafetería cercana en la que ha seguido atendiendo a sus fans.

La mayoría de los asistentes eran de fuera de Cantabria, sobre todo de Cataluña, pero también ha venido mucha gente de Valencia, Andalucía, Madrid, Extremadura e incluso de Canarias, hasta completar el mapa de «toda España».

Unos se han ido con libros de Revilla firmados por él, otros con pins con forma de corazón blancos y rojos, los colores de la bandera cántabra y de las pulseras con las que salían algunos más.

Y al tiempo que entregaba estos detalles, el regionalista recibía otros obsequios: como unas albarcas -calzado tradicional cántabro que se ha probado- y unas pantortillas -un postre típico de Reinosa-, que le han regalado habitantes de la región, que también querían conocer o volver a saludar a su presidente.

«¡Me encanta usted!», le ha dicho un santoñés tras estrecharle la mano. «Muchos tenían que ser como usted», ha remachado este vecino de la villa marinera, famosa por las anchoas que promociona Revilla.

«Más vale que en Madrid hubiera un político como él», han deseado por su parte Jesús y Alicia, que viven en la capital y que les «gusta mucho la tierruca», en la que veranean desde hace veinte años.

De hecho, aprovechando sus estancias en al región ya habían intentado contactar con anterioridad con Revilla -que les «gusta mucho»- a través de las redes sociales, por las que se han enterado precisamente de esta particular convocatoria de ‘puertas abiertas’, al igual que prácticamente todos los asistentes.

Tras conocer al presidente, se han ido «muy contentos y agradecidos», y han dado el relevo a otros madrileños: Adrián y Miriam, que han acudido acompañados de sus dos perros -‘Nika’ y ‘Lucas’- que también han posado en la foto que se han hecho con Revilla.

A Miriam le «encanta» Revilla porque es «natural» y comparte además «muchas ideas» con él, como le pasa también a su madre, que no ha podido venir a la cita pero a la que lleva un corazón blanco y rojo.

La entrevista con el presidente cántabro ha sido una experiencia «grata» y «bonita» para una familia de Badajoz, que tras charlar un rato con él han recibido un libro suyo dedicado.

Se volverá a realizar en agosto, según ha anunciado él mismo, para atender las solicitudes de ciudadanos de fuera de la Comunidad que desean saludarle

Son solo algunos de los otros protagonistas de la convocatoria, anunciada hace unos días en el Twitter de Revilla (@RevillaMiguelA) para atender a la «cantidad» de personas que están de vacaciones en Cantabria y quieren saludarle y que otros días, por motivos de trabajo y agenda, el presidente no puede atender.

Esta cita se suma a la organizada el pasado en verano y que tuvo una similar cifra de asistentes, y a la que seguirá una nueva en agosto -en una fecha aún por determinar- para dar a la gente que así lo desea la «oportunidad de conocerme».

De hecho, como anécdota, en el transcurso de la mañana un hombre ha llamado al bar que está frente al Gobierno para interesarse por la posibilidad y manera de saludar al presidente, algo que podrá llevar a cabo el próximo mes.

«Forma parte de mi obligación», ha considerado Revilla en declaraciones a los periodistas entre visitante y visitante, «muchos» de los cuales han venido de vacaciones a Cantabria porque «me han oído hablar» de esta tierra con la que «en general, todos están encantados».

Y si cuando vienen «tienen el capricho de estar conmigo, para mí es un placer», ha concluido el presidente.