La puerta de salida al espacio está llena de basura. Actualmente sólo 22.000 de los 170 millones de pedazos de escombros en órbita están siendo rastreados. Estos son algunos de los datos que han trascendido del encuentro de investigadores de todo el mundo que se han reunido en Canberra (Australia) para tratar de resolver el problema y desarrollar un modelo para manejar el tráfico espacial.

El consejero delegado de Space Environment Research Center, Ben Greene, opina que la falta de datos sobre basura en órbita está «poniendo en peligro el acceso al espacio». «Hay tanto escombro que está chocando consigo mismo y creando más escombros, que ahora es posible que una avalancha catastrófica de colisiones pueda destruir rápidamente todos los satélites en órbita», dijo Greene, citado por la cadena australiana ABC. El riesgo de una colisión de basura espacial catastrófica que inutilice los tramos superiores de la atmósfera es inevitable si no se toman medidas, y la cuestión es dilucidar cuándo se producirá.

Para el profesor Moribah Jah, experto mundial en desechos espaciales de la Universidad de Texas, la amenaza crece a medida que se hace más fácil para las empresas lanzar objetos en órbita. El profesor Jah dijo que si no se toman medidas, una colisión catastrófica era «inevitable».

Dónde está la basura

La cuestión que se plantea es la falta de datos sobre cómo millones de piezas de basura se están moviendo a través del espacio. Sin ese conocimiento, satélites como la Estación Espacial Internacional se arriesgan a una colisión que podría causar una cascada de colisiones adicionales, al estilo de la película ‘Gravity’. La web Stuff in Space recopila de manera visual una buena cantidad de esos miles de objetos que orbitan el espacio. La web permite diferenciar entre los satélites y los escombros.

El profesor Jah dijo que la falta de comprensión estaba causando congestión. «Cuando conduces por las carreteras cuando hay mucha niebla, hay que ir realmente lento, y simplemente no sabes lo que realmente hay a tu alrededor. Esa es la perfecta analogía con el espacio en este momento», dijo.

Actualmente todos los desperdicios espaciales se clasifican de la misma manera, aunque difieren en tamaño, material y forma. El profesor Jah dijo que era como comparar un semirremolque con un scooter. «Necesitamos un esquema de clasificación para cosas en el espacio … para manejar ese tráfico», dijo.