Los neandertales apenas dejaron muestras artísticas ni fabricaron microlitos, un tipo de tecnología de piedra tallada de tamaño minúsculo. Hasta la fecha se culpaba a sus limitaciones cognitivas y simbólicas como la causa que les impedía hacer estos trabajos, pero una investigación del Centro Mixto de Evolución y Comportamiento Humano de la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto de Salud Carlos III mantienen nueva teoría según la cual sus limitaciones físicas fueron determinantes a la hora de poder producir microlitos.

Según los resultados de la investigación, publicados en Journal of Anthropolological Sciences, hacer esas piezas supondrían mucho dolor a nuestros antepasados. «Pusimos a dos talladores a trabajar con piedras muy pequeñas y les grabamos con vídeo y les estudiamos desde el punto de vista biomédico. Medimos sus dedos y manos y determinamos todos sus movimientos y fijamos ocho posturas como necesarias para hacer estos trabajos.  Posteriormente con un software y las medidas de las manos de los neandertales, reproducimos el patrón de los movimientos registrados en los talladores y vimos que para ellos resultaría muy difícil, no imposible, pero muy difícil poder realizar al menos seis de las ocho posiciones que el sapiens si puede realizar con facilidad», explica a El Independiente Manuel Martín-Loeches investigador del departamento de Psicobiología de la UCM.

La «mano del neandertal» se recreó basándose en diversos hallazgos arqueológicos

La «mano del neandertal» se recreó basándose en diversos hallazgos arqueológicos, y son sus falanges más cortas y sus manos menos habilidosas las responsables de la ausencia de pequeñas herramientas de piedra en época neandertal. «Las manos de alguno de nuestros ancestros o coetáneos, como el Neandertal, fueron tan parecidas a las nuestras que nadie había sospechado que ahí podía encontrarse una diferencia crucial”, asegura Manuel Martín-Loeches, investigador del departamento de Psicobiología de la UCM.

Ausencia de microlitos

Estudio biomecánico.

Este tipo de tecnología en piedra, conocida como microlitos, que tiene entre uno y tres centímetros, apenas figura en el registro fósil antes de la aparición de nuestra especie. Y como comenta el investigador sigue siendo un misterio sobre el fin con el que se producían. Los microlitos comienzan a ser abundantes desde hace 40 mil años. En la investigación, los científicos filmaron las manos y brazos de dos expertos talladores de piedra con diferentes grados de experiencia mientras fabricaban microlitos, desde la extracción de lascas de un núcleo hasta el detalle y retoque de las minúsculas piezas microlíticas.

Los resultados apoyan recientes propuestas sobre el origen del arte en nuestra especie basadas en modelos de la psicología que establecen que la principal razón por la que otros homínidos no dejaron muestras de arte se encuentra en sus menores habilidades manuales, más que en la ausencia o presencia de una capacidad mental