Las cifras de ventas de ordenadores de mesa siguen desplomándose y ya acumulan 11 trimestres seguidos en negativo, casi tres años de descensos continuados. En el segundo trimestre del año 2017 se vendieron en todo el mundo 61,1 millones de unidades, un descenso del 4,3% respecto al mismo periodo del año anterior según los datos de la firma estadounidense de análisis de mercado Gartner.

Este segundo periodo del año en curso ha supuesto que las ventas de ordenadores en todo el mundo hayan caído a cifras del año 2007, cuando la crisis económica mundial todavía no se había desatado con toda su virulencia.

“Los altos precios han producido un fuerte impacto en la demanda”, explica Mikak Kitagawa, analista de Gartner responsable de la realización del estudio.

Las cifras de los fabricantes son más bien pobres, incluso de aquellos que dominan en el sector. De los siete principales, apenas hay dos de ellos que logren mejorar las cifras de ventas respecto al año anterior.

La cuota de mercado más importante corresponde a HP, responsable de producir el 20,8% de los ordenadores que se venden en todo el mundo. La firma con sede en Palo Alto despachó 12,69 millones de unidades en el segundo trimestre del año en curso, un 3,3% más que en el mismo periodo de 2016.

La segunda posición es para Lenovo, que cierra un nefasto trimestre en ventas. La compañía, que tiene su cuartel general en Pekín, vendió 12,18 millones de unidades, un 8,4% menos que en el segundo trimestre de 2016, pese a mantener una cuota de mercado del 19,9%.

Este fuerte descenso obedece a un cambio de estrategia que busca proteger los márgenes en los productos más que unas cifras de ventas masivas, pero que supongan menos ingresos netos, para seguir aumentando la cuota de mercado.

Además de HP, el otro fabricante que ha conseguido aumentar su volumen de ventas es Dell, que continua con su racha de cinco trimestre consecutivos de avances. La firma colocó 9,55 millones de ordenadores, un 1,4% más, y su cuota de mercado se quedó en un 15.6%.

Más descensos

El resto de los grandes actores del sector han sufrido retrocesos en sus ventas que, en algunos casos, son más que preocupantes. Entre ellos está Apple, que ha visto como sus ventas caían un leve 0,4% hasta los 4,23 millones de unidades vendidas. El gigante de Cupertino tiene una cuota de mercado del 6,9%, algo que no le robará horas de sueño a su CEO, Tim Cook, más preocupado por el desarrollo del nuevo iPhone.

Los hundimientos han sido especialmente acusados en Asus y Acer. Las dos marcas chinas, ambas con sede en Taipei, han visto como sus ventas se desplomaban un 10,3% y un 12,5% respectivamente, lo que deja a ambas con una cuota de mercado que ronda el 6,5%.

Los retrocesos son generalizados en todo el mundo, pero especialmente acusados en Estados Unidos. En el segundo trimestre de 2017 se vendieron 14 millones de ordenadores en EEUU, un 5,7% menos, con unos niveles de demanda que siguen siendo muy bajos, según los analistas de Gartner.

Desde la firma señalan que el sector educativo, de vital importancia en la venta de estos dispositivos, se está pasando a los Chromebooks y está dejando de lado los ordenadores más tradicionales, un camino que bien podrían seguir los organismos gubernamentales.

Por su parte, la situación no es mucho mejor en Europa y África. En estas zonas del mundo se despacharon 17 millones de ordenadores, un 3,5% menos en tasa interanual, sobre todo por la situación de incertidumbre política que han vivido Francia y Reino Unido, lo que provocado descensos en las compras para el sector público. Sí ha tirado del carro Alemania, pero no ha sido suficiente para contrarrestar los malos datos del resto de la región.

Tampoco no han llegado buenas noticias desde Asia, donde las ventas se han enfriado un 5,1%. Las cifras, según Gartner, están muy afectadas por el comportamiento de China e India, donde la demanda sigue bajando debido a los altos precios.